Los trabajadores no somos el problema, somos la solución

Es de sabido y notorio conocimiento el ataque público que esbozó el Señor Presidente de la Nación Argentina, Ingeniero Mauricio Macri, con la Justicia en términos amplios, es decir, tanto contra el Poder Judicial de la Nación, como los distintos Poderes Judiciales de todas las Provincias Argentinas y de los distintos Municipios, sugiriendo que el problema del colapso del servicio de Justicia se debe únicamente a los sueldos que percibimos, a las ferias judiciales, y a la cantidad de horas trabajadas, tildando de que estos son supuestos beneficios que tenemos los trabajadores judiciales.-

 

Evidentemente aquí hay dos opciones, o el Presidente está muy mal informado y sale a decir barbaridades, o está muy bien informado y sale a mentir y confundir a la sociedad buscando rispideces entre los trabajadores de distintos sectores contra los judiciales, y así evitar que se traten otros temas candentes, por ejemplo, puntos de la reforma laboral del sector privado que intenta imponerse.-

 

Decir que los judiciales trabajamos solo 6 horas es falaz. En primer lugar hay que tener en cuenta que el horario de 6 horas está pensado en función del desgaste propio de la labor que cumplimos, en la que tomamos audiencias (transcribimos lo dicho, escuchamos atentamente, y hacemos preguntas para esclarecer los hechos), escuchamos a las partes (en muchos casos temas muy delicados, escuchando a familias de ambas como hacen catarsis con nosotros), redactamos providencias y sentencias (buscando los fundamentos y transcribiendo las pruebas), agregamos las diligencias a los expedientes, cargamos las trámites en el sistema informático (que no funciona), entre otros. Es decir, en esa jornada de 6 horas hacemos nuestro trabajo y el de un juez, porque es imposible físicamente que los magistrados puedan estar redactando tantas sentencias al mismo tiempo, o participando de tantas audiencias, sería como que un periodista intente tomar 15 entrevistas al mismo tiempo. A eso hay que agregarle que, con la excusa de falta de personal, terminamos trabajando mínimo 8 horas diarias (horas extras gratis, que nadie nos reconoce). O sea, que si cedemos en trabajar 8 horas en blanco (por el mismo precio), vamos a terminar trabajando un mínimo de 10. En la provincia de Misiones ya se está hablando de 9 reglamentarias. En definitiva, las 6 horas que trabajamos actualmente (sin contar las horas extras gratis) valen como mínimo por 8 de otro trabajo, por la intensidad de la jornada.-

 

Creer que con eliminar las ferias se agilizará el proceso, es totalmente ridículo. Las ferias están pensadas en función de las partes del proceso y sus abogados, para que estos puedan tener el correcto descanso sin preocuparse de que salga alguna sentencia mientras no se encuentra trabajando, y cuando llegue de su descanso, se encuentre con que venció el plazo para interponer recursos. También es falso decir que en las ferias no se trabaja, se le da trámite a todo lo urgente. En los casos de los fueros de familia, penal, y contravencional, se trabaja con la misma intensidad que todo el año.-

 

El tema de los días de vacaciones que tenemos, también está estrechamente ligado al desgaste diario (por la intensidad) que sufrimos en cada jornada laboral. Decir que somos unos “privilegiados”, es solo bluf que intenta que los demás sectores de los trabajadores nos ataquen, para que nosotros ataquemos a otros que tienen mas días (docentes, legislativos, por ejemplo), y así nos peleemos entre los mismo trabajadores y no podamos estar unidos para hacer frente a las reformas inconstitucionales que se vienen y perdamos nuestros derechos. Cada sector tiene los descansos regulados en base a la naturaleza de cada actividad, no son caprichos.-

 

En cuanto a las licencias a las que hace mención el presidente, realmente no sabemos cuales son, ya que son las mismas que las de los demás poderes del Estado.-

 

Decir que un ordenanza cobra 100 pesos por servir café, no solo es ningunear el trabajo que se lleva a cabo, sino es denigrarlo a través de la mentira.-

 

Si se queja por los sueldos, hay que separar las aguas. En el caso de los federales y algunas provincias, bien ganado se lo tienen, porque son sueldos dignos y que jamás cedieron a la inflación que hace mas de 15 años sufrimos. Si en en el caso de la mayoría de las provincias, sobre todo Misiones (que es el Poder Judicial peor pago del pías), cobramos miserias, casi siempre por debajo de la canasta básica. Que venga y que vea como trabajamos, en qué condiciones de salubridad e higiene, en edificios que si fueran privados no estarían habilitados, la cantidad de horas que lo hacemos, y todo por salarios miserables y con porcentajes altísimos en negro (salvo de los valores salariales e ítems en negro, el resto es también aplicable al PJN). Como dijo nuestro Secretario General, Julio Piumato: “La oficina judicial es la mas eficiente comparada con los otros poderes del Estado”.-

 

 

 

Con relación al tema de que estamos exentos del pago del impuesto a las ganancias, este es otro bluf con el que buscan que los trabajadores nos dividamos con peleas estériles. El salario no es ganancia, y por lo tanto, ningún trabajador debería pagar este tributo. Si comparamos con los demás países del mundo (en especial los vecinos), se paga el tributo una vez que un trabajador supera los 200 mil pesos (promedio). Mientras que acá con 20 y moneditas ya se tributa. Es el impuesto mas injusto de este país. El Presidente usa este caballito de batalla, pero se olvida que en campaña para llegar al cargo que ostenta hoy, prometió que durante su gestión ningún trabajador sería pasible del tributo. Otra mentira mas, ya que no solo no cumplió, sino que envió un proyecto de ley al Congreso de la Nación y hoy son mas los trabajadores que tributan, y busca ampliar aún mas el número de aportantes.-

 

Ahora, a quienes vienen al país a apostar a la timba financiera, se les exonera de todo tipo de impuestos. Estos son los verdaderos buitres, vienen compran bonos, no tributan, no generan empleo, y en pocos meses obtienen dividendos, y se retiran del país con todo el dinero. Ahora, ¿nosotros somos las lacras que estamos fundiendo el país porque no pagamos ganancias? Ganancias tienen que pagar las tabacaleras, bancos, financieras, loterías y casinos, monopolios, y especuladores financieros (en todos los casos, las empresas de esos rubros, no sus trabajadores).-

 

En estos días se ha sumado el Presidente del Colegio de Abogados de Misiones, Ernesto Baez, demostrando total desconocimiento de la situación de la Justicia en Misiones, y hasta manifestando en algún medio que trabajamos 5 horas, y que cobramos bien, no como los federales, pero cobramos bien. No es chiste, de verdad lo dijo. Llama la atención que las medidas con las que mas insiste (eliminación de ferias y que la jornada sea doble) van en contra de los colegiados a los que debería defender. También se quejó de que en diciembre solo se trabaja con órdenes de pago. Es decir, se quejó de que trabajamos para que los abogados cobren. Vuelvo a reiterar, no es chiste, son sus palabras. Tal vez no sepa que en los juicios civiles el impulso es responsabilidad de las partes, quedándoles vedados a jueces el impulso de oficio, por lo que si solo se trabaja con órdenes de pago, es porque los abogados solo presentan eso y nada mas en ningún expediente.-

 

En resumidas cuentas, lo que pretende el Presidente es un gatopardismo, es decir, que cambiar algunas cosas para que nada cambie en el fondo. Son todas medidas de alto impacto de marketing, pero que no aportan ninguna solución de fondo a la situación de colapaso que vive hoy el servicio de Justicia. Lo que se necesita es mas personal, mas juzgados, que se designen los jueces y funcionarios que faltan con mayor celeridad, mas herramientas, mejores condiciones edilicias, salarios dignos (en el caso de los provinciales), y códigos procesales acordes al siglo XXI. Esto último es el principal obstáculo que tenemos para salir de la situación de colapso que vivimos. Necesitamos procesos mas ágiles y expeditos, pero que no se pierdan garantías ni seguridad jurídica. Por ejemplo, las audiencias testimoniales deben de dejar de transcribirse, y deben ser grabadas en video. Tenemos que informátizarnos mas y mejor, porque lo poco que estamos informatizados, lo hacemos con sistemas que no funcionan y no nos permiten avanzar en la cantidad de causas trabajadas por día.-

 

Es decir, necesitamos reformas de fondo y no parches que no llevan a ningún lados Somos los primero que denunciamos que la Justicia no está funcionando, así que estamos mas que dispuestos a sentarnos a trabajar para brindar un mejor servicio a la comunidad. Pero tienen que ser reformas serias, de fondo, y no blufs marketineros que no llevan a nada.-

 

Estos cambios que se intentan imponer a nivel nacional, algunos ya se han llevado a cabo en el Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y los resultados fueron que todo sigue igual. Es decir, la prueba y la experiencia de que esto no lleva a nada está.-

 

 

Luis Adrián Oudín, Secretario General Seccional 9 (Misiones), de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, Secretario de Asuntos Legislativos Regional Misiones, de la Confederación General del Trabajo. Empleado del Poder Judicial de Misiones.-



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE