Lactancia y vuelta al trabajo: La contención y la información como pilares fundamentales para continuar con la lactancia exclusiva

Lactancia y vuelta al trabajo: La contención y la información como pilares fundamentales para continuar con la lactancia exclusiva

Lograr un equilibrio entre la crianza del bebé, la lactancia exclusiva y  el trabajo requiere muchas veces de una organización y principalmente del apoyo del entorno familiar, laboral de la mamá en su vuelta al trabajo. Además, muchas veces perdura el mito de que la lactancia materna más allá del permiso maternal es inviable y que amamantar y tener trabajo no son opciones compatibles. Al respecto, Misiones Online dialogó con la puericultora y Asesora en Lactancia Noelia Rossano.

Reincorporarse al trabajo no significa dejar de dar la teta a nuestro bebé. Existen soluciones y opciones para mantener la lactancia cuando las madres deben volver a trabajar: se puede guardar la leche materna en la heladera, congelar, dar a demanda cuando se llega a casa.

Se puede amamantar después de volver al trabajo porque por lo general pasaron los 3 meses y es una etapa donde la lactancia ya se estableció. Además, el caudal de leche está asegurado y el bebé ya sabe succionar. Volver a trabajar y continuar con la lactancia es un tema de soporte a esa mamá, del entorno familiar, del trabajo y de los médicos, sobre todo de la información, indicó Noelia.

La contención y la información como pilares de la lactancia

Noelia consideró fundamental la contención e información por parte de la mamá y de los que la rodean. “Debemos tener en cuenta también a las obras sociales y  el apoyo de la salud porque por lo general cuando las mamás comienzan a trabajar ya se tienen aseguradas las cajas de leche maternizada hasta el año. Sería bueno capacitar a las mamás para la extracción, regalar el extractor de leche como opciones, destacó.

 

Cómo generar el banco de leche

Toda separación es dura tanto para la mamá en su vuelta al trabajo como para el bebé. Por ello más allá de la información y la contención debemos aprender a generar rutinas de extracción para asegurar el banco de leche y lograr de esta manera que el bebé pueda continuar con la lactancia.

Si hay que preparnos en algo es en ir contándole de a poco que mamá va a trabajar. Lo que hay que tratar es el que bebé esté de la misma manera como cuando está con nosotros, e interpretar sus señales.

La especialista indicó que  lo ideal es empezar unos 20 días antes, para tener asegurado el stock de leche que dependerá del tiempo que vamos a trabajar y para familiazarse con el sacaleches.

Hay que tener en cuenta que con el extractor no se genera la oxitocina y sin ella no hay prolactina, entonces es práctica, masajes, ejercicios, darse calor que estimula el efecto de eyección y la bajada de leche.

Lo ideal es extraerse bien temprano cuando el pecho esté más cargado de toda la noche. También cuando el bebé toma de un lado, extraernos del otro.

Cómo conservamos la leche materna

– Extracción leche materna

  • Ambiente tranquilo y relajado y con cierta privacidad. De manera consciente.
  • Tener algo cercano que te recuerde a tu hijo
  • Siempre que se pueda, abrazar a tu bebé y tenerlo en contacto piel a piel previo o durante la extracció
  • Estimular la bajada de leche:
  1. Masajear: el masaje y el calor aplicados previamente estimulan el reflejo de bajada. El masaje debe realizarse con el pecho descubierto. Masajee las células y conductos productores de leche, oprimiendo firmemente el pecho hacia la caja torácica, usando un movimiento circular con las yemas de los dedos, empezando por arriba.
    Mueva los dedos circularmente, sin deslizar los dedos sobre la piel concentrándose en una zona por vez por unos cuantos segundos. Este movimiento circular debe cambiarse, después de unos segundos, hacia otra zona del seno. Vaya en espiral alrededor del seno hacia la areola a medida que masajea. El movimiento es similar al usado en exámenes de senos.
  2. Frotar: cuidadosamente se frota o se acaricia el pecho desde la parte superior hacia el pezón, de modo que produzca un cosquilleo. Este movimiento se debe realizar desde la periferia del pecho hacia el pezón, por todo alrededor.
  3. Sacudir: suavemente se sacuden ambos pechos inclinándose hacia adelante, para que la gravedad ayude a la expulsión de la leche.

– Almacenamiento

  • Almacenar en volúmenes pequeños (50 a 100 ml)
  • Los recipientes pueden ser del vidrio o plástico (son aptos los de polipropileno, que se identifican con el símbolo PP en la base). Ó bolsitas de plástico para congelar.
  • Tiempos de conservación:

* A temperatura ambiente (no más de 30º): 8 horas

*En la heladera: 2-3 días

*En el freezer: 3 a 6 meses

 

Cómo dar la mamadera al bebé: el método Kassing

Si la leche está a la temperatura ambiente, se “entibia” a “Baño María” o bajo agua caliente, evitando que el recipiente con agua esté sobre el fuego.Si está en la heladera, se saca una hora antes de usarla y luego se entibia a “Baño María” o bajo agua caliente.

Si está congelada, se pasa a la heladera y allí se descongela (NO se descongela fuera de la heladera). Luego se saca de la heladera y se entibia a “Baño María” o bajo agua caliente.

Nunca debemos volver a congelar la leche que quedó en la heladera.

 

La especialista, además indicó que debemos tratar de que no se interfiera tanto en la lactancia, lo apoyamos de forma sentadito y la mamadera de forma horizontal, en lo posible las tetinas mas básicas, más alargadas, blandas entonces el bebé hace el trabajo de succionar.

Hay muchos métodos, que interfieren menos en la lactancia, las jeringas para bebés mas chicos, vasos o cucharas, vasos de entrenamiento, de inicio, las botellitas también. y después mamadera.

 

Qué es el método Kassing

Al referirse a las formas y métodos de dar la mamadera Noelia indicó que una de las opciones es el método Kassing. Guarda relación con la importancia de interferir lo menos posible en la lactancia. Es decir,

“Dar la mamadera de la forma mas fisiológica posible, como el bebé toma la teta. Lo sentamos más erguido y con la mamadera más horizontal y el bebé debe hacer la fuerza al igual que cuando toma la teta.”

Con el método Kassing se trata de reproducir lo mejor posible las condiciones de la lactancia natural para tratar de paliar el efecto negativo de la diferente forma de succión entre la que se hace en el pecho y el biberón. Recrea las condiciones más parecidas al pecho, en cuanto a esfuerzo, estimulación y engache.

El método fue creado por Dee Kassing, asesora de lactancia estadounidense, quien buscaba una manera diferente de alimentar con biberón a los bebés para que no olvidaran cómo mamar a pesar de haber sido alimentados con tetina artificial durante un tiempo por el motivo que fuera.

¿Cómo se lleva a cabo?

– Elegir biberones rectos en lugar de los curvos ya que con éstos la leche cae más fácilmente y el bebé se esfuerza menos para succionar.

– Las tetinas deben ser redondas y suaves (como las de silicona), ya que se asemejan más a la forma y textura del pezón materno.

– Colocar al bebé en el regazo incorporado formando un ángulo de 90 grados. Con una mano sujetar la cabeza y la nuca y con la otra dar la mamadera, que tiene que estar siempre en posición horizontal, de forma que la leche no caiga directamente en su boca.

– Antes de introducir la tetina, estimular el reflejo de succión tocando con la punta de la tetina sus mejillas, nariz y labios.

– El biberón tiene que estar siempre en horizontal así que cuando quede poca leche, para que no le entre aire, recostar la espalda del bebé manteniendo la barbilla alineada con el cuello. La tetina debe mantenerse siempre entera dentro de la boca.

– Este método permite al bebé controlar la respiración y la cantidad de leche que quiere, al igual que en la lactancia materna.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE