Enterate de cómo funciona la millonaria industria del cibercrimen

Enterate de cómo funciona la millonaria industria del cibercrimen

La categorías dentro de este sistema delictivo. En entramado de las mafias que se ocupan de infectar dispositivos y vender sus conocimientos para generar golpes informáticos amparados en la “deep web” o internet profunda.

El malware o los virus adoptan diferentes formatos y se llevan adelante ataques cada vez más sofisticados y difíciles de identificar. El objetivo puede ser conseguir datos personales, encriptar archivos para luego pedir rescate o simplemente generar malestar por un rato. Se atacan dispositivos inteligente de cualquier tipo como móviles, computadoras, cámaras de vigilancia y vehículos conectados.

Se estima que, a diario, un millón y medio de personas en el mundo son víctimas de un ataque informático. Según información difundida en el último foro de ciberseguridad de Eset, en lo que va del año, el 49% de las empresas tuvo una infección por malware; el 15 % fue víctima de phishing y el 16%, de ransomware. El dato surge de una encuesta realizada a más de 4.000 compañías en Latinoamérica.

Estos ciberataques también se pueden medir en costos económicos:
Inga Beale, CEO de Lloyds, dijo que los ciberataques les costaron a los negocios en todo el mundo hasta USD 400 mil millones en un año, y se pronostica que para 2021 las empresas tendrán 6 billones de dólares de pérdidas por este motivo.

Detrás de estos delitos no hay un hacker, ni dos, ni tres. Hay toda una industria que trabaja en red. Se trata de un entramado que se mueve en la web oscura donde muchos de “los trabajos” se cobran en criptomonedas.

En el nivel más bajo de la pirámide está el script kiddie, un término despectivo para describir a quienes utilizan programas o scripts de otros para vulnerar sistemas informáticos. Ellos no desarrollan malware, sino que se valen de archivos o datos que obtienen en foros o por otra vía para realizar sus ataques.

En un nivel más avanzado se encuentran los hackers con ciertos conocimientos técnicos. Algunos, incluso están graduados en alguna carrera de computación. Ellos, por ejemplo, se encargan de publicar exploits, que son programas que se aprovechan de un agujero de seguridad en una aplicación o sistema. Un exploit no es, en sí, un código malicioso, sino “la llave” o el modo en que se puede acceder al sistema.

Encontrar y vender un exploit es legal siempre y cuando se utilice con fines éticos. De hecho hay empresas como Zerodium que compran los exploits para desarrollar soluciones de seguridad basada en esa información. El camino ilegal sería vender eso datos a cibercriminales que la utilizan para realizar ataques.

Los exploits para antivirus están en torno a los 40 mil dólares y los que son para el sistema operativo de Apple tienen un tope de hasta 1,5 millones de dólares.

También se rentan botnets por entre 170 y 350 dólares por hora para enviar Spam o hacer ataques de DNS como el que ocurrió a fines de 2016 y que dejó a los principales sitios web del mundo sin servicio.

Cómo prevenir

Usualmente se desconoce los riesgos a la privacidad que entran en juego cuando no se toman las precauciones adecuadas, de ahí que sea fundamental tomar conciencia y educar sobre este tema. De acuerdo con un estudio de la Universidad Carnegie Mellon, el 21% de los usuarios evaluados ignoraron las advertencias de phishing activas en sus navegadores web. A su vez, un estudio de Microsoft Research, se estima que el 0,4% de los usuarios de Internet ingresan sus contraseñas en sitios verificados de phishing, según publica el sitio We Live Security.

Como medida de precaución básica, se aconseja tener instalados un antivirus, un firewall y realizar un backup periódico. Sin embargo, según Eset, sólo la mitad de las empresas en Latinoamérica tienen implementadas estas tres soluciones.

Fuente: Infobae



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE