“Van a morir todos”: un alumno entró con un arsenal a su escuela y la policía evitó que cometiera una masacre

“Van a morir todos”: un alumno entró con un arsenal a su escuela y la policía evitó que cometiera una masacre

Un confuso y peligroso hecho se vivió a finales de la última semana en una escuela pública de Ramos Mejía, pero la historia trascendió ahora. Un estudiante de tercer año ingresó al colegio con armas y municiones, dispuesto a cometer una masacre dentro de la entidad educativa. Por fortuna, no pudo cumplir su propósito y no hubo heridos.

El hecho ocurrió durante la mañana del viernes en la Escuela secundaria N° 46 Félix Bogado, en Ramos Mejía. Un estudiante de 14 años, identificado con las iniciales T. L., acudió al establecimiento con dos armas de guerra, un cuchillo de caza y decenas de municiones, preparado para atacar a sus compañeros en algún momento de la jornada.

Según pudo averiguar Infobae de fuentes policiales, el alumno llevaba en sus prendas una pistola Bersa Thunder calibre .380 con 13 cartuchos intactos en su cargador y uno en la recámara. Además, en uno de los bolsillos de su campera tenía un cuchillo de caza tipo “Bowie”.

Como si fuera poco, el alumno de 14 años portaba dentro de su mochila un pistolón Safari calibre .13 con un cartucho intacto y otro servido en su doble recámara. También había una caja de 20 balas calibre .380 Magnum, seis cartuchos intactos de calibre .13 y 16 balas calibre 12/70.

A primera hora de la mañana, el joven publicó en su cuenta de Snapchat un video escalofriante en el que amenazaba con cometer una masacre dentro de la escuela.

“Ya no hay vuelta atrás. Bang bang”, escribió en el video, mientras el chico se acercaba a la entrada del colegio. Luego, el documento continuó con las imágenes de diversos alumnos jugando en el patio del instituto durante un recreo y la frase escrita: “Van a morir todos”.

El video finaliza con fotos de su arma dentro de la escuela y más frases sueltas: “Al fin es el gran día. Quién diría que terminaría así. Llegó mi fin”, sentenció.

La policía tomó conocimiento del caso después de un llamado al 911. Así, efectivos de la Comisaría Noroeste 6° acudieron a la institución, donde corroboraron con el director de la misma que el alumno en cuestión se encontraba dentro de la entidad.

Algunas versiones indican que el llamado al 911 fue efectuado por compañeros del alumno, mientras que otras afirman que el propio joven llamó al servicio de emergencia, advirtiendo que tenía la intención de suicidarse dentro de la entidad.

“Fue muy extraño lo que pasó. Él quería hacer algo para irse de la escuela. Tenía muchos problemas en casa”, dijo ante la prensa Nicolás, el padre de uno de los compañeros de curso.

“Muchísimos padres nos quedamos sorprendidos, ya que era un estudiante muy querido en el curso. Era el delegado de la clase y representaba a todos sus compañeros”, añadió.

La policía contactó al joven e incautó de inmediato las dos armas, las municiones y el cuchillo que cargaba.

Aún no quedó definido si en algún momento de la mañana se llegó a disparar un tiro con alguna de las armas. Lo cierto es que, después de las averiguaciones pertinentes, se reveló que tanto las armas como las municiones pertenecían al padrastro del joven, quien las tenía registradas ante el RENAR.

La causa quedó caratulada como “Tenencia ilegal de arma y munición de guerra” y las armas fueron devueltas a sus padres.

El mismo colegio Bogado atravesó una semana difícil respecto a los peligros con las armas. Pocos días antes, se produjo una amenaza falsa de bomba que obligó a evacuar de inmediato la institución.

Aún no se pudo determinar cómo continuará la situación del menor, pero sí quedó corroborado que, debido a la rapidez del accionar de las fuerzas de seguridad, se logró evitar una tragedia de enormes dimensiones.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE