Aseguran que en 15 años creció 500% el número de jóvenes presos en Corrientes

Aseguran que en 15 años creció 500% el número de jóvenes presos en Corrientes

La cifra se desprende de informes oficiales. En su gran mayoría son hombres pobres y con poca instrucción. El incremento general fue de 341%. En tanto en Chaco, la población detenida en unidades penales cuadruplica el porcentaje nacional.

 

Uno de cada cuatro presos en cárceles correntinas tiene menos de 25 años. Es la franja etaria que más creció en los últimos 15 años, según datos oficiales. Los internos de entre 18 y 24 años incrementaron un 517%, es decir, su número se quintuplicó. NORTE de Corrientes analizó la población penitenciaria en la provincia, que pasó de 286 en 2012 a 978 en 2016: la cifra más alta desde comienzos del siglo XXI. En porcentaje supone un aumento del 341%. El dato se desprende de los informes anuales del Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena (SNEEP), dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación. A principios de diciembre se publicaron las últimas estadísticas con guarismos de 2016. Del estudio surge que, de las 978 personas detenidas, el 96 por ciento son de sexo masculino, la gran mayoría pobres y con bajo nivel de instrucción escolar. El 47% de los presos está alojado en la Unidad Penal Nº 1, un edificio que data de 1888. La cárcel tiene un índice de superpoblación de 34%. Sólo superada por la Alcaidía de San Luis del Palmar, que por primera vez la superó (por un 3%) en nivel de hacinamiento.

 

Porcentajes

En 2002 había 51 personas presas (principalmente hombres) de entre 18 y 24 años, catorce años después la cifra trepó a 264. Esta fracción, que representa al sector joven, tuvo el mayor incremento. Los de entre 25 y 34 crecieron un 320% (pasaron de 104 a 333); los de 35 a 44 aumentaron un 362% (de 61 a 221); los de 45 a 54 incrementaron 253% (de 39 a 99) y los de entre 55 y 64 subieron un 275% (de 16 a 44). El sector que menor tasa de crecimiento detenta es el de los 65 años y más: sólo un 188% (mientras que el crecimiento general de la población carcelaria fue de 341%): pasando de 9 en 2002 a 17 en 2016 (lo que representa un 1,7% del total). La suba de más del 500 por ciento en el número de reos menores de 25 años expone una tendencia: pasó de conformar el 17,8% de la totalidad de prisioneros a 26,9%. En comparación con las otras franjas de edad es la que mayor crecimiento interanual mostró a lo largo del periodo analizado (9%). Los demás tuvieron un crecimiento más leve o incluso descendieron. Por ejemplo, la población de entre 25 y 34 (proporcionalmente la más grande) pasó de representar el 36% en 2012 al 34% en 2016. Más allá de los porcentajes, detrás de ellos hay vidas. Semejante incremento del número de presos jóvenes en los últimos tres lustros exponen el fracaso de políticas sociales por parte del Estado. La prisión sigue siendo un depósito de marginales y excluidos. Se trata de personas que deberían estar terminando sus estudios secundarios o iniciando la universidad, en cambio la introducción de la juventud al régimen del encierro pleno es cada año más frecuente.

 

Chaco

 

El último informe público del Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con datos de 2015 indicó que la tasa de detenidos en el país era de 166 cada 100.000 habitantes mientras que en el Chaco con una población aproximada a 1.100.000 ciudadanos llega a 611 personas alojadas en unidades penales y comisarías.

 

El procurador general del Superior Tribunal de Justicia, Jorge Canteros, afirmó que en la provincia “la gente se queja y habla de la puerta giratoria pero tenemos un alto número de personas privadas de su libertad. Chaco con un 1.100.000 habitantes tiene entre los alojados entre alcaidías y comisarías hay más de 1.800 personas privadas de su libertad y ese es un número alto”.

 

El procurador general del Superior Tribunal de Justicia, Jorge Canteros, afirmó que en la provincia hay más de 1800 personas privadas de su libertad.

El hacinamiento

 

En relación con la fuga de una comisaría de Presidencia Roque Sáenz Peña en la noche del domingo, Canteros dijo que hasta ayer a la mañana “tres fueron recapturados” y sostuvo que “es un tema que tiene que ver con la falta capacidad de alojamiento en las alcaidías” lo que equivale a decir hacinamiento y muy malas condiciones de vida en esos lugares.

 

En declaraciones a FM Universidad el procurador general dijo “es un tema por el que venimos bregando desde hace mucho tiempo” y recordó que en la época del exgobernador Jorge Capitanich “se terminó la alcaidía de Presidencia Roque Sáenz Peña” y que “se refaccionó una parte importante de la alcaidía de Resistencia, ahora hay otro sector que se está terminando y también General San Martín”.

 

Luego señaló que a su vez son cerca de 570 las personas que están alojadas en comisarías, de acuerdo con cifras que se cotejaron con autoridades de los ministerios de Gobierno y de Seguridad y que “es un número que debe ser más bajo”. Sin embargo afirmó: “no se aloja en comisarías porque se quiere, sino que no hay lugar, no hay dónde poner la gente”.

 

A su vez dijo que el Centro de Detención Transitoria de Barranqueras se habilitó “rápidamente” durante la gestión del vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff y que “fue una inversión importante para buenas instalaciones, buenos baños, colchones ignífugos, pero tampoco funcionó porque hoy funciona como un lugar de detención”.

 

“No tenemos que perder de vista que realmente tenemos gente de la justicia federal en nuestras alcaidías. Eso es muy raro pero lo tenemos en el Complejo de Detención para Mujeres, un lugar limpio y sano de seguridad y no para castigo como aconseja la Constitución. Lo mismo pasa en las unidades penitenciarias de Resistencia y Sáenz Peña”, añadió.

 

El procurador explicó que el lugar de detención federal de Presidencia Roque Sáenz Peña “también está colmado en su capacidad” y para que alguien ingrese en la Unidad Penal Federal de Resistencia “que es el otro lugar de detención hay que hacer un montón de trámites y a veces son rechazados por faltas de lugares”.

 

“Es un tema complejo de los detenidos y se ha visto incrementado con el narcomenudeo, delito por el que en algún momento llegamos a tener casi 90 personas privadas de su libertad en la provincia. Hoy ese número se redujo a menos de 50 detenciones y también le agregó conflictividad a este problema”, añadió.

 

También dijo que “la conflictividad en esos lugares tienen que ver con el hacinamiento” porque “con las dificultades propias de estos lugares la alcaidía de Sáenz Peña funciona bien porque está pensado como un lugar de detención, hecho con un modelo de cárcel europeo, claro a lo mejor sin las comodidades que tengan las cárceles allá”.

 

Canteros dijo que “en nuestra provincia casi no hay prófugo al que no se lo ha vuelto a atrapar” y que  hay “desapariciones” como los casos de Maira Benítez y otros que tuvieron trascendencia mediática como el de Nicolás Leiva.

 

Diario Norte



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE