Desde el gobierno de Macri apuestan a la economía para revertir la caída en las encuestas

Los medios nacionales se hacen eco de las encuestas de opinión pública que marcan, en mayor o menor porcentaje, una fuerte caída de la imagen del Presidente Mauricio Macri.

En Página 12, el periodista Raúl Kolmann dio a conocer una encuesta exclusiva realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que lidera el sociólogo Roberto Bacman, donde se concluye -entre 1000 encuestados- que “una enorme mayoría describe que no llega a fin de mes o llega justo, que el Gobierno no tiene soluciones para la inflación, la pobreza y los jubilados. La desconfianza a las promesas y la certeza de que la suba del dólar va a influir en los precios. Hay una fuerte caída de la imagen presidencial”, indicó.

Un estudio elaborado por la encuestadora Managment & Fit para Clarín marcó que hay un 45,3% de argentinos que desaprueba el gobierno de Mauricio Macri. La encuesta fue realizada sobre un universo de 2 mil personas en todo el país y reveló que entre los que rechazan al gobierno de Cambiemos, un 20,6% fueron votantes en 2015. Entre quienes aprueban, la mayoría son hombres y mayores de 40 años. Las mujeres son mayoría entre el 14,1% del total de indecisos. El 20,6% de los votantes de Cambiemos en 2015 desaprueba la gestión presidencial. El número es mucho mayor entre los votantes de Sergio Massa (79,2%) y los de Daniel Scioli (82,8%). En la Provincia, existe un curioso porcentaje: un 29,3% aprueba la gestión de María Eugenia Vidal y desaprueba la de Macri.

En tanto, en el diario La Nación, el periodista Santiago Dapelo se refirió en su artículo de hoy a la caída de la imagen del presidente Mauricio Macri, “pero especialmente el derrumbe de las expectativas en el Gobierno, bajó casi 25% según los números que manejan en la Casa Rosada, aparecen como el principal aliado en el camino de la redención”.

Con ese piso de confianza tan bajo (es la peor cifra en lo que va del mandato), el Gobierno puso en marcha un plan para recuperar el terreno perdido que tiene el foco puesto fundamentalmente en una variable, la economía.

Según los números que ya analizan en los principales despachos de la Casa de Gobierno se estima un crecimiento mayor al proyectado en el presupuesto. Los más conservadores hablan de 4%.

“La gran mayoría está convencida de que será un año muy malo y vamos a crecer más de lo que anticipamos. Será un muy buen año”, se entusiasman cerca del Presidente.

Macri y su equipo trabajan en dos apuestas de peso: el sistema de participación público-privada (PPP) y la obra pública.

El Presidente está convencido de que este año “habrá un boom” de obras de infraestructura bajo el sistema de participación público-privada, que tuvo en el megadecreto -el DNU 27/2018 que está en discusión en el Congreso- cambios para agilizar la concreción de las obras. En eso tiene puesta gran parte de su atención el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Hace tres semanas, por ejemplo, unas 300 empresas viales, constructoras, bancos, consultoras, empresas financieras y estudios de abogados nacionales e internacionales participaron de la primera reunión de consulta para el desarrollo de una Red de Autopistas y Rutas Seguras, que prevé mejorar 7000 kilómetros de arterias nacionales con una inversión total de U$S16.700 millones. Pero también ya se abrieron oportunidades en trenes y aviones.

El jefe del Estado además aprovechó su última gira por Rusia, Davos -participó del Foro Económico Mundial- y Francia para ofrecer a los empresarios que tuvieron la oportunidad de reunirse con él que se presenten a las licitaciones de PPP.

Desde Jujuy, Mauricio Macri hizo referencia al interés que muestran en el exterior por la Argentina. “Vamos a crecer por segundo año consecutivo. Y por primera vez en 100 años logramos que baje el gasto público, los impuestos, la inflación y que la Argentina crezca. Pero todos sabemos que esto es solamente el comienzo de un maravilloso camino”, dijo anteayer el Presidente. Es el ánimo que trajo Macri de su gira por el exterior, que contrastó con el malestar que le despertaron los tropiezos públicos de parte de su gabinete.

Como sucedió el último año, la obra pública también será uno de los motores internos. La meta es poner en marcha un 70% más que el último año. “Macri pasará gran parte del año inaugurando obras. Eso ayudará a recuperar la imagen. Habrá un trabajo muy fuerte para capitalizar todo”, explicaron fuentes oficiales.

Eso incluye campañas segmentadas con referentes del Gobierno, según anticiparon desde la Casa de Gobierno. Y aunque habrá actividades en todo el país, el foco estará puesto en el conurbano bonaerense. “Asfalto, cloacas y agua potable, esa es la deuda más grande de la Argentina”, aseguró un hombre con acceso diario al despacho presidencial.

 

 

 

PE

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE