“El cavernícola moderno”: se fue a vivir a una cueva y la convirtió en un hogar de lujo

“El cavernícola moderno”: se fue a vivir a una cueva y la convirtió en un hogar de lujo

A Angelo Mastropietro le diagnosticado esclerosis múltiple en 2007 y decidió cambiar su estilo de vida.

Al empresario inglés Angelo Mastropietro le diagnosticaron una esclerosis múltiple, que lo dejó temporalmente paralítico. En consecuencia, decidió cambiar su estilo vida y compró una cueva en el medio del bosque por 200.000 euros, que convirtió en su nuevo hogar.

“El cavernícola moderno”, como se hace llamar, se enteró de la enfermedad en 2007, pero lejos de tomarlo como algo negativo, intentó sacar partida del momento que estaba atravesando. La esclerosis es autoinmune afecta al cerebro y la médula espinal y, si bien aún no se conoce su cura, existen tratamientos que pueden retrasarla.

La cueva ya la conocía desde 1999, cuando paseaba por el bosque de Wyre y se refugió allí para protegerse de una tormenta. Cuando se enteró de la enfermedad no dudo ni un segundo en comprarla, es más, se apoyó en este proyecto para combatir su difícil situación.

Angelo adaptó The Rockhouse a su gusto y necesidades personales. Para empezar, excavó con sus propias manos entre 70 y 80 toneladas de piedra y tierra, lo que reutilizó para hacer una terraza de cien metros cuadrados con una espectacular vista a la naturaleza.

Las reformas costaron 100.000 euros y duraron cinco años, hasta que logró conseguir 65 metros cuadrados que tiene todo tipo de lujos: iluminación LED, conexión WiFi, suelo radiante o calefaccióooln. Además, construyó una habitación de alquiler que sale 280 euros la noche.

En una entrevista a Channel 4’s Grand Designs explicó que, para que la cueva luciera espaciosa y luminosa, pintaron el interior de blanco y que cada espacio fue aprovechado al máximo para cubrir todas las necesidades de su familia. Incluso construyeron una chimenea dentro de la sala.

Su transformación mental no se entendería sin el amor que siente por ese bosque, uno de los lugares más mágicos de Inglaterra y en el que siempre suele caminar. Es un espacio natural que tiene unos 250 años de historia, con acantilados y cuevas que, según leyendas urbanas locales, inspiró al mismo J.R.R. Tolkien a la hora de escribir su obra maestra de El Señor de los Anillos.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE