Según datos de la FAO, en América Latina y el Caribe existen 43 millones de personas en condición de hambre

El representante de América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué, señaló en rueda de prensa desde Chile que la región “perdió la gran velocidad” que llevaba en las tareas de erradicación del hambre.

“Tenemos todavía más de 40 millones de latinoamericanos y caribeños que se van todos los días a dormir con su estómago vacío. Cientos de miles de niños que sufren hambre”, dijo el representante de la ONU en rueda de prensa ofrecida a los corresponsales extranjeros en las oficinas de la organización en Santiago de Chile.

El experto detalló que América Latina ha hecho bien la tarea sobre la reducción del hambre y de la pobreza, con programas que han sido replicados en Asia y África, pero en los últimos años “hemos ido perdiendo velocidad”.

Berdegué agregó que además del hambre, hay problemas de mal nutrición en la región, particularmente con la mala alimentación.  Por ello, se apuntará a identificar 100 territorios donde la pobreza rural está más enquistada en América Latina y el Caribe para aplicar allí nuevas herramientas y políticas innovadoras de combate al hambre.

Según datos de la FAO, la mitad de la población de América Latina tiene sobrepeso y 90 millones sufren de obesidad.

“La obesidad ya es sin duda, a través de un conjunto de enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión, la causa número uno de muerte en la gran mayoría de los países de nuestra zona”, afirmó.

Berdegué señaló que América Latina es una región muy rica, con una agricultura muy poderosa, pero casi la mitad de la población, un 47 por ciento, vive en condición de pobreza, y casi una cuarta parte vive en condición de indigencia.

“Tenemos una gigantesca tarea incompleta, también, en la eliminación de la extrema pobreza y reducción de la pobreza”, advirtió.

También abordó la conservación de los recursos naturales, y precisó que esta labor es fundamental para una vida sana y para la supervivencia de la humanidad y de todas las demás especies del planeta.

Por esta razón, los temas principales de la 35 Conferencia Regional de la FAO que se realizará del 5 al 8 de marzo en Montego Bay, Jamaica, serán el hambre, la obesidad, la pobreza rural y el cambio climático en América Latina y el Caribe.

“El hambre en la región no es producto de la falta de alimentos. Se trata de un problema de acceso a ellos”, aseguró el directivo de la organización, que insta a una solución política.

“Se trata de convertir la seguridad alimentaria en una política de Estado”, asegura el funcionario de la FAO, que adelantó que será uno de los temas que se discutirá entre los países en el encuentro de marzo: “cómo volver a poner el pie en el acelerador para erradicar el hambre en la región”, indicó Berdegué.

“Para erradicar el hambre y la extrema pobreza, tenemos que lidiar con estos problemas de desigualdad étnica, de género, económica y territorial y esas son palabras mayores”, dijo Julio Berdergué.

La propuesta de ubicar esos cien territorios responde a que el combate al hambre “se hace cada vez más difícil porque estamos llegando al corazón duro del problema, al hambre que se concentra en poblaciones indígenas, rurales remotas, mujeres y personas de la tercera edad”, sostuvo.

“Para erradicar el hambre y la extrema pobreza, tenemos que lidiar con estos problemas de desigualdad étnica, de género, económica y territorial y esas son palabras mayores”, explicó.

Las últimas cifras de FAO indican que la condición de hambre aumentó gravemente en Venezuela, afectando a 1,3 millones de personas. Además el combate al hambre se frenó por la muy alta incidencia de la pobreza extrema en Haití, con 47 por ciento de la población en esa condición, por ejemplo.

A eso se suma los pequeños repuntes de población bajo condición de hambre en Argentina o Perú.

 

La problemática de la obesidad

Sobre la obesidad, la representante de la FAO en Chile, Eve Crowley, señaló en la conferencia que el sobrepeso está asociado a los cambios de hábitos de patrones alimentarios y a los del comercio y accesibilidad de los alimentos frescos.

Crowley destacó en este sentido a Chile por su conocida ley de etiquetados, que es una norma que obliga a incluir en la etiqueta de los productos un octógono negro que advierta que el alimento es alto en niveles de azúcar, sodio o grasas, respectivamente, con el fin de combatir las altas cifras de obesidad en el país austral.

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE