Algunos consejos para soportar el calor agobiante de estos días

Algunos consejos para soportar el calor agobiante de estos días

Permanecer fresco en un clima cálido es un desafío múltiple. Entre los riesgos que conlleva sentir demasiado calor en un clima cálido tenemos a la deshidratación y al estrés, los calambres o incluso el agotamiento por calor. Asimismo, si mantienes tu cuerpo fresco, esto también será de utilidad para mantener un estado de ánimo tranquilo, ya que el calor suele agravar las sensaciones de estrés, tensión y frustración. Existen muchas maneras sencillas y eficaces de mantenerte fresco en un clima cálido, y la mayoría de ellas son muy asequibles.

Mantén tu cuerpo hidratado. El agua es vital para mantenerte fresco durante un clima cálido. El agua mantendrá tu cuerpo fresco, y deberás beberla incluso si no tienes sed. o bebidas deportivas como Powerade o Gatorade; sin embargo, estas no suelen ser necesarias salvo que tu intención sea recuperar las vitaminas o los electrolitos perdidos luego de realizar una actividad deportiva.

La manera más eficaz de revisar tu nivel de hidratación consiste en medir el color de tu orina. Si la orina es más oscura que el color de la paja, es probable que sea una indicación de que estás a punto de sufrir de deshidratación y necesitas tomar agua.

No consumas bebidas azucaradas como las gaseosas, ya que estas reducen la capacidad de tu cuerpo de almacenar agua. Asimismo, evita las bebidas alcohólicas, el café y las bebidas con cafeína, los cuales son diuréticos naturales.

No esperes a sentir sed para beber. Bebe una cantidad abundante de agua antes de realizar alguna actividad. Si esperas demasiado, podrías sufrir calambres, los cuales revelan la presencia de una enfermedad relacionada con el calor. Recuerda que debes beber agua con frecuencia mediante alguna de las opciones indicadas a continuación.

Compra una botella o un envase con agua duraderos que puedas llevar a todos lados y rellenar en cualquier grifo de agua seguro.

Congela una botella de agua y llévala contigo. Estará sólida cuando salgas de casa, pero el calor empezará a derretirla desde que la saques del congelador.

Envuélvela con una toalla para evitar que la condensación del agua afecte a los demás objetos de tu bolsa.

Programa recordatorios u objetivos diarios, e incluso registra cuándo ha sido la última vez que has tomado agua.

Escoge alimentos que te refresquen. Los alimentos pueden mantenerte fresco, siempre y cuando escojas los correctos. Escoge ensaladas, alimentos crudos frescos, vegetales y frutas. La frase “Fresco como un pepino” es literal; este cuenta casi con un 100 % de agua, lo que te hidratará para mantenerte fresco.

No consumas carne ni alimentos con muchas proteínas durante el calor del día, ya que estos pueden aumentar la producción de calor metabólico, lo que puede aumentar la pérdida de agua.
Podría parecerte contraproducente, pero si consumes pimientos picantes, esto podría ser de utilidad para refrescarte. Estos te harán sudar, lo que te brindará una sensación refrescante.

Asimismo, las comidas pequeñas podrían ser de utilidad para mantener baja tu temperatura central. Las comidas abundantes requieren que el cuerpo trabaje más para descomponer todos los alimentos.

Prepara comida sin emplear el horno o la cocina. Busca alimentos que no requieran que los cocinen, o que no necesiten calentarse para cocinarlos. Si debes cocinar, permite el ingreso de aire fresco y mantén la temperatura baja; para ello, emplea el microondas en lugar de la cocina o el horno.

Por ejemplo, puedes calentar los vegetales congelados y las sopas enlatadas en el microondas, en lugar de cocinarlos en una cocina.

Las sopas frías son grandiosas en el clima cálido. Si aún no las has probado, ¡el clima cálido será la excusa que necesitas! El hecho de que suelen ser saludables tan solo es un beneficio adicional.

Refréscate preparando paletas heladas, granizados, fruta congelada, yogur congelado y otras golosinas congeladas.

PROTÉGETE DEL SOL

Mantente alejado del sol mientras el calor se encuentre en su punto máximo. No siempre es fácil seguir este enfoque lógico cuando llega la diversión del verano, por lo que vale la pena recordarlo.

No realices actividades en la medida de lo posible bajo el sol del mediodía. Lo mejor es restringir tu exposición al sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. todos los días, durante los meses más cálidos.

Si estarás al aire libre durante estas horas, restringe tu exposición lo mejor que puedas.

Programa las actividades para las horas tempranas de la mañana o para una hora de la tarde.

Algunas personas son muy vulnerable al calor y deben permanecer en lugares frescos durante el clima cálido. Entre ellas se encuentran los niños,

las personas de edad avanzada y las que tienen problemas de salud.

¡Usa bloqueador solar! El bloqueador solar no siempre cuenta con un efecto refrescante, pero su efecto protector es esencial durante los días de clima cálido. Además de generar dolor y ser perjudiciales, las quemaduras de sol pueden provocar fiebre y diversos signos de deshidratación.

Si no se revisan, estas pueden provocar un agotamiento por calor o un golpe de calor.
Emplea un bloqueador con un FPS mínimo de 15. Si planeas estar al aire libre por un tiempo, un bloqueador con un FPS de 30 sería una mejor opción.

Vuelve a aplicártelo con frecuencia. Se recomienda hacerlo cada 2 horas, pero debes volver a aplicártelo con más frecuencia si vas a nadar o a sudar mucho.
Aplícate aproximadamente una cantidad equivalente a una copita, así cubrirás todo tu cuerpo.

Permanece en la sombra. Ve a la sombra siempre que puedas. Descansar bajo los árboles es doblemente eficaz, ya que estos liberan agua en el aire, la cual absorbe parte del calor. La sombra no reducirá la temperatura, pero la falta de exposición a la luz del sol hará que sientas como si la temperatura hubiera bajado unos cuantos grados.
Si pasa una brisa fría, esto puede sentirse como una reducción adicional de la temperatura en la sombra.

Mantén tu cabeza cubierta. Usa un sombrero de ala ancha, uno que cubra lo suficiente la parte superior de tu cuero cabelludo, así como las partes superiores de tus orejas. Esto será de utilidad para mantenerte más fresco, ya que te brindará sombra. Escoge un sombrero con un ala que sea lo suficientemente ancha como para también cubrir la parte posterior de tu cuello.
Los sombreros de colores claros pueden ayudarte a mantenerte fresco.

Dale prioridad a la función en lugar del estilo. Usa menos accesorios durante el clima cálido. Los accesorios metálicos pueden calentarse de manera considerable, y siempre es mejor usar menos para mantenerte fresco. Otros accesorios de vestir pueden sobrecargar la ropa, lo que atrapará el calor y la humedad. Si tienes cabello largo, recógelo y mantenlo lejos de tu rostro y tu cuerpo, lo que permitirá que la brisa de aire fluya en tu escote.

Controla tu ritmo cuando trabajes en el calor. Reduce tu ritmo, no vale la pena exigirte de manera vigorosa cuando hace calor. Empieza y avanza de manera gradual, e identifica si el calor empieza a afectarte. El descanso es una manera importante de afrontar un calor excesivo. No te niegues la oportunidad de descansar si te sientes fatigado durante un clima cálido.

Si cuentas con actividades que requieren mucho esfuerzo físico, podrás realizarlas temprano en la mañana o en un momento posterior del día.

Consejos
Cerciórate de supervisar el consumo de agua de los niños y dales mucha durante el clima cálido.
Échate agua fría en las muñecas por unos minutos, ¡ya que esto hará que te sientas más fresco!

Vierte un poco de agua helada en tu sombrero o tu gorro, luego colócatelos en la cabeza. Esto te enfriará el área de la cabeza con rapidez.

Vuelve a aplicarte bloqueador solar siguiendo las indicaciones del envase. Siempre aplícatelo de 20 a 30 minutos antes de salir al sol. El bloqueador solar debe contar con un FPS mínimo de 15+, pero no debe ser mayor a 50+
Recuérdales a los niños que se vuelvan a aplicar el bloqueador, ya que se pueden olvidar con facilidad.

Advertencias

Si no te sientes bien en el calor, préstale atención a lo que sientas. Entre los signos de que el calor está afectándote, tenemos a los siguientes: jadear o sentir que te falta el aire, sentirte cansado o desmayarte, sentir calor, tener dolores de cabeza o náuseas, o sentirte confundido o mal de alguna otra manera. Deja lo que estés haciendo, descansa en otro lugar que esté lo más fresco posible y cerciórate de usar prendas ligeras y beber mucha agua. Si sigues sintiéndote mal luego de un descanso breve, acude de inmediato a un doctor o a un centro de servicios de emergencia.

Nunca dejes a los niños o los animales en un auto estacionado si el clima es cálido. Las temperaturas en un auto o algún otro vehículo pueden elevarse con facilidad y matar al ocupante a causa de una hipertermia. El cuerpo de los niños y las mascotas se calientan con más rapidez que el de los adultos. Incluso en las paradas breves, lleva a los niños y las mascotas contigo, o déjalos en casa.

Ten en cuenta que algunos objetos pueden volverse demasiado calientes, como las hebillas del cinturón del asiento y el volante.
Es más probable que sufras los impactos del clima cálido si eres de edad avanzada, muy joven u obeso; si sufres de una enfermedad que te ha causado fiebre, tienes mala circulación o una enfermedad cardiaca; si has sufrido quemaduras de sol; o si tienes una enfermedad mental.

 

Alerta Temprana Misiones



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE