El trabajo en equipo

En los tiempos en que vivimos, donde abundan los grupos, vemos la conveniencia de trabajar en equipo. Y cuando digo “trabajar” imagine situaciones más allá del ámbito laboral, trabajamos en equipo cuando preparamos el almuerzo del domingo, en familia, o cuando hacemos las compras en el supermercado o cuando nos preparamos para las próximas vacaciones. El trabajo en equipo está inserto en nuestro diario vivir, sin embargo, dada nuestra cultura, sabemos poco de como exprimir al máximo las ventajas de trabajar en equipo.

Intentaremos brindar algunos tips a tener en cuenta, y esperamos que contribuyan a un mayor y feliz desempeño al compartir actividades con otros.

            “La construcción de la confianza”;  esta distinción nos permite coordinar acciones con otros haciendo que el trabajo fluya, dado que los integrantes del equipo combinan sus capacidades, talentos, dones con los del resto del equipo logrando así una sinergia particular. La confianza se construye, y para ello todos y cada uno de los miembros elige poner a disposición del equipo su sinceridad, sus competencias o habilidades y compromiso en la tarea realizada.

Luego, y con el paso de las acciones coordinadas, se hace un camino, una historia, que nos avala como un equipo confiable y con resultados.

Otro de los tips a considerar es el de tener un “objetivo en común”. Tener objetivos en común hace que las tareas que realiza cada miembro del equipo sean complementarias, evitando solapamientos y tomando conciencia de que el trabajo es colaborativo, integral, y que la actividad que cada uno realiza es tan valiosa e importante como la de cualquier otro. Este objetivo responde a una razón de ser del equipo, a una misión. Conocerla les permitirá a los miembros del equipo permanecer enfocados y motivados a lo largo de lo que dure la tarea.

El “sentido de pertenencia” es muy importante también, sabernos parte de un equipo es donde tomamos conciencia de que lo que hago contribuye, suma, aporta al equipo, nos da esta sensación de que sin el trabajo realizado el resultado no hubiese sido el mismo. Después de todo el un lomito no tiene el mismo sabor si no tiene sal. Todos aportan al resultado final del equipo. Tomar conciencia de ello nos pone de cara a asumir más responsablemente nuestra tarea, nos desafía a buscar mayores desempeños y sentirnos parte de un propósito mayor. Esto hace que nuestros tiempos de trabajos sean más agradables y cortos dado el compromiso que nos convoca como miembros del equipo.

Este enfoque, de cómo entender el trabajo en equipo, nos motiva a nuevos niveles de responsabilidad. La “responsabilidad” es una palabra compuesta en donde combinamos las “respuestas” y las “habilidades”. Las habilidades hacen referencia a la destreza, y esta tiene que ver con la práctica, la repetición de una determinada tarea. Por lo tanto, las habilidades se desarrollan con la práctica. Combinadas ambas palabras, podemos decir, que la responsabilidad no es otra cosa que la habilidad de encontrar respuestas, respuestas a los desafíos que se nos presentan cada día en nuestros trabajos diarios. Es por ello, que los coaches desarrollamos esta capacidad de ver en cada problema una hermosa posibilidad de encontrar las respuestas, de aprender, de crecer, lejos de renegar por la situación, nos alegramos porque entendemos de que es una dificultad transformada en oportunidad.

Hasta aquí por hoy, en la próxima entrega les cuento un poco más del trabajo en equipo.

Que lo aprendido hoy no quede en nuestras cabezas dando vuelta, sino, que seamos capaces de elegir y ponerlo en práctica con acciones concretas usando estas distinciones sobre el “trabajo en equipo”.

   Nestor Lucero

Coach Profesional Senior

         



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE