Estudian proyecto de creación de un complejo foresto-industrial de alta competitividad en Zona Franca Industrial en Posadas

Tras la información estratégica obtenida de los informes preliminares del Inventario Forestal y Censo Nacional de Aserraderos realizados en Misiones, donde al 2017 se identifica que entre Misiones y Corrientes hay una 900 mil hectáreas forestales, sólo en Misiones se cuenta con una superficie de 419 mil hectáreas, y estas se encuentran distribuidas entre 4.693 propietarios pequeños, medianos y medianos grandes, urge pensar en proyectos que movilicen la materia prima y se industrialice la madera con valor agregado y mejor aprovechamiento de la biomasa forestal que se genera en la región.

Frente a este escenario, hay una propuesta de idea-proyecto que se encuentra en etapa de socialización por parte del subsecretario de Desarrollo Forestal, Juan Ángel Gauto, que considera que a través de la creación de un “Complejo Foresto-Industrial de Alta Competitividad en Zona Franca Industrial” se podría dar “la necesaria movilización de la materia prima excedente en la región, valor agregado a la madera y aprovechamiento de la biomasa forestal”, indicó en la entrevista con ArgentinaForestal.com

Semanas atrás, el empresario y productor forestal de la zona norte de la provincia, Ernesto Reig, junto al ingeniero agrónomo Manfredo Seifert, de la Cooperativa Agrícola Mixta de Montecarlo y vicepresidente de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Misiones (Fedecoop), plantearon el crítico escenario que atraviesan en la actividad por arrastrar desde hace varios años una abrupta caída de las ventas de rollos y, consecuencia de la sobreoferta existente, una desvalorización de precios: “Lo que pagan en el mercado por el rollo de madera es muy inferior a los que se paga en Corrientes o Entre Ríos, en el caso de Misiones”, aseveraron.

Frente a esta realidad, sumado al retraso continuo del pago de planes forestales en el marco de la operatoria de la Ley 25.080, los productores marcaron una visión muy contraria a lo que hasta ahora se había expresado desde diversos ámbitos, ya que -en representación de los silvicultores- Seifert sostuvo que “no estamos de acuerdo con prorrogar la Ley 25.080 para promocionar la plantación, en este contexto de excedente de materia prima y bajos precios. No vemos fundamentos para promover que se siga plantando con recursos del Estado que no están, y elaboramos un documento técnico que respalda nuestra posición”, sostuvo con firmeza a los funcionarios el vicepresidente de la Fedecoop.

Por su parte, Reig analizó que “tampoco la solución para el sector forestal vendrá ni con una o dos plantas de biomasa forestal en la región. Eso va a ayudar a la competitividad de la cadena forestal, pero el problema de fondo que estamos teniendo los forestadores es que hemos plantado durante las campañas 2005, 2006, 2007, 2008, y en la actualidad tenemos los rollos pero no tenemos industrias donde ubicar la producción, por un lado. En particular, tengo plantaciones en la zona de Puerto Esperanza, donde las industrias que están activas tienen su propia materia prima o compran por cupos y a precios bajos. En la actualidad, en el mercado es difícil acceder a un precio que sea un negocio rentable la actividad forestal”, explicó.

Leer: Misiones tiene un 75% de las plantaciones forestales distribuidas entre 4.693 propietarios pequeños, medianos y medianos grandes

Leer: En Misiones cerraron 167 pequeños y medianos aserraderos en los últimos dos años

Sin embargo, para las autoridades provinciales del área forestal el escenario actual “es un desafío” a superar con políticas de Estado. La realidad es que existe un excedente actual de 5 millones de toneladas de biomasa forestal en Misiones.

En este contexto, el subsecretario de Desarrollo Forestal se encuentra elaborando una idea proyecto con inversiones asociadas entre productores locales para fortalecerlos en la figura de “inversores internos” y acercarlos a potenciales “inversores externos” que se están interesados en el sector foresto-industrial de la provincia.

La propuesta se encuentra en etapa de socialización por parte del subsecretario, que considera que a través de la creación de un Complejo Foresto-Industrial de Alta Competitividad en Zona Franca Industrial en Posadas. “La idea se está presentando en sociedad, estamos trabajando sobre la realidad que enfrenta el mercado de la actividad y buscando el camino para resolver el potencial que presenta el desarrollo foresto-industrial con el mejor impacto en el territorio misionero y con los productores locales, desde sistemas combinados con pequeño y medianos plantadores y Pymes. La reconversión competitiva puede ser a través de un “paquete” de herramientas de políticas de Micro y Pymes que ya rigen en el país, pero que aún no están siendo utilizadas para plantearnos como base de políticas forestales”, indicó el funcionario en relación a 8 normas jurídicas vigentes que favorecerían la inversión forestal.

Se trata de la Ley 24.441 Fideicomisos productivos; Ley  25.080 y 26.432, hacia la nueva prórroga; Derecho de Superficie (Cód. Civil y Comercial de la Nación); Ley 27.191 y Ley 26.190. Régimen de Fomento Nacional  y Fuentes Renovables de Energía; Ley 27.320 de Participación Público Privada; Ley 24.331 Zonas Francas; Ley  27.349 Fomento al Capital Emprendedor y SAS (Sociedad Anónima Simplificada); y Ley de Tierras Nº 26.737, hacia modificación, entre otras normativas que darán seguridad jurídica a la iniciativa para generar la confianza objetiva y necesaria para los actores que se sumen a la propuesta de un asociativismo competitivo forestal.

“El diálogo y la confianza serán respaldadas por las herramientas jurídicas que ya existen, pero hay que organizarlas. En la medida que logremos que el Estado Nacional participe del proyecto y se comprometa con esta visión para la creación de una zona franca forestoindustrial competitiva, será una oportunidad de pensar en proyectos viables para los productores, con beneficios concretos y sostenidos en el tiempo a partir de la promoción industrial. Por ello, el Parque Industrial Posadas es el lugar posible para pensar en una Zona Franca para actores locales e inversores externos que buscan una zona con incentivos y determinadas protecciones”, recalcó el funcionario.

La visión sobre el escenario sectorial de la región llevó al funcionario a proponer la iniciativa para integrar la cuenca productiva. “Si el forestador misionero y correntino se asocian con un proyecto de capital externo podrían unirse también para negociar los precios de rollos, chip y raleo. Al ser accionistas, serían inversores internos, este es el concepto que queremos instalar. Ya contamos con la identidad cultural productiva tanto de pequeños, medianos o grandes propietarios establecidos realmente en territorio, con raíces en sus tierras. Por ello, la propuesta apunta a que el inversor externo sea el capital que aporte al desarrollo de la región. Todo esto tiene el desafío de lograr una visión del decisor nacional, porque contamos con un inversor interno que ha puesto mucho en esta dos décadas, y es hora que pueda consolidarse en esta actividad”, concluyó el funcionario.

 

Inversores internos

Desde la Subsecretaría se encuentran organizando reuniones con empresarios industriales, productores y profesionales para analizar la propuesta que se presentaría como una respuesta para el productor e industrial que se encuentra preocupado por la baja demanda de rollos en el mercado y el bajo precio por la madera. “Será una oportunidad que hará valorizar la oferta del mercado de biomasa forestal y del rollo de madera aserrable”, aseguró Gauto. “En el Parque Industrial de Posadas se podría establecer estos proyectos asociativos entre inversores locales y extraprovinciales o extranjeros, utilizando el marco jurídico vigente a nivel nacional y provincial, o pensar en cuáles son las medidas a adoptar para dar curso a esta iniciativa. Por ejemplo, se puede pensar en proyectos de generación de energía de biomasa forestal para el Programa Renovar, o pensar en otros tipos de proyectos de inversión de industrialización provincial con destino a la exportación”, indicó.

El funcionario confirmó que desde el área reciben consultas concretas de inversores externos, por ejemplo, de España y China, que buscan inversiones forestales, donde algunas son para proyectos de largo plazo y otras deben definirse en el corto plazo, como es en el caso de bioenergía con el programa RenovAr. “Se puede pensar en proyectos de generación de 5 megavattios, que para su puesta en marcha necesita una provisión anual de 40 mil toneladas de biomasa. Para avanzar, nos encontramos consultando con Pymes que pueden ser asociados a este proyecto y accionistas, a partir de un compromiso de abastecimiento. Este es el momento de decidir, ya que podemos acercar a los inversores –que están dispuestos a la integración de capital local- con los tenedores de las plantaciones”, explicó.

Con estos proyectos de biomasa asociados, se podría resolver el problema actual de excedente de 5 millones de toneladas por mes.

“La biomasa que se obtiene del aserradero ya es un subproducto que tiene colocación en el mercado, mientras que el resto de la biomasa esta en el bosque, por lo que hay que pensar en la movilización de todo esto con proyectos concretos, y el Estado puede fortalecer su rol de intermediario para acercar a las partes”, explicó Gauto.

Aseveró que Misiones tiene una disponibilidad de un millón de toneladas de raleo por año. “Este dato surge de la capacidad que se tiene de lo plantado, ese raleo puede ser un aporte interesante para 200 mw de generación de energía, pero es necesario llevar toda esta potencialidad a la práctica”, concluyó.

 

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE