La lucha de Ezequiel Garay y su mujer a la espera de su segundo hijo

La lucha de Ezequiel Garay y su mujer a la espera de su segundo hijo

Tamara Gorro debió ser internada de urgencia para evitar que Antonio nazca prematuramente.

La historia de amor de Ezequiel Garay y su mujer Tamara Gorro los enfrenta a otra prueba de fuego. Un obstáculo que no derriba el muro de la familia que están intentando construir. Esta vez, la modelo y presentadora española -que transita la semana 31 de su embarazo- tuvo que ser internada de urgencia en un hospital de Valencia para impedir el parto prematuro del bebé que espera del futbolista argentino y defensor del club valenciano.

Ya saben que será un varón y que se llamará Antonio, en homenaje a un amigo de la familia fallecido días antes de enterarse que Tamara había quedado embarazada naturalmente. Ambos, además, son padres de Shaila, nacida hace dos años por vía de una gestación subrogada.

Todavía en la cama del hospital, Tamara hizo público el agradecimiento a su marido por todo el apoyo que le brinda y la lucha que llevan adelante desde que decidieron ser padres. Desde una foto en la que aparece el futbolista besando tiernamente a su mujer y acariciando su panza, hasta el mensaje que Tamara le dedicó a su marido.

“Obstáculos o triunfos, da igual lo que sea… Tan sólo comprobé desde hace siete años que junto y gracias a ti, esos obstáculos los supero con facilidad y ganas. Los triunfos, lucho hasta conseguirlos. Y todo con el ingrediente fundamental: fuerza.Gracias por no dejarme sola ni un solo segundo. Esto es una hora más para escribir en el cuento de la vida, pero siempre es más bonito escribirlo en compañía. Y yo tengo al mejor acompañante. ¡Te amo con locura!”, dice en la publicación.

La respuesta de Garay no fue menos romántica, aunque más corta y contundente: “Simplemente mi campeona… ¡Orgulloso estoy de vos mi vida! ¡Te amo!”. El defensor acudió al hospital para acompañar a su esposa después del triunfo de Valencia por 3 a 0 al Leganés, por la Liga española, y no abandonó un instante a su amada.

Tamara deberá continuar en cama hasta el nacimiento de su segundo hijo, previsto para diciembre. “Familia virtual, como siempre, quiero ser yo la que les comunique cualquier situación referente a mi estado. Así lo hice desde el principio y así seguirá siendo. Lo más importante: el bebé y yo estamos bien. Al vivir un episodio más fuerte, los médicos han decidido ingresarme (internarla) unos días para ponerme una medicación y frenar el posible nacimiento prematuro del bebe. Por supuesto, el beso más fuerte va para mi gente: vosotros. ¡Os quiero!”, fue el conmovedor mensaje de la esposa de Garay desde el hospital a sus millones de seguidores en las redes sociales.

La vida les dio revancha a los Garay. En mayo de este año se habían enterado de que serán padres por segunda vez, tras haber tenido a su primera hija Shaila por una subrogación de vientre en los Estados Unidos.

Esta noticia, para una pareja que busca un hijo, siempre es esperada y muy bienvenida. Pero lo es aún más cuando el matrimonio, previo a recurrir a la fertilización asistida que derivó en el nacimiento de Shaila, pasó por varios intentos para quedar embarazados. Entre ellos 18 fertilizaciones asistidas sin éxito.

 

El problema estaba en las trompas de Falopio de Tamara y eso hizo que se inclinaran por el alquiler de un vientre, que consiste en que una mujer, de común acuerdo con la pareja, acepte que su útero reciba el embrión ya engendrado mediante la fecundaciónin vitro por esa otra persona o pareja, con el objetivo de quedar embarazada de dicho embrión, gestarlo y parirlo.

De esa manera el exdefensor de la Selección argentina y la modelo española tuvieron a Shaila, el 12 de octubre de 2015 en la ciudad estadounidense de Utah. En los días previos, Garay se encontraba afectado al seleccionado para afrontar los primeros dos compromisos de las Eliminatorias hacia el Mundial de Rusia 2018 y tuvo que dejar la concentración en la antesala del partido frente a Paraguay ya que, acorde a lo que dice la ley en Estados Unidos, los padres tienen la obligación de estar presentes en el acto.

Ahí el destino eligió el momento para hacerse presente y dar un giro. A la siguiente doble fecha de Eliminatorias, el jugador fue citado nuevamente por el entonces entrenador Gerardo Martino, pero por una lesión quedó marginado de sendos encuentros ante Brasil y Colombia. Desde ahí hasta hoy, no volvió a ser convocado. Sin embargo, a nivel clubes el jugador pasó de Rusia a España para recalar en Valencia. Su vida deportiva y familiar siguió.

Y llegó el momento de buscar un hermanito para Shaila. Al haber pasado por todo el proceso que sufrieron para lograr el embarazo, directamente recurrieron al alquiler del vientre pero otra vez tuvieron trabas en el camino: la mujer que debía quedar embarazada no lo lograba y para colmo su marido Antonio, íntimo amigo de la pareja, había fallecido. Como una señal del destino, después de enterarse de la triste noticia de la muerte de Antonio, recibieron otra diametralmente opuesta: Tamara había logrado quedar embarazada naturalmente.

 

“Me sentía preparada. Tenía ganas y de nuevo recuperé la ilusión. Me lancé al intento. Un año de preparación, quirófanos, mentiras, medicamentos, pruebas… Todo daba igual; yo tenía un objetivo. Dos tests negativos de mi gestante me empujaron para intentar quedar embarazada” compartió Tamara en la red social Instagram, confirmando la feliz noticia.

“Ahora sí que creo en los ángeles. Él (Antonio) ha hecho que lo imposible se haga realidad. Me mandó fuerzas para acabar lo que fui a empezar, lo que desde el primer momento me animó a hacer y hasta tres días antes de su fallecimiento lo vivía con tanta emoción. Hoy termina una constancia, una lucha, un propósito… SÍ… ¡Estoy embrazada! En ocho meses daré vida a una preciosidad que deseo con todas mis fuerzas que sea niño y lleve el nombre de mi ángel: Antonio”, en referencia a su amigo fallecido.

Claro que su esposo no se quedó atrás y publicó un mensaje en las redes sociales. “¡Soy el hombre más feliz del mundo! Hoy puedo decir que después de tanto luchar, se acabó el sufrimiento. ¡MI espectacular mujer está embarazada!” escribió Garay, entonces, también en su cuenta de Instagram, acompañando una foto junto a su mujer y a su hija Shaila.

El tiempo dirá si el fútbol le va a dar revancha algún día a Ezequiel Garay en la Selección. Lo seguro es que tanto a él como a Tamara, la vida les dio un regalo único e inesperado. Y están a punto de gritar el gol más importante de sus vidas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE