Quién pierde y quién gana con el Consenso Fiscal Nación Provincias

Quién pierde y quién gana con el Consenso Fiscal Nación Provincias

Por Emilio Juri (*)

Con la firma del Consenso Fiscal entre el Gobierno Nacional y las Provincias, aprobado por ley provincial XXI N° 67, la provincia de Misiones dejará de percibir este año, en manos de empresarios que se verán beneficiados por rebajas de alícuotas de Ingresos Brutos o Derechos de Exportación, unos 1.500 millones de pesos, siendo una incógnita la cifra que alcanzará los años siguientes.

Los puntos salientes del Consenso Fiscal, exigen a las provincias rebajas de retenciones y alícuotas de Ingresos Brutos a diferentes rubros de la economía, restando recursos genuinos al Estado provincial que con ellos venía respondiendo a múltiples demandas sociales, aunque hay un virtual compromiso del Gobierno nacional de compensar estas pérdidas, la experiencia de estos dos últimos años hace dudar de este compromiso.

De acuerdo a lo expuesto por el Ministro de Hacienda de la Provincia, Adolfo Safrán, en su presentación ante las Comisiones de Presupuesto y Hacienda y la de Asuntos Constitucionales de la Legislatura provincial, el viernes antes de la sesión extraordinaria convocada por el Poder Ejecutivo que aprobó el acuerdo el lunes 18 de diciembre de 2017, solo con la rebaja de retenciones a las exportaciones que se otorgará a una papelera, la provincia de Misiones dejará de recaudar cien millones de pesos en el año 2018.

Además, ante la requisitoria de los diputados y luego de los periodistas presentes, insistió el ministro en que tanto las autoridades nacionales como provinciales esperan que la actividad privada vuelque a la economía, vía inversiones y creación de empleo genuino, los beneficios del recorte de tributos y un dato más que importante, que la economía crezca en los próximos tres años al 3,5% anual, situación que hasta el momento es solo una expresión de deseos puesto que no se ha concretado en los dos años que el actual equipo económico maneja los números del país.

Fuentes cercanas al Gobierno provincial, calculaban esta semana que con los recursos transferidos al sector privado vía rebaja de tributos, calculados para este año en unos 1.500 millones de pesos como ya se dijo, se podrían haber construido algo así como 129 Escuelas o comprado unas 300 ambulancias o adquirido unos 400 patrulleros por año, unos más unos menos, quedando el simple ciudadano a merced de un estado raquítico que no puede empujar el desarrollo al ritmo que traía en los últimos años.

Agregaban las fuentes que sería lamentable que se deje de lado o al menos disminuya considerablemente la instalación de Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS), menos máquinas viales, asfaltado sobre empedrado, medicamentos, auxilio a cooperativas y tantos otros rubros que el Estado provincial no podrá sostener con recursos genuinos, por eso argumentaban las fuentes que vieron cierto apresuramiento en al ala radical de Cambiemos al salir a criticar las primeras medidas tomadas por el Gobierno provincial en la readecuación de los tributos que percibe la DGR, toda vez que el mismo acuerdo nación-provincias sostiene que hay que ir adecuando las normas de acuerdo a la evolución de las variables.

Las mismas Resoluciones emitidas este novísimo año por la Dirección General de Rentas (DGR) sostienen en sus considerandos que, “el Consenso Fiscal ha implicado la reformulación del sistema tributario, por lo cual requiere del dictado de distintas disposiciones legales que adecuen y adapten aquellas herramientas que resulten útiles para conseguir el cumplimiento voluntario y reducir las tasas de evasión fiscal”, lo que traducido al idioma corriente significa que conlleva implícito el dictado de normas que vayan adecuado las disposiciones de acuerdo a la evolución de los estimados, tal como se hizo con las resoluciones 001/2018; 002/2018 y 003/2018 de la DGR, donde las dos últimas establecen correcciones o adecuaciones (la palabra corrección no tiene buena prensa) de la primera.

Esa primera Resolución que provocó comentarios adversos por parte de los socios radicales misioneros del oficialismo nacional, considerados apresurados por dirigentes cercanos al Gobierno provincial quienes destacaron que desde la Renovación se prioriza la gobernabilidad a la crítica fácil de algunos dirigentes radicales enrolados en Cambiemos que no aportan a esta política del diálogo que pregonan desde la cúpula de la alianza que conduce el Gobierno nacional y fomentó el acuerdo fiscal que se está aplicando.

(*) Periodista

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE