Corrientes elige hoy gobernador entre la continuidad del Radicalismo/Cambiemos y el PJ

Es continuidad o cambio. No hay otras alternativas, en esas dos opciones se condensa la oferta electoral conformada por tres fórmu­las de candidatos a goberna­dor y vice que los 810.000 correntinos habilitados para votar tendrán hoy en los 2.560 cuartos oscuros dis­puestos en las 254 escuelas de toda la provincia.

La elección, que definirá el destino de Corrientes tras 18 años de radicalismo, mar­cará la reanudación del ca­lendario electoral nacional que tiene estipulado para el próximo 22 de octubre las elecciones legislativas.

A priori, la compulsa de hoy se vislumbra muy reñida y polarizada entre el radical disciplinado Gustavo Adolfo Valdés (ECO+Cambiemos) y el peronista moderado Car­los Mauricio Espínola (Co­rrientes Podemos Más).

El tercero en competencia es el macrista puro Sebas­tián Ríos Brisco (Proyecto Popular), que se­gún los pocos son­deos de opinión que se dieron a co­nocer no lograría perforar el 2% de los sufragios.

Así las cosas, el segmento de indecisos que hasta hace una semana rondaba entre el 7 y el 10% sería decisivo para inclinar el resultado de las urnas (ver página 4).

Aunque parezca un con­trasentido, Valdés, que ha recibido el apoyo del gobier­no de Mauricio Macri, no encarna el cambio. Tiene el slogan de Cambiemos, pero hasta su compañero de fór­mula (Gustavo Canteros) es de segunda mano.

Jaqueado el espíritu de Cambiemos por los 16 años que el apellido Colombi lleva en el poder, el actual diputa­do nacional Gustavo Valdés tuvo que sortear el brete en el que quedó entrampado, con otro mensaje de campaña: “Somos un equipo” y “Una gran oportunidad”. Sin votos ni predicamento, el candida­to traccionó su esperanza en la figura de Horacio Ricardo Colombi, su mentor, y en el Gobierno Nacional mediante la propuesta de “alineación” directa: Nación, Provincia, Municipio. La alianza oficia­lista ya ganó en junio pasado las elecciones municipales en la Capital, el principal distrito de la provincia, un antecedente firme, pero es­casamente determinante a la hora de evaluar los nombres de los competidores: Fabián Ríos y Eduardo Tassano.

Mauricio Macri jugó fuerte en el distrito, hasta la últi­ma semana hizo una pasada por la provincia (en el Iberá, su gran desvelo) y compar­tió escenario con Colombi, del que volvió a burlarse sin misericordia. Casi todo el Gabinete nacional paseó por Corrientes, sin embargo pese al despliegue, la Casa Rosada arriesga poco, tiene calculado el provecho y la contingencia del resultado electoral. Un triunfo le daría la oportunidad de abonar el mensaje del cambio, expo­niendo el pasado kirchne­rista de Carlos “Camau” Es­pínola; como contrapartida una derrota no haría mella a su imagen, el peso electoral de Corrientes en el concierto nacional es nulo. Además le permitiría sacarse de encima una administración (radical) que sólo acumula estadís­ticas negativas y no para de pedir.

Aunque Valdés es la apuesta de Macri (él lo pi­dió), sabe que detrás está Ricardo Colombi, el gordito que se está llevando todo a la panza, hasta el Tamborcito de Tacuarí, según lo cargó en público en Concepción. Pa­radójicamente, los socios de Macri aquí no representan lo que su gobierno pregona.

Carlos Espínola, que tiene muy buena imagen, pasa­do borrascoso y un partido indómito que no lo termina de digerir como líder, encar­na el cambio en Corrientes. No le será difícil ponerse de acuerdo con la Casa Rosada y ya hizo gestos en ese sen­tido. Lleva como compañero al cómico Nito Artaza, un ra­dical de buena relación con Massa, que le dio a la fór­mula un empuje inesperado. Ambos tienen, por sí, el mar­keting que Valdés-Canteros no consiguen si no es a ori­llas de Colombi.

La tercera fórmula es ma­crista, con sello prestado, Sebastián Ríos Brisco, fun­dador del PRO en Corrientes que tuvo que hacer rancho aparte para forjarse una can­didatura. Lo acompaña Lore­na Macri, una pariente lejana del Presidente que vive en Corrientes. Se definen como los genuinos intérpretes de Cambiemos y despotri­can contra el radicalismo y ECO. “Son socios por conve­niencia”, dice Ríos Brisco, y afirma: “Nosotros somos el cambio”.

Y de eso se trata la elección de hoy en Corrientes: elegir algo nuevo o lo que ya se co­noce. (L.A.S).s



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE