Propietario de Crucero del Norte no teme a la competencia de las aerolíneas low cost

Propietario de Crucero del Norte no teme a la competencia de las aerolíneas low cost

Julio Koropeski consideró que las transportistas terrestres de larga distancia y las aerolíneas atienden a públicos distintos y que hay demanda suficiente para que puedan desenvolverse ambos negocios. Enfatizó que desde hace más de 20 años Crucero del Norte compite con líneas aéreas, especialmente en el destino Puerto Iguazú y ambos servicios crecieron. Advirtió además que los costos del transporte aéreo son altos y que solo una pequeña parte de los tickets de las low cost se venden a precios que están por debajo de esos cotos.

La apertura de los cielos del país a aerolíneas de todo el mundo –algunas de las cuales operan bajo el formato low cost- generó una ola de preocupación en el sector del transporte terrestre de larga distancia y no son pocos los empresarios de ese sector que temen no poder competir con los nuevos jugadores que operarían en todo el país.

Lejos de esa visión, el propietario de Crucero del Norte Julio Koropeski, se mostró confiado respecto a la capacidad de su empresa y del sector en general, de seguir creciendo a pesar de la llegada al mercado de nuevas opciones para el transporte de pasajeros de larga distancia.

“Nosotros ya venimos compitiendo con aerolíneas hace 20 años, especialmente en la línea a Iguazú. De acá a Puerto Iguazú tenemos 20 pequeñas localidades con gente que no utiliza o raramente va a utilizar un servicio aéreo, eso nos permitió incrementar las frecuencias. Se puede trabajar de las dos maneras, por aire y por tierra, hay pasajeros para ambos servicios”, indicó.

El empresario consideró que se está alimentando un temor, se está planteando que las empresas de ómnibus de larga distancia no van a poder competir con las líneas aéreas cuando en realidad ya lo vienen haciendo y con mucho éxito. “El servicio de ómnibus llega a todo el país, cosa que el servicio aéreo no lo hace que opera sólo donde están los aeropuertos, es decir, en las grandes ciudades”, señaló.

Como ejemplo citó el caso de Brasil, donde desde hace muchos años operan las aerolíneas más grandes del mundo, lo que no impidió que siguiera creciendo el transporte terrestre, con empresas que superan las 4.000 unidades.

Conocedor de los pormenores del negocio de las líneas  aéreas ya que el grupo Crucero del Norte opera vuelos de cabotaje en Paraguay, Koropeski desestimó la posibilidad de que las nuevas aerolíneas vayan a ofrecer grandes cantidades de tickets a precios muy bajos, que es el principal temor de muchos empresarios del transporte terrestre, dado que los costos de la operación aérea son altos.

“Mantener un avión no es lo mismo que mantener un auto y en eso no hay low cost, no hay forma de bajar los costos de mantenimiento y de operación de una aeronave”, razonó.

Indicó que las promociones que lanzan algunas de las aerolíneas terminan generando una percepción engañosa respecto a cuáles son los precios reales de viajar en avión. “De una capacidad de 150 butacas que puede tener una aeronave, a lo mejor 10 se venden a un precio promocional, pero la gran mayoría viaja pagando precios mucho mayores. En septiembre viajé en Europa, allí use las low cost y en ninguna oportunidad pagué menos de 300 euros”, relató.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE