Una mujer fue condenada a ocho años por intentar matar y abandonar a su beba recién nacida

Una mujer fue condenada a ocho años por intentar matar y abandonar a su beba recién nacida

María Dolores Cazafús fue sentenciada por el hecho ocurrido en la localidad de Mercedes, Corrientes en el que la víctima se salvó de milagro.

Du­ran­te la fría ma­ña­na del 17 de ju­lio del 2016, una ve­ci­na de la lo­ca­li­dad de Mer­ce­des en­con­tró en el pa­tio de su vi­vien­da a una be­ba aban­do­na­da, la cual es­tu­vo muy cer­ca de la muer­te no so­lo por el cli­ma de ese mo­men­to si­no tam­bién por­que se la in­ten­tó as­fi­xiar. Por es­tos crí­me­nes, que cons­ti­tu­ye­ron un cla­ro in­ten­to de ho­mi­ci­dio, fue sen­ten­cia­da a ocho años de pri­sión la ma­dre, Ma­ría Do­lo­res Ca­za­fús.

Se­gún se dic­ta­mi­nó, la jo­ven ha­bría te­ni­do a su be­ba y después in­ten­tó as­fi­xiar­la, arro­ján­do­la lue­go al pa­tio ve­ci­no. A pe­sar de ello, la me­nor lo­gró ser sal­va­da y hoy se en­cuen­tra en buen es­ta­do, re­si­dien­do en la vi­vien­da del pa­dre y de su abue­la.
Du­ran­te el de­ba­te, Ca­za­fús nun­ca ex­pli­có por­qué in­ten­tó aca­bar con la vi­da de su pro­pia hi­ja, aun­que du­ran­te la úl­ti­ma au­dien­cia ex­pre­só su arre­pen­ti­mien­to: “So­lo le pi­do per­dón a mi hi­ja por lo que le hi­ce”, fue lo úni­co de­cla­ra­do an­te el Tri­bu­nal Pe­nal de Mer­ce­des.
Ca­za­fús ha­bía si­do de­te­ni­da al po­co tiem­po de que las au­to­ri­da­des co­men­za­ran la in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar quien ha­bía arro­ja­do a la me­nor. Se­gún se co­men­tó en aque­lla opor­tu­ni­dad du­ran­te ho­ras de la ma­dru­ga­da, al­re­de­dor de las 4, se alo­jó en el hos­pi­tal “Las Mer­ce­des” ya que ne­ce­si­ta­ba asis­ten­cia an­te los sín­to­mas del pe­rí­o­do post par­to. Gra­cias a es­to es que fue en­con­tra­da por las au­to­ri­da­des, sien­do de­te­ni­da lue­go de que cum­plie­ra con la asis­ten­cia mé­di­ca co­rres­pon­dien­te.
Des­de ese día se en­con­tra­ba alo­ja­da en la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Pri­me­ra. Si bien se in­di­có que, ya con la pe­na dic­ta­da, se­rá tras­la­da­da ha­cia una uni­dad car­ce­la­ria, no tras­cen­dió a cual pe­nal.
Lo cier­to es que los jue­ces de­ci­die­ron que pa­sa­rá pre­sa unos ocho años, por en­con­trar­la cul­pa­ble de “ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por el vín­cu­lo, en gra­do de ten­ta­ti­va”.
Se­gún se dio por pro­ba­do, du­ran­te la ma­ña­na del día se­ña­la­do de ju­lio, la mu­jer dio a luz mien­tras se en­con­tra­ba en el ba­ño de su vi­vien­da, ubi­ca­da en el ba­rrio Jo­sé Ma­ría Gó­mez de la ciu­dad mer­ce­de­ña.
Una vez que na­ció la cria­tu­ra, an­te el na­tu­ral llan­to de la in­fan­te, lle­nó su bo­ca con res­tos de pa­pe­les y lue­go la co­lo­có den­tro de una bol­sa, pa­ra as­fi­xiar­la se­gún se acu­só. Tras es­to, sa­lió a su pa­tio y lan­zó a la ni­ña ha­cien­do que atra­vie­se un mu­ro pe­ri­me­tral y cai­ga en la vi­vien­da ve­ci­na. To­do es­to lo hi­zo so­la.

Mo­men­tos des­pués de es­to fue en­con­tra­da por la pro­pie­ta­ria de la otra ca­sa, una mu­jer lla­ma­da Luz Mon­tiel, quien ob­ser­vó que al­go se mo­vía en el in­te­rior de la bol­sa, des­cu­brien­do a la re­cién na­ci­da en con­se­cuen­cia.
An­te los ner­vios de la si­tua­ción, la mu­jer avi­só a su hi­jo quien se fue di­rec­to ha­cia la co­mi­sa­ría Se­gun­da, que se ubi­ca a una cua­dra de la vi­vien­da. Mien­tras el hom­bre iba a bus­car a la Po­li­cí­a, Luz Mon­tiel cu­brió a la cria­tu­ra con una to­a­lla pa­ra in­ten­tar dar­le ca­lor, ya que en esos mo­men­tos ca­ía una des­pia­da­da ola po­lar.
El ca­bo Juan An­to­nio Oli­ve­ra fue uno de los agen­tes que se pre­sen­tó en aquel si­tio. En las cró­ni­cas del mo­men­to, el uni­for­ma­do con­tó que lo pri­me­ro que hi­zo al ver a la be­ba fue cu­brir­la con su cam­pe­ra. La ni­ña en tan­to, pre­sen­ta­ba unos dé­bi­les sig­nos vi­ta­les por lo que tu­vo que ser lle­va­da de ur­gen­cia ha­cia el hos­pi­tal lo­cal, don­de lo­gró ser es­ta­bi­li­za­da.
Va­le re­mar­car an­te el ca­so, que du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción fue pri­mor­dial es­ta­ble­cer que la jo­ven ta­pó la bo­ca de la cria­tu­ra con pa­pel, ya que es­to de­ri­vó en la ca­rá­tu­la de in­ten­to de ho­mi­ci­dio; de lo con­tra­rio la im­pu­ta­ción po­día ser so­la­men­te por aban­do­no de per­so­na, que pre­vé pe­nas mí­ni­ma: la con­de­na má­xi­ma es de seis años de cár­cel, an­te los ocho que ter­mi­nó re­ci­bien­do Ca­za­fús.

 

Presunta “mechera” detenida en Curuzú

Lue­go de que un co­mer­cio de la ciu­dad de Cu­ru­zú Cua­tiá fue­ra blan­co de un gru­po de “me­che­ros”, co­mo se lla­ma a los la­dro­nes que se ha­cen pa­sar por clien­tes pa­ra ro­bar pro­duc­tos de las gón­do­las, la Po­li­cía lo­cal de­tu­vo a una mu­jer co­mo sos­pe­cho­sa de ro­bo sim­ple. Dí­as atrás ha­bía arres­ta­do a un hom­bre por la mis­ma cau­sa.
Con res­pec­to a la de­ten­ción de la su­pues­ta “me­che­ra”, fue du­ran­te un alla­na­mien­to efec­tua­do en el ba­rrio Unión. En la ca­sa se en­con­tra­ron va­rias pren­das de ves­tir, las cua­les ha­brí­an si­do las mis­mas que fue­ron ro­ba­das del lo­cal co­mer­cial, du­ran­te el sá­ba­do, día en que tam­bién se pro­du­jo la pri­me­ra apre­hen­sión.

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE