Cuál fue el rol de Google para descubrir el otro “sistema solar” que anunció la NASA

Cuál fue el rol de Google para descubrir el otro “sistema solar” que anunció la NASA

Cuál fue el rol de Google para descubrir el otro “sistema solar” que anunció la NASA

El descubrimiento del octavo planeta de Kepler-90, a 2.545 años luz de la Tierra, anunciado por la NASA, se realizó con tecnología de la Agencia Espacial de Estados Unidos y su telescopio Kepler, y contó con una ayuda clave: la inteligencia artificial desarrollada en colaboración con el gigante tecnológico Google.

La NASA anunció el descubrimiento de un octavo planeta en el sistema Kepler-90, igual que en el Solar y agrupados entre ellos y respecto de su estrella a una distancia similar que la Tierra y sus vecinos.

La “red neuronal” artificial del programa revisó datos de unas 670 estrellas, lo que llevó al hallazgo de los planetas Kepler 80g y Kepler 90i. Este último, una masa candente y rocosa 30 por ciento más grande que la Tierra, es el octavo planeta que se encuentra orbitando la misma estrella.

Los astrónomos no habían observado nunca antes una red de ocho planetas además del Sistema Solar donde está la Tierra, dijeron los investigadores.

“A medida que madure la aplicación de redes neutrales a los datos de Kepler, quién sabe qué se descubrirá”, dijo Jessie Dotson, científica del proyecto de la NASA para el telescopio espacial Kepler.”Estoy con muchas expectativas”, agregó.

Christopher Shallue, un investigador de inteligencia artificial de Google, y Andrew Vanderburg, astrónomo de la Universidad de Texas en Austin, dijeron que planean continuar su trabajo analizando los datos de Kepler en más de 150.000 estrellas distintas.

Los avances en el hardware y las nuevas técnicas para el aprendizaje automático han hecho posible en los últimos años que el software automatizado aborde el análisis de datos en ciencia, finanzas y otros ámbitos.

El aprendizaje automático no se aplicó a los datos recogidos por el telescopio Kepler hasta que a Shallue se le ocurrió la idea, explicó el investigador.

“En mi tiempo libre, comencé a buscar en Google ‘encontrar exoplanetas con grandes conjuntos de datos’ y descubrí la misión Kepler y el enorme conjunto de datos disponibles”, dijo. “El aprendizaje automático realmente brilla en situaciones donde hay demasiados datos que los humanos no pueden buscar por sí mismos”, agregó.

Vanderburg recibió fondos a través de una beca de la NASA dirigida a investigadores de planetas distantes.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE