Francisco estará en tierras Chilenas

A mediados de Enero, Francisco estará en tierras chilenas: Han transcurrido tres décadas de la histórica visita de Juan Pablo II a Uruguay, Chile y Argentina; seis días recorriendo nuestro país y dando forma a la II Jornada Mundial de la Juventud y agradeciendo la valiosa herencia que dejaron los hijos de San Juan Bosco junto a las Hijas de María Auxiliadora.

En Chile, Juan Pablo II celebró la palabra con campesinos e indígenas y alentó a los mapuches a tomar conciencia de sus ancestrales riquezas para así transmitir a las futuras generaciones su idioma, sabiduría, sentido de familia y cultura. Reconoció también las injusticias y marginaciones que fueron objeto desde la conquista y la figura destacada de fray Diego de Medellín quien oportunamente elevó su voz para hacer presente ante el Rey de España los atropellos de que eran objeto los indígenas. Advirtió Juan Pablo acerca de las tentaciones a solucionar sus problemas con odio, violencia y el abandono de sus tierras y tomó nota de las denuncias de pretender instrumentalizar políticamente su situación afectando la tenencia de la tierra, la seguridad social y  la formación integral de sus hijos, la educación, la salud, la vivienda y tantas otras cuestiones.

También pidió humildemente perdón por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América, así como memoria por los millares de sacerdotes, obispos, que se opusieron fuertemente a la lógica de la espada con la fuerza de la cruz.

Luego de cinco décadas de la aprobación de la encíclica Gaudium et Spes donde se mencionó la necesidad de coincidencias de las alegrías y las tristezas de mujeres y hombres con las alegrías y tristezas de la iglesia en la cual participó el salesiano Obispo Jaime De Nevares. Un profeta que llegó a darle en la matadura (como solía decir) cuando descubrió la cortina de humo del plan Brady que entretenía a los argentinos en aquella época al ser presentada por el gobierno nacional como la panacea salvadora de los malestares del país.

Francisco hace dos años visitó Bolivia y asistió al II Encuentro Mundial de Movimientos Populares donde reiteró tres derechos sagrados, las famosas “tres T”: tierra, techo y trabajo para todos nuestros hermanos y hermanas inmersos en un sistema donde ya no lo aguantan los campesinos, los trabajadores, los pueblos ni tampoco la Tierra, la hermana madre tierra, como decía San Francisco.

Un sistema idolátrico que excluye, degrada y mata; que afecta y se palpa con exclusión e indiferencia globalizada donde gobierna el dinero, donde el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos. La primera tarea es poner la economía al servicio de los pueblos, la segunda tarea es unir nuestros pueblos en el camino de la paz y la justicia cuidando la madre tierra, pues como dijo la Gaudium et Spes, 35, “El hombre vale más por lo que es, que por lo que tiene”.

Monseñor De Nevares, ha sido un pastor salesiano que enseñó valores humanos muy por encima de los económicos, un religioso con olor a rancho de paisano postergado que vivió el dolor de las heridas abiertas de las comunidades aborígenes ignoradas por décadas y atropelladas en su cultura, necesidades y derechos.

Un pastor que nunca estaba apurado y que dedicaba su tiempo a estar junto a su rebaño y desde allí buscar el bien como estilo de vida; “mi tiempo es de la gente”. Pastor que renunció a los honores de una banca frente a los acomodos y maridajes mezquinos para no ser cómplice de los “funerales de la república”.

Estamos por iniciar un nuevo año, está en nosotros lograr una participación protagónica en los grandes procesos de cambio nacionales o regionales para así intentar corregir un sistema socioeconómico que arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo y destruye la fraternidad interhumana  enfrentando a los pueblos e incluso poniendo en riesgo nuestro planeta como lo señala Francisco y buscar siempre y en todo pensar bien de los demás, hablar bien de los demás y hacer el bien a los demás.

A poco de haber iniciado el 2018, Francisco visitará diversas localidades de Chile, aguardemos más de sus gestos de cercanía, sus puentes y consejos para toda Latinoamérica.

Recordemos lo dicho por Mc 6,8-11: “No lleven para el camino más que un bastón; ni pan, ni alforja, ni dinero… permanezcan en la casa donde les den alojamiento”.

Bibliografia: Hombre fiel, Capitanio – Don Jaime De Nevares, San Sebastián

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE