Energía de Nación dio su versión respecto a los aumentos en las tarifas en Misiones

Energía de Nación dio su versión respecto a los aumentos en las tarifas en Misiones

Según el secretario de Energía Eléctrica de la Nación, Alejandro Sruoga, el aumento aplicado en diciembre por la Nación en los precios de la energía al por mayor se traduce en un incremento de 17 por ciento en las tarifas que paga el consumidor final y que cuando entre en vigencia el aumento previsto para febrero, ese porcentaje será de 35 por ciento. Afirmó que cualquier suba por encima de esos porcentajes en las facturas de los usuarios, responde a otros factores que son responsabilidad de las prestatarias provinciales. Reconoció empero, que cambios en las políticas de tarifa social y de estímulo al ahorro – que sí son responsabilidad de la Nación- determinan que los aumentos hayan sido superiores en algunos casos.

El funcionario recordó que la Nación dispuso dos aumentos en los valores que cobra la distribuidora Cammesa a las prestatarias provinciales por la energía al por mayor en respuesta a la política de normalización del mercado energético que viene aplicando el gobierno de Macri y que consiste básicamente en una progresiva quita de subsidios.

Detalló que en diciembre el precio mayorista del KW/h pasó de 640 a 860 pesos y que desde febrero valdrá 1.080 pesos. “La incidencia de esos aumentos en el usuario más representativo en Misiones, que abarca al 70 por ciento del universo de usuarios, que es el que consume 300 KW/h al mes, es de 66 pesos en diciembre y otros 66 pesos en febrero, sin impuestos”, explicó.

Aclaró que la responsabilidad de conformar el cuadro tarifario recae en EMSA que es la que decide de qué forma se traslada el costo mayorista a sus usuarios. Detalló que, en líneas generales, la tarifa que paga un usuario final está compuesta por tres ítems: valor de la energía mayorista, impuestos y valor agregado de distribución (VAD) que incluye los costos de transformación, distribución y administrativos de las prestarías.

“El dato que tenemos es que antes del aumento, la factura de este usuario de 300 KW/h era de 390 pesos, sin impuestos -la carga impositiva para usuario final puede rondar entre 30 y 40 por ciento-. Lo que vemos es que esos 66 pesos representan un aumento de 17 por ciento en los 390 pesos que ese usuario promedio pagaba antes del aumento. A partir de la boleta de febrero, el aumento por ese concepto se irá a alrededor de 35 por ciento. Si aumenta más que eso es responsabilidad de la distribuidora provincial”, dijo.

Sruoga reconoció empero que se aplicó un cambio en el mecanismo de aplicación de la tarifa social, pero aseguró que esa modificación no debería tener ningún impacto en consumos de hasta 300 KW, que siguen siendo bonificados para quienes sean beneficiarios de este sistema y muy poca incidencia en consumos de hasta 450 KW.

“Ahora se bonifica 100 por ciento en los primeros 300 KW, luego un porcentaje de descuento hasta llegar a 450 KW. Antes los primero 300 KW estaban bonificados, los siguientes 300 a mitad de precio y por el excedente se aplicaba un precio equivalente al cuadro tarifario anterior”, señaló.

Otro cambio que se introdujo tiene que ver con el Plan de Estímulo al Ahorro, que prevé beneficios para quienes consuman menos energía que en igual mes del año anterior. “Sigue vigente pero es más exigente. Con las tarifas más parecidas al costo real de la energía, la gente va ajustando su consumo, vemos más aumento de consumo en la franja industrial que en la residencial cuando antes era al revés”, señaló.

La Nación pagará deudas del Plan de Convergencia

Durante el gobierno de Cristina Kirchner la Nación llevó adelante el Plan de Convergencia Energética, que consistía básicamente en que las prestatarias provinciales se comprometieran a mantener bajas sus tarifas y a cambio la Nación enviaba dinero para realizar inversiones. En sus primeros años de vigencia el sistema funcionó relativamente bien, pero luego el Gobierno nacional comenzó a retacear el envío de los fondos comprometidos y más tarde directamente dejó de pagar.

Según el presidente de EMSA, Guillermo Aicheler, la Nación debe por ese concepto más de 1.200 millones de pesos a la prestataria provincial.

En ese sentido, Sruoga afirmó que está previsto devolver ese dinero en forma de crédito para la compra de energía. “La ley de Presupuesto Nacional 2018 lo ha contemplado y prevé que si una provincia tuviera un crédito pendiente por el plan de convergencia lo podrá aplicar créditos en la compra de energía eléctrica”, recalcó.

Ley pareja

Para el funcionario nacional “fue un gran esfuerzo salir de la emergencia eléctrica que se dictó en 2015 por el alto riesgo y la fragilidad que tenía todo el sistema, operamos ese verano al borde las capacidades y tuvimos que importar una gran cantidad de energía de Brasil. Encontramos un sector desinvertido y mal gestionado. El esfuerzo que le pedimos a la gente con esta quita de subsidios es para poder ofrecer un servicio mayorista confiable y alejar el fantasma de los cortes por falta de generación o de transporte. Hoy el servicio es más confiable, operamos con más reservas y no dependemos tanto de Brasil”, destacó.

Destacó que se logró revertir la política de subsidios que aplicaba el Gobierno anterior que beneficiaba a Capital Federal en detrimento de las demás jurisdicciones. “Venimos de muchos años en los que se dio un mensaje equivocado: que subsidiando masivamente se iban a obtener buenos resultados. Hay que subsidiar al que lo necesita, pero hacerlo generalizadamente llevó a una desadaptación en las prestatarias provinciales y llegó el tiempo de hacer más eficiente el funcionamiento de las prestadoras”, indicó.

“En capital era prácticamente regalada la energía, tanto en el VAD como en el precio mayorista, sin embargo las prestatarias de Buenos Aires recibían plata del estado para seguir funcionado y esa era plata que se recaudaba en todo el país. El usuario de Buenos Aires prácticamente no pagaba por la energía que consumía, mientras que en el resto del país sí se pagaba. Esa situación la hemos corregido, Edenor y Edesur reciben cero subsidio y además el precio mayorista es igual para todas las provincias”, recalcó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE