Día mundial de la salud: la nutrición es un pilar fundamental para alcanzarla

Día mundial de la salud: la nutrición es un pilar fundamental para alcanzarla

Hoy 7 de abril se celebra el día mundial de la salud, se conmemora el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud, y es una oportunidad para movilizar la acción en torno a un tema de salud específico que preocupe a las personas de todo el mundo, y este año la OMS pide a los líderes mundiales que se comprometan a adoptar medidas concretas para promover la salud de todas las personas.

La cobertura sanitaria universal (CSU) se logra cuando existe una firme determinación política. Ello significa garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan tener acceso a servicios de salud esenciales y de calidad sin tener que pasar apuros económicos.

Por otra parte, para lograr la salud, nos basamos en varios pilares fundamentales, como lo biológico, social, psicológico, espiritual, entre los más importantes. La alimentación forma parte de las bases de una vida sana, ya que nuestros hábitos determinan, en gran parte, nuestro estado de salud.

En nuestra sociedad actual, al ritmo de vida que llevamos, el sedentarismo, poco tiempo personal y para afectos, una alimentación poco saludable, donde abunda la comida rápida, harinas refinadas, productos ricos en grasas y sodio, hace que nuestra salud se vea afectada por muchas patologías crónicas no transmisibles como la obesidad, diabetes, síndrome metabólico e hipertensión, con todas sus complicaciones y riesgos cardiovasculares.

Por ello, es de suma importancia adoptar hábitos que mejoren, día a día, nuestra calidad de vida, nos ayude a prevenir enfermedades, y, en caso de padecerlas, nos permita lograr mejorías y evitar complicaciones.

Algunos aspectos a tener en cuenta para lograr este objetivo son:

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras: aunque sea un mensaje repetitivo, debemos saber que a pesar de que se insista tanto la necesidad de incorporar de 4 a 5 porciones de ellas, en Argentina estamos consumiendo menos de 2, en promedio.
  • No saltearse las comidas: la principal excusa para esta recomendación es la falta de tiempo para comer, y mi respuesta a ellos es que el tiempo para las cosas no existe si no lo hacemos. Podemos tener tiempo para hacer un desayuno o una merienda si nos proponemos tomarnos 10 minutos para ello, que es menos del tiempo que “usamos” para revisar las redes sociales al día o mirar una serie.
  • Tomar mínimamente 8 vasos de agua pura por día: además de las infusiones, jugos y otras bebidas que consumimos habitualmente, el cuerpo necesita agua para todas sus funciones normales.
  • Reducir el agregado de sal a las comidas y moderar el consumo de productos ricos en sodio como embutidos, snacks, enlatados, quesos duros, entre otros.
  • Incorporar más productos integrales: panes y galletitas integrales o con salvado, avena, arroz integral, fideos de harina integral, preparaciones caseras clásicas con agregado de salvado de trigo y avena.
  • Disminuir la frecuencia de consumo de frituras, preferir como método de cocción el horno, parillas, plancha, olla, etc.
  • Disminuir el consumo de gaseosas y bebidas alcohólicas, dejándolas para eventos o días especiales. Para el día a día preferir agua o jugos naturales de frutas.
  • Organizar la comida con anticipación. Es una estrategia sobre todo para quienes trabajan muchas horas en la semana, por lo tanto, idear un menú semanal hará mas fácil la tarea y evitará la compra de comida rápida.
  • Reducir el consumo de grasa saturada y trans, disminuyendo la ingesta de manteca, crema de leche, lácteos enteros (preferir descremados), margarina, grasa vacuna o de cerdo. Preferir grasas buenas, mediante el consumo de aceite de oliva, canola, girasol alto oleico, soja, etc., para condimentar, por ejemplo, las ensaladas.

No olvidemos de hacer los controles periódicos, realizar actividad física regular, descansar, compartir con los afectos y hacer cosas que nos distraigan del estrés cotidiano, además de llevar una alimentación más saludable.

La salud depende de muchos factores de nuestra vida, muchos dependen de nosotros y otros no, la idea es ocuparnos de las cosas que sí podemos modificar para mejorar nuestra calidad de vida, promover la salud y evitar enfermedades.

Lic. Romina Krauss

M.P.n°147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE