Economista advierte si Argentina no baja su nivel de endeudamiento, será insostenible su deuda en no más de tres años

Economista advierte si Argentina no baja su nivel de endeudamiento, será insostenible su deuda en no más de tres años

El economista misionero Guillermo Knass consideró que el aumento del dólar se trasladará a la inflación. Señaló que el Gobierno nacional enfrenta el dilema de profundizar el atraso cambiario conteniendo al dólar –lo que dificultaría aún más la entrada de dólares por exportaciones- o permitir que el dólar siga subiendo al precio de una inflación mayor. Remarcó que el problema principal del país es el déficit fiscal que el Gobierno nacional financia con deuda. Señaló que el equipo económico de Macri deberá encontrar la manera de reducir el déficit y con ello la necesidad de endeudarse. “Si nos seguimos endeudando a 50 mil millones por año como lo venimos haciendo, en no más de dos o tres años la situación va a ser inmanejable”, advirtió.

El economista consideró justificada la preocupación por la incidencia que tendría el aumento del dólar en los precios del mercado interno. “En Argentina el dólar siempre impacta en la inflación. En importados el aumento del dólar se traslada automáticamente, por otra parte hay bienes que tienen como referencia al dólar, como leche, aceite, fideos”, dijo y explicó que esta relación se da porque “cuando estás en una economía abierta, los oferentes tiene la opción de vender adentro o vender afuera. El empresario siempre busca mayor rentabilidad, si la obtiene vendiendo afuera en dólares, vende afuera. Solo va a vender adentro si puede cobrar al menos el mismo precio que afuera”.

Consideró que los dichos de los funcionarios del gobierno nacional que desestiman la incidencia del dólar en la conformación de precios en Argentina responden más a una intención de transmitir optimismo y llevar tranquilidad que a argumentos concretos.

Dijo que a la hora de pensar en la cotización del dólar, el Gobierno enfrenta un gran dilema: si no devalúa acompañando la inflación, el dólar se atrasa, eso perjudica la competitividad exportadora y así se achica la entrada de divisas y resulta muy difícil crecer. Si en cambio permite que el dólar aumente, la inflación también sube.

“El dólar no aumento el año pasado lo que aumentó la infla, a fin de año se corrigió de golpe aunque sigue si equiparar a la inflación. Si no pasaba eso, el país quedaba muy caro en dólares. Tenemos el déficit comercial más alto de la historia, quiere decir que importamos mucho más de lo que exportamos, eso obliga al gobierno a un nivel de endeudamiento que empieza a resultar peligroso. Si no devaluaba, las exportaciones iban a seguir bajando y el Gobierno se iba a quedar sin dólares y sin reservas ya sabemos lo que pasa”, señaló.

Consideró que un elemento que no estaba en los cálculos del equipo de Macri es que la disparada del dólar se produjera antes del cierre de las paritarias. “Ahora los sindicalistas se van a plantar en las mesas y van a argumentar que el dólar y los precios se están disparando para negociar por encima de la pauta de 15 por ciento que maneja el gobierno”, indicó.

Producto de los últimos movimientos del dólar, las consultoras privadas corrigieron sus estimaciones de inflación que actualmente están en el orden del 19 por ciento para 2018. “Lo que no deja de ser bueno porque significaría que sigue bajando. El gobierno podría tomar medidas para contener a la inflación por debajo de ese número, pero tendrían que ser medidas muy recesivas para que llegue al 15 por ciento establecido como meta. No creo que pase eso, porque para el Gobierno significaría arriesgar el incipiente crecimiento del año pasado”, estimó.

Para Knass la caída de Wall Street y la suba de tasas que está aplicando Estados Unidos repercute negativamente en la economía doméstica. “Estados Unidos es un destino muy importante para nuestras importaciones, una crisis norteamericana complica a nuestros exportadores.  Además alza de la tasa norteamericana es un encarecimiento del financiamiento que necesita el gobierno nacional, estamos teniendo una economía muy atada al endeudamiento. Aumentaron las tasas y eso nos va a perjudicar porque si pagamos más intereses aumenta nuestro riesgo país”, argumentó.

Diagnosticó que “el problema de fondo de la economía argentina es que tenés un déficit fiscal muy importante. La gestión anterior lo financiaba con emisión, lo que generaba inflación, este Gobierno lo cubre con endeudamiento externo, que también genera inflación aunque menos, pero que tiene otros problemas. La posición de Argentina hoy no es riesgosa, pero si nos seguimos endeudando a 50 mil millones por año como lo venimos haciendo en más de dos o tres años esto no va a poder seguir, vamos a tener una deuda inmanejable”, anticipó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE