Slow Food Cuña Pirú apoya el plan de huertas escolares en Aristóbulo

Slow Food Cuña Pirú apoya el plan de huertas escolares en Aristóbulo

Integrantes de este movimiento mundial, que promueve la alimentación sana en contraposición a “Fast Food”, manifestaron que en este 2017 querían realizar acciones que trascienden y aporten a la comunidad, por esa razón “estamos apoyando el plan de huertas escolares y trabajamos en un proyecto para convertir en ruta escénica nuestra ruta 7 en el valle del Cuña Pirú (que haya un ciclo ambiental conservado y en armonía), donde viven comunidades mbya” explicaron.

 

 

A dos años de su fundación, los integrantes del “Convivium Slow Food Cuña Pirú” tomaron la decisión de realizar acciones que trasciendan y aporten un plus a la comunidad, por esa razón “estamos apoyando el plan de huertas escolares y trabajamos en un proyecto para convertir en ruta escénica nuestra ruta 7 en el valle del Cuña Pirú (que haya un ciclo ambiental conservado y en armonía), donde viven comunidades mbya” indicó en diálogo con Misiones On Line, Liliana Gerber de Closs, quien forma parte del grupo.

Además dijo que “lo de la ruta escénica persigue la idea de que no se degrade más y que se implemente un plan de manejo para que no se saquen más árboles en la zona, sino que se proteja y se impulse el cuidado ambiental, y con las comunidades en el lugar- como principales cuidadores- se puede hacer algo muy bueno”.

Cabe recordar que el “Convivium Slow Food Cuña Pirú” se fundó en noviembre del 2015 en un evento realizado en Cuña Pirú Lodge, por esa razón en este mes celebran dos años de existencia. Y en este marco, realizaron un almuerzo en el mismo lugar de gestación, con el fin de recaudar fondos para las acciones anteriormente mencionadas.

 

Huertas escolares

Por otra parte, y en referencia a las huertas escolares de Aristóbulo del Valle, Florencia Gasparetti- técnica en Agroecología e integrante de la Secretaría de Agricultura Familiar de la provincia- manifestó que “logramos integrar un convenio de aplicación con el ministerio de Educación para generar huertas en escuelas primarias. Y al mismo tiempo trabajamos en conjunto con Slow Food Cuña Pirú, ya que ellos generan sus iniciativas en torno a la agroecología, la revalorización de la cultura mbya, el cuidado de las semillas y demás. Entonces sumamos esfuerzos para llevar adelante el plan de huertas”.

En este sentido añadió que “a través de ellos, varias empresas han financiado elementos para crear huertas en las escuelas, ya somos 10 instituciones y la municipalidad, que trabajamos para generar espacios verdes para los chicos y huertas donde se les enseña a trabajar la tierra”.

Gasparetti detalló también que actualmente en las escuelas en donde ya se está trabajando con huertas y jardines, dentro de Aristóbulo del Valle, son las números: 172, la 406 (tiene jardín y huerta), la 680 (tiene solo jardín y huerta no porque no tienen comedor) y la 657 (donde se trabaja en un diseño con aportes de la cultura mbya), “para cada una se planteó un diseño acorde a lo que es la escuela” indicó.

Y agregó “nosotros somos el tercer sector, es una iniciativa ciudadana y un esfuerzo compartido en favor de los más jóvenes y de toda la comunidad. Abarcando escuelas y espacios comunitarios, con el apoyo de ongs y el compromiso socio ambiental de las empresas locales. Gestionamos y armamos el proyecto y esta semana por ejemplo entregamos herramientas y sistemas de riego”.

Por último adelantó que para el 2018 “la idea es extender esto a más escuelas, a jardines maternales, casas de abuelos y escuelas técnicas, y que esto funcione como modelo de inspiración para otros municipios también”.

 

 

Slow Food Iguazú

En dicho almuerzo, Liliana Gerber comentó que días atrás se conformó el “Convivium Slow Food Iguazú”, que es apadrinado por el de Cuña Pirú. “El año que viene se realizará el lanzamiento oficial del de Iguazú, que prevé incluir a Brasil y Paraguay también” resaltó.

Además expresó “la idea es que quienes formen parte del Convivium de Iguazú fomenten e impulsen que los hoteles y restaurantes de la ciudad se provean de alimentos orgánicos de la zona, como ser Andresito, Libertad y demás localidades de la zona norte”.

Y finalizó “el objetivo es que los productores nos vean como canales de comercialización porque sería muy positivo para ellos y para las empresas turísticas también, ya que tendrían menos costos (por el hecho de que el transporte interno es más económico) y alimentos orgánicos y más frescos para ofrecer a sus clientes”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE