Los primeros cinco años de Francisco

 

Se están cumpliendo los primeros cinco años de Francisco, de un sucesor de Pedro poseedor de un mensaje de profundo humanismo, de paz, de solidaridad y de respeto a la creación, de un evangelizador en medio de “desérticos corazones” que no se rige por los parámetros de la realidad histórica del momento, que no se deja intimidar y que sabe cómo lidiar con un ancestral adversario de muchas facetas.

Hace dos meses, en la reunión delWEF en Davos, la Oxfam International informó que el 82% de la riqueza creada en el mundo el año pasado, fue a parar a manos del  1% más rico de la población y que los 3.700 millones de personas que componen la mitad más pobre del mundo no vieron un aumento en su riqueza. “Se discute mucho sobre cómo salvar a los bancos, pero no sobre quién salva a los hombres y a las mujeres de hoy”, Francisco.

El cardenal Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, representó a su santidad en dicho foro y ha lanzado un libro sobre la corrupción donde detalla las diversas causas que la provoca: omnipotencia, dinero, poder,  soberbia, vanidad, arrogancia, superficialidad, exclusividad y utilitarismo. Falsos dioses que hacen pagar la fiesta a los pobres, que corrompen todo, la persona y las instituciones, y también destruyen el bosque. Jesús decía que hay demonios que, para expulsarlos, exigen mucha oración.

Lejos está la iglesia de un mundo donde el lujo pulule junto a la miseria como lo reza la Gaudium et Spes del concilio vaticano II conducido por el próximo santo, el papa Pablo VI.

Somos contemporáneos a un papa Jesuita, de gran cercanía al pueblo, con breve paso por colegio salesiano y experto en el arte de la jardinería removiendo la tierraóreemplazándola si es necesario, reubicando retoños, esparciendo semillas y abonándola particularmente para las próximas décadas. Semillas diversas, gestos, servicio, diálogo, concordancia, misericordia, perdón, reconciliación, comunión, compromiso y de obispos, cardenales y sínodos como el de jóvenes y de la amazonia.  “Pero se ha de recordar, para hacer bien el trabajo, que el fuego pa´ calentar, debe ir siempre por abajo”, Martin Fierro.

Un papa que ha logrado corregir el rumbo trazado por conveniencias de minorías en un mar de indiferencias y de guerras por el control de los recursos y el acceso a riquezas; guerras que producen “muerte y cementerios” y el mayor número de refugiados en la historia de la humanidad.Un pastor que enseñó el significado de dialogar: “no renunciar a las propias ideas y tradiciones, sino a la pretensión de que sean únicas y absolutas”.

Hace años, recordó que el diablo tiene dos armas muy poderosas para destruir a la Iglesia: las divisiones y el dinero; sembrando celos, ambiciones, ideas, codicias, buscando todo para dividir. “Las familias  son la Iglesia doméstica en donde Jesús crece en el amor de los cónyuges, en el amor de los hijos, por eso el enemigo ataca tanto a la familia; el demonio no la quiere e intenta destruirla”. Casa significa familia, donde la mujer es su columna vertebral.

Francisco no responde preguntas, nos involucra a través de sus ángelus, constituciones apostólicas, encíclicas, exhortaciones apostólicas, cartas, motu propio, homilías, viajes y jornadas mundiales. Nos muestra los caminos a peregrinar. Nuestras vidas son caminos y casa. Él nos habla no sólo de “calles” digitales, sino de verdaderos encuentros.

Existe una persistente acción de los medios buscando desacreditar a la institución Iglesia a través de sus religiosos, con afectaciones a dignidades humanas, despilfarros, filtraciones de información. Y en particular al sucesor de Simón Pedro, la figura papal en su misión de pastor universal, defensor de la paz, de los derechos de los niños, ancianos, pobres y migrantes. Una exacerbada coprofagia exponiendo siempre lo malo y no los hechos buenos y fomentando la confusión, una de las principales armas del maligno.

En poco tiempo será recordado por sus verdades basadas en realidades y por su encíclica Laudato Sí en la que fuera asesorado por la Academia Pontificia de Ciencias; una Academia integrada por diversos miembros y más de 60 Premio Nobel, muchos de los cuales fueron nombrados académicos antes de recibir dicho prestigioso premio: PieterZeeman (Física), Lord Ernest Rutherford (Química), Guglielmo Marconi (Física), Max Planck (Física), Niels Bohr (Física), Bernardo Alberto Houssay (Medicina) Luis Federico Leloir (Química),Gerhard Herzberg (Química) Gary S. Becker (Economía),Paul J. Crutzen y Mario J. Molina (Química), y Robert Eric Betzig (Química) entre otros.

En el pasado año, Francisco nos aconsejó acoger, proteger, promover e integrar; en el presente esas mismas cuatro acciones podrán llegar a ser concretadas en dos pactos mundiales de las Naciones Unidas sobre refugiados y sobre migración segura, legal y ordenada.

En lo que resta del año, Francisco visitará la sede del consejo Ecuménico de las Iglesias (WCC), que engloba a 349 Iglesias protestantes, luteranas, anglicanas ortodoxas y católicas en más de 110 países al celebrar su 70 aniversario de su fundación, promueven una iniciativa de paz en Siria y el Medio Oriente. En su agenda, queda pendiente el continente asiático y algún país americano.

Dos sínodos están en camino, el de los jóvenes y el especial sobre la Amazonía el año próximo. Un año “hito” en cuanto a los jóvenes por el sínodo del mes de Octubre; quizás de mayor trascendencia que la Jornada Mundial de la Juventud ideada por Juan Pablo II y el cardenal argentino Eduardo Pironio.

Los pueblos son el resultado de la sangre local, de sus migraciones, la pertenencia a una patria y una tierra.Francisco en su visita al Perú, se dirigió a los jóvenes amazónicos de pueblos originariosy les solicitó que sean tal y cual son, que no se disfracen de ciudadanos de otro pueblo y que orgullosos de poseer valores ancestrales logren acotar los colonialismos ideológicos disfrazados de progreso que poco a poco dilapidan identidades culturales. “Privación de la libertad, la eliminación de la memoria y el adoctrinamiento de los jóvenes son los tres indicadores de esa colonización”; “una desaparición de una cultura puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal”.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.”, Mahatma Gandhi.

No podemos depender de los jardineros de conventos, monasterios o seminarios y del espíritu santo, está en nosotros “Llegar a transmitir a las generaciones venideras razones para vivir y para esperar”, Gaudium et spess,31.

Tengamos presente que ante la astucia de la corrupción, poseemos la astucia cristiana; actuando y rezando “astutos como las serpientes y sencillos como la paloma”, pues como decía LéonBloy: “Quien no reza al Señor, reza al diablo”; ya que cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio.

“Nosotros, cristianos y no cristianos, somos copos de nieve, pero si nos unimos podemos convertirnos en una avalancha: un nuevo movimiento fuerte y constructivo. He aquí el nuevo humanismo, este renacimiento, esta re-creación contra la corrupción, que podemos llevar a cabo con audacia profética”, Francisco en libro de card. Turkson.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE