Para el Ieral el corrimiento de metas no generará más inflación ni disparará al dólar

Para el Ieral el corrimiento de metas no generará más inflación ni disparará al dólar

Gerardo Alonso Schwarz, investigador jefe de la regional NEA del instituto Ieral-Mediterránea, fue optimista a la hora de evaluar el corrimiento de metas de inflación y relajamiento de la política monetaria anunciadas por el Gobierno nacional, aunque cuestionó que los anuncios no los haya formulado el presidente del Banco Central. Indicó que las proyecciones del instituto con relación a inflación y cotización del dólar no se modificaron luego de los anuncios y consideró que la baja de las tasas de interés sería positiva para la actividad económica.

El economista interpretó el corrimiento de las metas de inflación del Central como un ejercicio de sinceramiento para evitar acumular un tercer año consecutivo de incumplimiento de dichas metas y -a diferencia de buena parte de los analistas económicos- consideró que no tendría incidencia en la inflación real de 2018. “No creo que nada de lo anunciado vaya a generar más inflación. El Ieral no tocó sus proyecciones de inflación, que siguen siendo de 15 a 17 por ciento”, señaló.

En cuanto al dólar –la otra gran duda que se generó a partir de la conferencia de prensa de la semana pasada-  Schwarz consideró que tampoco habrá grandes novedades, más allá de la abrupta suba de diciembre. “No creemos que haya grandes modificaciones con el tipo de cambio, seguirá la evolución de la inflación. Si hoy tenemos un dólar en el orden de los 19 pesos, durante todo el año tendremos una adecuación del orden del 15 al 17 por ciento, acompañando la inflación. Creemos que el Gobierno va a seguir financiando el déficit con toma de deuda, lo que va a hacer que ingresen muchos dólares.

Lo que sí generaría cambios en el contexto económico, según el economista de IERAL, sería la baja de las tasas de interés, que dinamizaría la actividad económica y el consumo. “Anunciar una meta de inflación más alta, implica que se reducirían las tasas de interés, lo que ya ocurrió y se espera que esa sea la tendencia para los próximos meses, lo que va a implicar mayor disponibilidad de recursos para tomar créditos para la construcción, para inversiones, para distintos sectores de la economía. Esto implicaría mayor estímulo para la economía. Los créditos UVA se van a hacer más interesantes con estas tasas”, indicó.

Destacó que el mercado reaccionó positivamente a los anuncios del Gobierno, lo que se reflejó en una suba de la bolsa en los últimos días. “El año pasado se superó el límite de los 20 mil puntos básicos de índice Merval, hoy estamos en más de 30 mil puntos básicos. En esta recuperación se ve que hay gente que busca otros escenarios de inversión ante la pérdida de atractivo de instrumentos como las Lebacs. Es más interesante ese comportamiento de los inversores para la recuperación de la economía porque implica una fuente de financiamiento para las empresas que ahora tendrán más posibilidades de financiarse a través de mercados de capitales, algo que en Argentina es muy pequeño comparado con los demás países de la región”, dijo.

Consideró que el contexto actual permite proyectar un crecimiento de 3 puntos en el país “lo que nos permitiría salir de ese pozo en el que caímos en 2016. Esto implica que las empresas que están orientadas al mercado interno podrán aprovechar este crecimiento, fábricas de muebles, infusiones, madera para la construcción”, señaló.

Advirtió empero que las empresas que estén ubicadas en zona de frontera va a continuar sufriendo por las asimetrías, porque el atraso cambiario va a seguir. “Van a tener que ser creativas a la hora de vender, ofrecer planes de pago con financiamiento flexible”, opinó.

Independencia del Central

El economista misionero cuestionó que los anuncios los haya formulado el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y no el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, por ello pondría en evidencia cierto grado de dependencia del Central al Ejecutivo nacional. “Lo manuales indican que cuánta más independencia tengan los bancos centrales, mayor estabilidad en el crecimiento tendrán los países, de eso hay consenso entre economistas. La política monetaria debería fijarla y comunicarla el Banco Central. No cayó bien que las metas las anunciara el Jefe de Gabinete y no el presidente del Central, ni siquiera el ministro de Economía que estaba al lado”, señaló.

Observó sin embargo, que más allá de las cuestiones relacionadas con las metas y la política monetaria, el indicador más certero para determinar el grado de independencia de un Banco Central pasa por la capacidad que tenga de decidir si financia o no el gasto público.

“En los últimos años habíamos visto que la principal función del Central había sido financiar el gasto público, por eso la emisión tan alta y la inflación como consecuencia. En el último año o año y medio, esto comenzó a disminuir. En ese sentido, creo que lo es más importante es el hecho de que el Banco Central deje de a poco de financiar con emisión el déficit y en cambio lo financie cada vez más el Ejecutivo con los recursos que genera que provienen de la recaudación de impuestos”, consideró.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE