Los bosques, aliados estratégicos para el desarrollo y la calidad de vida

 

El 21 de marzo se conmemora el Día Internacional de Bosques, declarado por Naciones Unidas, con el propósito de que la sociedad mundial tome conciencia de la importancia que tienen estos ecosistemas para la vida en este planeta. “Hoy estamos ante un punto de inflexión donde la sociedad en su conjunto tiene que empoderarse del concepto de conservación de sus recursos asumiendo el compromiso desde el lugar donde actúe, de contribuir para la puesta en valor dado que es el principal aliado para el desarrollo y la calidad de vida de la población”, señala en su columna el ingeniero Juan Emilio Bragado (*).

Cubriendo un tercio de la superficie terrestre, unas 4.000 millones de hectáreas, los bosques desde la creación del mundo desempeñan una función vital para la vida en esta tierra, no solo generando productos maderables y no maderables, sino que son los bosques en sus distintos tipos y categorías los que contribuyen a la protección de las cuencas hidrográficas, ala conservación de los suelos y albergan la mayor biodiversidad planetaria.

Además de estas funciones ecosistémicas importantes, los bosques juegan un papel fundamental en la regulación del clima y la mitigación al cambio climático, fijando el carbono atmosférico mediante la asimilación de este elemento por medio del proceso fotosintético, pasando a formar parte del 50% de la estructura de la madera.

Este último punto ha hecho de  la gestión forestal sostenible una herramienta fundamental para la administración de los bosques como “sumideros de carbono” ya que la degradación o conversión de estos provocan la liberación del carbono almacenado incrementando la concentración de CO2 en la atmósfera, unos de los gases de efecto invernadero de mayor influencia.

 

El cambio climático se refleja en el incremento de la temperatura media del planeta y el aumento del nivel del mar, como así también de eventos climáticos como tormentas con vientos huracanados y el desplazamiento de las estaciones. A raíz de esta modificación en los patrones del clima, los distintos tipos de bosques que encontramos en el mundo demandan de constantes investigaciones sobre su dinámica que concluyan en técnicas silvícolas que minimicen los impactos a la hora de cosechar la madera y garanticen un capital base que permita al bosque mantener la capacidad de regenerarse.

No obstante ello, la ciencia forestal no lo puede todo, necesita muñirse de políticas que aporten un marco regulatorio eficiente (sirviéndose del conocimiento científico) para impartir el espíritu a las leyes que los gobiernan, sumado al compromiso de la sociedad en su conjunto que ponga en valor la importancia del bosque, garantizando así la persistencia y sostenibilidad de los mismos. Esta toma de conciencia debe venir de la mano de los gobiernos locales a nivel de municipios ya que es allí, en su jurisdicción, donde se encuentra el recurso.

Es tiempo de que las jurisdicciones territoriales dejen de ser meros espectadores de las políticas provinciales y nacionales, para convertirse en protagonistas de la gestión de sus recursos naturales, liderando las alianzas estratégicas con los distintos actores públicos y privados,  poniendo en práctica el concepto de gobernanza forestal, herramienta necesaria para administrar los recursos boscosos debido a que son ellos los primeros en atender los problemas ocasionados por la degradación de los suelos y su nula productividad; son ellos los primeros en tener que dar respuesta a la población campesina que se ve afectada por los movimientos de las napas freáticas e inundaciones y son ellos los primeros en recibir los reclamos por las consecuencias que produce el cambio climático.

El 21 de marzo ha sido declarado por Naciones Unidas el día internacional de los bosques con el propósito de que la sociedad mundial tome conciencia de la importancia que tienen estos ecosistemas para la vida en este planeta. Hoy estamos ante un punto de inflexión donde la sociedad en su conjunto tiene que empoderarse del concepto de conservación de sus recursos asumiendo el compromiso desde el lugar donde actúe, de contribuir para la puesta en valor de este valioso recurso que por años fue considerado un obstáculo para el progreso, convirtiéndose hoy en el principal aliado para el desarrollo y la calidad de vida de la población.

Actualmente las políticas internacionales sobre los bosques en Naciones Unidas ha tomado un protagonismo histórico al consensuar el primer Plan Estratégico de Bosques que rige desde el 2017 y proporciona una visión ambiciosa para los bosques con 26 metas al 2030 acompañando los Objetivos del Desarrollo Sostenible, (ODS) donde se pretende incrementar en un 3% la superficie total de los mismos lo que representa un superficie de 120 millones de hectáreas, (más del doble de la superficie de Francia).

Finalmente, estos objetivos serán alcanzados en la medida que los gobiernos locales se empoderen de esta visión estratégica alineándolos en la gestión de sus recursos.

 

(*) Ingeniero Forestal

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE