La historia de los dos fisicoculturistas que temen por sus vidas después de pasar 30 años inyectándose esteroides

La historia de los dos fisicoculturistas que temen por sus vidas después de pasar 30 años inyectándose esteroides

Tony Geraldo y Álvaro Pereira tenían un objetivo fijo: Conseguir “unos bíceps como los de Arnold Schwarzenegger” y por eso consumieron anabolizantes para caballos.

Los fisicoculturistas brasileños Tony Geraldo, de 49 años, y Álvaro Pereira, de 50, confesaron a la prensa local que, “hubo un tiempo que éramos adictos a los esteroides”, y reconocieron que se “pinchaban” con una sustancia llamada Potenay B12, comúnmente empleada por veterinarios a animales.

“Nuestro entorno se encargó de evitar que acabemos mal”, aseguró Pereira, quien también es conocido por su apodo: “Conan”, referido al musculoso personaje de ficción del siglo 20.

“Hulk”, padre de tres hijos y que padece las consecuencias del exceso de esteroides en su cuerpo, detalló al “Daily Mail”: “Le digo a mi esposa que ella es la única que no me quiere. A otras mujeres les encanta mi tamaño. Tiene que aceptarme como soy, o tendremos que seguir nuestros caminos por separado”.

Los oriundos de Rio de Janeiro tenían como referente a Arnold Schawrzenegger, y fue por él que comenzaron a inyectarse diversos productos químicos, actualmente sus bíceps alcanzan, y superan, los 60 centímetros.

La sustancia en cuestión se llama Potenay B12 y se encarga de acelerar el crecimiento de los músculos, además de estimular el aumento de peso. Habitualmente los veterinarios usan este producto en animales. A su vez, los culturistas también pasaron por el Synthol, el cual se utiliza para aumentar y endurecer los músculos.

El químico, que parece extenderse en el ambiente del fisicoculturismo brasileño con el paso del tiempo, es altamente adictivo y provoca depresión, daños en el hígado y en los riñones, según diversos blogs de salud.

(Infobae)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE