Corrientes: falleció adolescente que habría sido drogada durante una fiesta

Corrientes: falleció adolescente que habría sido drogada durante una fiesta

Una mu­cha­cha de 15 años mu­rió ayer, lue­go de es­tar va­rios dí­as in­ter­na­da, pre­sun­ta­mente por una in­ges­ta ex­ce­si­va de co­ca­í­na que le pro­vo­có se­ve­ros da­ños ce­re­bra­les. El mar­co de la in­to­xi­ca­ción ha­bría si­do una fies­ta a don­de asis­tió la mu­cha­cha, en el ba­rrio Pa­to­no de la ca­pi­tal co­rren­ti­na. La fa­mi­lia ase­gu­ra que le ha­brí­an co­lo­ca­do al­go en la be­bi­da y que ade­más tam­bién fue gol­pe­a­da.

 

Pe­se a las gra­ves sos­pe­chas que fue­ron ver­ti­das en la pren­sa por los fa­mi­lia­res dam­ni­fi­ca­dos, tras las con­sul­tas re­a­li­za­das a la Po­li­cía pa­ra co­no­cer los de­ta­lles de la cau­sa pe­nal se es­pe­ci­fi­có que el ex­pe­dien­te aún es­tá ca­ra­tu­la­do co­mo “a­ve­ri­gua­ción de de­li­to”, con lo cual las pe­ri­cias aún in­ten­tan di­lu­ci­dar de si exis­tió al­gún cri­men con­tra la mu­cha­cha.

 

Asi­mis­mo se con­sul­tó por las le­sio­nes des­crip­tas por los alle­ga­dos, an­te lo cual se in­di­có que se­rí­an de vie­ja da­ta por lo que se pre­su­me que el fa­lle­ci­mien­to se ha­bría de­bi­do a los da­ños pro­vo­ca­dos por la sus­tan­cia alu­ci­nó­ge­na, en el cuer­po de la me­nor.

Lo cier­to es que la chi­ca es­tu­vo in­ter­na­da po­co más de una se­ma­na.
La ma­dre re­la­tó que una no­che de sá­ba­do, la chi­ca le di­jo que iba a sa­lir a una fies­ta de 15. Se­gún le co­men­tó la me­nor, lo ha­ría en com­pa­ñía de dos ami­gas.
Sin em­bar­go, al­re­de­dor de las 8 del do­min­go un jo­ven en mo­to­ci­cle­ta fue has­ta la ca­sa de la jo­ven­ci­ta y le avi­só a la ma­dre que su hi­ja es­ta­ba in­ter­na­da en el Hos­pi­tal Es­cue­la.
An­te la con­mo­ción de la no­ve­dad, la pro­ge­ni­to­ra le pi­dió al ex­tra­ño que la lle­ve ha­cia el men­cio­na­do no­so­co­mio.
En el ca­mi­no, la ma­dre di­jo que le pre­gun­ta­ba por lo que ha­bía pa­sa­do, pe­ro que el mo­to­ci­clis­ta no con­tes­ta­ba. “(El) no me de­cía na­da, no me res­pon­dí­a. So­lo me con­tó que lle­vó a mi hi­ja al hos­pi­tal, que la ayu­dó y que ella le mor­dió la ma­no cuan­do qui­so ayu­dar­la”.
No fue mu­cho el tiem­po en el que la jo­ven es­tu­vo in­ter­na­da en el Es­cue­la, ya que por su edad se de­ci­dió que fue­ra tras­la­da­da ha­cia el hos­pi­tal Pe­diá­tri­co.
La ma­dre co­men­tó que los mé­di­cos acu­sa­ron se­ve­ros da­ños ce­re­bra­les a cau­sa de un con­su­mo ex­ce­si­vo de co­ca­í­na.
Asi­mis­mo, la pro­ge­ni­to­ra no pu­do es­pe­ci­fi­car el lu­gar don­de se de­sa­rro­lló la fies­ta. Tam­po­co co­no­cía a la jo­ven que fue aga­sa­ja­da en la opor­tu­ni­dad.
“E­lla te­nía gol­pes en to­do el cuer­po, co­mo si hu­bie­ra que­ri­do de­fen­der­se y la trom­pe­a­ron has­ta de­jar­la in­cons­cien­te”.
Otro da­to que se su­po en cuan­to a las le­sio­nes es que al­gu­nas se ha­brí­an en­con­tra­do en la zo­na oc­ci­pi­tal, es de­cir par­te de la nu­ca.
El ca­so es­tá sien­do lle­va­do en la co­mi­sa­ría De­ci­mo­se­gun­da, por asun­tos de ju­ris­dic­ción.
Has­ta el mo­men­to no ha­bría ele­men­tos cer­te­ros que apun­ten a que la me­nor ha­bría si­do en­ga­ña­da u obli­ga­da pa­ra que in­gie­ra al­gu­na sus­tan­cia.
Va­le acla­rar, con res­pec­to a la muer­te, que pri­me­ra­men­te hu­bo ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias que se co­no­cie­ron en la pren­sa con res­pec­to al de­ce­so.

Si bien pri­me­ra­men­te se ha­bía di­cho que la jo­ven ha­bía muer­to, des­de una emi­so­ra lo­cal ase­gu­ra­ron que en re­a­li­dad se tra­tó de una con­fu­sión ya que la me­nor ten­dría “muer­te ce­re­bral”, por lo que la fa­mi­lia re­a­li­zó una ma­la in­ter­pre­ta­ción. Sin em­bar­go, se con­sul­ta­ron a las au­to­ri­da­des que lle­van ade­lan­te la cau­sa pe­nal y con­fir­ma­ron que la jo­ven de­jó de exis­tir. Se­gún se ase­gu­ró, la muer­te se pro­du­jo al­re­de­dor de las 10:30, pro­duc­to de un pa­ro car­dio­res­pi­ra­to­rio. Otro da­to que des­pe­jó du­das fue que se in­di­có que el cuer­po de la ado­les­cen­te fue lle­va­do ha­cia el Ins­ti­tu­to Mé­di­co Fo­ren­se, con la fi­na­li­dad de que se re­a­li­ce la co­rres­pon­dien­te au­top­sia pa­ra co­no­cer las cau­sas de la muer­te.
En pa­ra­le­lo, los alle­ga­dos de la jo­ven­ci­ta in­di­ca­ron que in­clu­so fue­ron ame­na­za­dos pa­ra que no de­nun­cien del ca­so an­te la Po­li­cí­a. Quie­nes ha­bría efec­tua­do las in­ti­mi­da­cio­nes fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo “El ne­gro” Mo­ro y “Ye­ye”, aun­que no se ex­pli­có el por­qué de las ame­na­zas. (Diario Época)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE