Masacre de Panambí, el abogado de la familia Knack dijo que pedirá perpetua para los imputados

Masacre de Panambí, el abogado de la familia Knack dijo que pedirá perpetua para los imputados

Javier Millán Barredo el abogado que representa a la familia Knack, contó que hoy tienen una audiencia pero no variará el resultado. Contó que la semana próxima declararan policías, peritos y será una semana “sangrienta”, parafraseó. Sostuvo, sin embargo, que las pruebas son contundentes y adelantó que pedirá perpetua para los imputados. Dijo además que la semana que viene terminarían los testimonios.

Javier Millán Barredo . Radio Libertad

El abogado dijo que son contundentes las pruebas en cuanto a la culpabilidad de los imputados. Recordó que declaró solamente Paz, el apodado prefecturiano. “Pero acá hay pruebas genéticas que fueron realizadas correctamente”, señaló.

Señaló que la semana que viene declararán todos los policías y será “sangrienta” dijo el abogado. De todas maneras sostuvo que con lo que se probó alcanza y sobra.

Vale recordar que la investigación por la Masacre de Panambí terminó de sellar la suerte de los acusados en el laboratorio. Fue allí donde se detectó que el material genético hallado en un pasamontañas y una barreta abandonados por los ladrones en la casa de la familia Knack correspondía al ADN del prefecturiano Pablo Julio Paz y al comerciante Juan Ramón Godoy.

Además, se confirmó que la huella de uno de los pulgares de Paz estaba en una de las cajas revueltas por los asaltantes en la residencia del Kilómetro 7 de la ruta 5.

Los peritos revisaron palmo a palmo la casa donde ocurrió la matanza. Hallaron restos de piel y rastros de pisadas con sangre en distintas direcciones, muestra inequívoca de la desesperación de las víctimas para salir de la pieza donde los habían prendido fuego.
Hasta en el tejido había fragmentos de piel.
Otro indicio en contra de Godoy es una pericia hecha a su auto VW Bora, donde encontraron marcas de roce coincidentes con los signos de impacto registrados en un tronco ubicado en un camino vecinal de las afueras de Panambí. En ese paraje fue visto un Bora similar horas antes de la masacre.
La novia de Cristian Knack declaró que el muchacho, desde su cama en la unidad de cuidados críticos del hospital Madariaga, le repetía “por qué nos hicieron esto, no había necesidad” .



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE