La única fábrica de bebidas alcohólicas de Misiones, impactado por los impuestos y el contrabando

La única fábrica de bebidas alcohólicas de Misiones, impactado por los impuestos y el contrabando

La reforma fiscal que impulsa el Gobierno nacional incluye una suba de 24 a 29 por ciento en la alícuota de impuestos internos a bebidas de alta graduación alcohólica. La carga tributaria total para esos productos se ubicaría por encima de 60 por ciento. En la región elaboradores de cañas y licores compiten contra productos ingresados de contrabando de Paraguay, donde la carga tributaria apenas excede el 10 por ciento. Aseguran que hay fuentes de trabajo en riesgo.

El proyecto de reforma tributaria que presentó el Gobierno nacional promete aplicar reducciones impositivas a plazos de varios años, pero incluye incrementos de impuestos que entrarían en vigencia de manera inmediata. Entre los tributos que aumentarían figura el impuesto interno que grava a las bebidas de mayor graduación alcohólica, como destilados y licores.

La medida perjudica directamente a elaboradores de bebidas regionales que deben competir contra sus pares de Paraguay, cuyos productos ingresan de contrabando y se pueden conseguir sin problema, incluso en kioscos y despensas. “El impuesto interno es de 24 por ciento y lo van a elevar a 29 por ciento, no toman en cuenta que somos Pyme y estamos en una zona de frontera, con una carga impositiva tan alta nos resulta difícil competir”, afirmó Javier Vera, propietario de Cachapé, empresa familiar dedicada a la elaboración de caña.

“De entrada vamos a tener este 29 por ciento de con impuestos internos, a lo que hay que sumar el 21 por ciento de IVA, a lo que hay que agregarle cargas municipales y de Rentas de la Provincia”, dijo.

En producto como la caña, que es consumido mayormente por los segmentos de menor poder adquisitivo, el precio es una variable determinante, de allí las dificultades que encuentran los elaboradores de bebidas regionales para competir con sus pares paraguayos con las pronunciadas asimetrías fiscales que existen entre ambos países y que se pronunciarían para ese sector si se sancionara el proyecto de reforma fiscal planteado por el equipo de Macri.

Vera dio por descontado que la suba se impuestos se trasladaría directamente a los precios finales, dado que el sector trabaja con márgenes muy reducidos, y ello se traduciría en una caída en las ventas. “La retracción de las ventas será determinante a la hora de hacer una evaluación general y los puestos de trabajo están involucrados”, afirmó.

Consideró que por tratarse de pymes y de trabajar en zonas de frontera, debería haber alguna compensación para los elaboradores de bebidas regionales. “Si seguimos aumentando impuestos va a ser muy difícil continuar”, aseguró.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE