Matear ya piensa en su reedición 2018

Matear ya piensa en su reedición 2018

Expectativas superadas. El Mate nos salió mejor de lo que esperábamos y no quedan dudas, hay que reeditar MATEAR. De esta manera se resume el resultado de la primera feria de yerba mate y sus productos derivados, organizada por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y con la participación de empresas, cooperativas y productores de la infusión y de alimentos y accesorios, respaldada por la visita de más de 14.000 personas.

Fueron dos días intensos, el sábado y el domingo pasado en La Rural, en la ciudad de Buenos Aires, donde productores de yerba mate y el público se unieron en un culto a la infusión, en un clima distendido y con espacio para el arte de la mano de Milo Lockett, para la cultura con el Museo del Mate y la charla que brindó el historiador Francisco Scutella, entre otros, y para más conocimiento con degustaciones y el diálogo permanente entre elaboradores del producto y consumidores.

 

Así celebramos el Día Nacional del Mate este 2017, con un espacio único para el Mate y reivindicándolo como identidad de los argentinos, siendo la infusión más consumida en el país, presente en 8 de cada 10 ciudadanos no sólo por sus beneficios nutricionales sino también porque “sentimos que nos hace bien”, porque “todo y todos estamos en el Mate”.

 

Esta sinergia entre los argentinos y el Mate quedo evidenciada con la masiva afluencia de visitantes en MATEAR. “Vinimos con expectativas, pero la verdad es que fueron superadas”, dijo Alejandra Lapietra, de Yerba Mate Amanda, presente en la feria promocionando el Mate Bar, la tienda on line y el Museo Juan Szychowski que está en Apóstoles. “Realmente estamos muy contentos y ya pensando en el próximo año”, agregó Eduardo Ponce, de la marca Cachamai, indicando que “es una gran idea festejar algo tan nuestro como lo es el Mate”.

MATEAR reunió diversidad de yerba mate, lo que fue celebrado por los consumidores. “Valoramos mucho este evento, nos permite hacer conocer nuestro producto que se especializa en yerba mate compuesta, que ha tenido mucha aceptación aquí”, contó Ernesto Cordeiro, de Verdeflor. “Es muy importante llegar a Buenos Aires con productos que son de calidad y que casi sólo se conocen en la zona productora, como nuestra yerba barbacuá, cargada de historia y producida bajo estrictas normas orgánicas”, relató por su parte Federico Arce, de Kalena.

La yerba mate Titrayju, de la Cooperativa Río Paraná, cosechó aplausos: “Hace poco, en la feria Caminos y Sabores, obtuvimos el premio a la Mejor Yerba Mate y hoy aquí sumamos más aceptación”, manifestó su impulsor Juan Carlos

Domínguez. En la misma línea, la marca Dulce Beso ganó visibilidad: “Pudimos hacer conocer el producto y creo que la Feria es una forma de abrirle las puertas a aquellos productores que no pueden llegar a este mercado”, observó el productor Jorge Butiuk, al tiempo que describió que las cualidades presentadas se fundan “en el trabajo artesanal desde la planta, pasando por la cosecha, el secado y el estacionamiento natural de más de dos años”, que le confiere un singular sabor.

MATEAR “es importantísimo”, manifestó Gustavo Ruiz, de yerba mate Romance. “No podíamos faltar, fuimos uno de los primeros en decir presente en la primera feria para celebrar el Mate”, subrayó, destacando al producto expuesto por su calidad y “por la pasión de cada uno de sus trabajadores en una empresa familiar de más de 40 años”. Igualmente, Mariano Minini, de Isondú, expresó que el evento “apuntala a los emprendedores”, y Julieta Pierri , de Piporé, agradeció “la respuesta de la gente, que se hizo notar no sólo en la demanda sino también en la satisfacción que expresaban con cada uno de los productos elegidos”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE