Visitando el valle de Colchagua, Chile

Tenía agendada la presentación de mi libro “El Libro de la Yerba Mate” en Santiago de Chile, por lo cual me dejé tres días en la agenda para visitar la zona del Valle de Colchagua, donde nacen los mejores vinos de Chile.

La semana pasada me acompañaron a la visita de la Bodega Montes Wines y al almuerzo con la Chef Pilar Rodríguez. Ahora, los invito a seguir el paseo por el Valle de Colchagua, visitando la bodega Viña Lapostolle y Clos Apalta, en el Valle de Apalta.

Lapostolle Wines fue fundado por Alexandra Marnier Lapostolle y su esposo Cyril de Bournet en 1994. Alexandra es miembro de la reconocida familia que se ha dedicado por varias generaciones a la elaboración de licores, espirituosos y vinos de alta gama (en especial el famoso licor francés Grand Marnier).

Luego de visitar Chile, Alexandra y Cyril no sólo se enamoraron del Valle de Colchagua, además detectaron el enorme potencial del país para producir vinos de gran calidad debido a sus excepcionales características geográficas. Su objetivo era tan simple como ambicioso: crear vinos de categoría mundial utilizando la experiencia francesa y los magníficos terroirs de Chile.

Hoy en día, Lapostolle Wines es reconocida en todo el mundo por su calidad y su extraordinaria capacidad para expresar el terruño chileno. La empresa posee 370 hectáreas en tres viñedos distintos (Casablanca, Cachapoal y Colchagua), y sus vinos se distribuyen en más de 60 países en el mundo.

El proyecto de la bodega Clos Apalta se inició el año 2001 cuando los dueños de la viña Casa Lapostolle encargaron al arquitecto chileno, Roberto Benavente, entonces radicado en Francia, el desafío de diseñar una bodega para su vino icono Clos Apalta, elaborado en conjunto con el prestigioso enólogo francés Michel Rolland.

En Clos Apalta me esperaba Diego Urra Gosselin, vitivinicultor y enólogo. Primero hicimos un recorrido por la bodega que tienen una filosofía biodinámica y orgánica, desde el viñedo hasta la elaboración de sus vinos.  El edificio tiene aproximadamente 4600 m2 con tecnología totalmente gravitacional,  en el cual el vino baja por gravedad de un nivel a otro sin ser bombeado, con un total de 25 m de altura en 5 niveles.

El diseño se caracteriza por integrar la tecnología con el entorno natural, al ser en gran parte enterrado en la ladera del cerro.  Los equipos de iluminación fueron integrados en los cielos, para que dejen pasar la luz natural.

Luego pasamos a la sala de cata, que tiene una vista maravillosa al Valle, allí degustamos una amplia gama de vinos, comenzamos con la línea Lapostolle Cuvee Alexander (Chardonnay, Syrah, Carmener y Merlot) esta línea tiene un promedio de crianza de 12 meses, en barricas francesas nuevas y usadas. Esto le otorga untuosidad y personalidad a estos maravillosos vinos. También degustamos un vino de la línea Casa Petit Verdot, con mucho carácter y personalidad. Finalizamos con uno de los mejores vinos del mundo, Lapostolle Clos Apalta 2009.

 

Esta bodega también dispone de hospedaje, “Lapostolle Residence” es el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza con sofisticación. Sólo cuatro exclusivas casitas enclavadas en medio del bosque nativo de la ladera del valle, ofrecen una estadía serena e íntima.

Muy cerca del Valle de Apalta se encuentra la Ciudad de Santa Cruz, y en ella el Museo de Colchagua, uno de los más famosos de Chile. Fue inaugurado el año 1995 y pertenece a la Fundación Cardoen, entidad civil sin fines de lucro, creada por don Carlos Cardoen Cornejo, con el objeto de investigar, conservar y difundir el patrimonio cultural de Chile y Sudamérica.

Sin duda recorrer este museo es un “viaje hacia nuestros orígenes”. Se destaca la muestra de la Mina de San José. El 5 de agosto del año 2010 se produjo un dramático accidente en la mina San José atrapando a 33 mineros. La angustia se transformó en esperanza al descubrir que estaban todos vivos. Gracias a la decisión inmediata del Gobierno de Chile, y a la acción de la industria minera y de sus profesionales, fueron rescatados con vida los 33 mineros desde 700 metros de profundidad, en una hazaña que cautivó la expectación de todo el planeta.

Esta exhibición rememora cada una de las fases de este “Gran Rescate”, en un recorrido único, mostrando objetos, fotografías y material audiovisual que traen al presente la emoción vivida en tan increíble epopeya.

Espero pronto volver al Valle de Colchagua, y seguir conociendo los misterios y bellezas que esta tierra tiene para mostrarme, del otro lado de la Cordillera de los Andes.

Hasta pronto!

 

 

(*) Sommelier

www.karlajohan.com.ar/blog

 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE