¿Qué hacer en Posadas cuando muere tu mascota?

¿Qué hacer en Posadas cuando muere tu mascota?

La provincia no cuenta con un lugar público donde se puedan enterrar a las mascotas. Las veterinarias en Posadas, tampoco cuentan con el servicio como tienen otras ciudades. Dirigentes de Asociaciones, ONGs  y veterinarios marcan la necesidad de crear un cementerio municipal o una sala crematoria.

 

En la Posadas no existe ningún lugar público donde se puedan enterrar a las mascotas, dijo el director del Imusa (Instituto Municipal de Sanidad Animal) Gustavo Elizaincin, además remarcó “quizás algún empresario esté interesado en invertir dinero en la compra de un terreno grande, dividir las parcelas, venderlas y cobrar un impuesto para mantener el lugar en buenas condiciones, sería muy útil”.

Es notable la superpoblación de animales domésticos, en especial perros y gatos. El problema está en que no todos poseen un lugar donde sepultarlos cuando ocurre el lamentable deceso. Muchos terminan haciéndolo en sus terrenos, pero el problema es para quienes viven en departamentos o que no tienen lugar en su terreno.

Varias veterinarias de Posadas consultadas no reciben a los animales muertos, como sí lo hacen en Córdoba y en Buenos Aires, donde las veterinarias que brindan ese servicio a sus clientes, pero existen otras opciones.

En la capital misionera, la asociación “El Refugio de animales”, en la nueva sede ubicada en la zona de Quaranta y Monseñor De Andrea hay un espacio del terreno destinado a la sepultura de mascotas, está dividido por parcelas, cuando llevan a enterrar a una mascota le dan un contrato por sepultura donde figura el modo como se entierra al animal y los horarios de visita. Etelvina Julia Sorghe presidenta de la asociación, indicó que no se puede colocar cruces solo una piedra pintada o una planta sobre la sepultura.

Pero esta posibilidad es solamente para los socios y alguna persona que realmente no tenga donde enterrar al animal, “en lugar de tirarlo en cualquier lugar, ya que no poseen suficiente espacio como para cubrir la demanda de toda la sociedad”, dijo la presidenta del Refugio. Tiene un costo de 300 pesos y si se necesita traslado son 100 pesos más, tienen una persona que se encarga de hacer el pozo, aclaró.

Etelvina también opinó con respecto a la creación de un cementerio municipal para mascotas y dijo “yo creo que es muy necesario que exista un lugar destinado a este fin, en vez que la gente tire por ahí a su mascota, ya que da mal olor y contamina la ciudad”.

Recordemos que el refugio de animales es una Organización No Gubernamental que hace 18 años comenzó a funcionar, se financia con los aportes voluntarios que realizan los socios. Este lugar no es una perrera, sino un lugar donde los animales son atendidos y conviven con las personas que le brindan afecto, allí llegan animales abandonados, enfermos, o accidentados y heridos en la vía pública. En este momento tienen 253 perros que los rescataron de la calle.

Con respecto a la idea de que se cree este cementerio para los animales Valeria Forster, una incansable luchadora de los animales que se encuentran desprotegidos sostuvo que “es muy necesaria la creación de un lugar donde llevar a los animales que se mueren, la ciudad cada vez cuenta con menos espacios abiertos para estas cosas y la mayoría de las casas ya no tiene un patio en donde hacerlo”.

Valeria contó su experiencia cuando falleció su mascota y en su vivienda no tenía lugar para enterrarla. Fue a consultar en el “refugio de animales” y le permitieron utilizar un espacio donde ya había varios cartelitos con dedicatorias, algo similar a tumbas, dijo. El único detalle es que ella misma hizo el trabajo ya que no había gente destinada para ello.

El director del Imusa aclaró que “aquellos animales que estén con una enfermedad grave, o en muy mal estado los reciben en la sede del Imusa ubicada en la Ruta 12, Km 5 ½ y en caso que mueran, la institución no posee un lugar público donde enterrarlos, pero lo que hace es entregárselo a la empresa Aesa Misiones SA, encargada de retirar los residuos patológicos, quien se encarga de llevar los cadáveres e incinerarlos, señaló.

El señor Juan Pablo Luzuriaga de la veterinaria Itatí de Posadas también opinó sobre el tema, dijo que “sería muy útil que se cree un cementerio de mascotas municipal o exista una sala crematoria por la gran cantidad de mascotas que hay y por el poco espacio verde que tienen las casas, porque resulta un gran problema también para aquellos que viven en departamentos”. También dijo que en su veterinaria no reciben a los animales muertos.

Además, existe un lugar privado en Cerro Cora donde entierran a los animales muertos, aunque los encargados pidieron reserva. Solamente brindan un espacio de tierra para que no sean desechados en la vía pública.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE