Mauricio Macri volvió a subirse al colectivo del “falso” viaje

Mauricio Macri volvió a subirse al colectivo del “falso” viaje

Que el colectivo estaba estacionado y no se movió. Que estaba fuera de servicio. Que sí realizó un recorrido pero luego por motivos de seguridad se estacionó y de ahí trascendieron las fotos que hacían presumir que la escena había sido armada. Luego de la polémica que el año pasado generó su viaje en micro en Pilar, esta mañana Mauricio Macri volvió a desembarcar en el municipio decidido a desafiar a las críticas: se subió al mismo interno de la línea 520 y realizó el mismo recorrido que, supuestamente, había realizado 365 días antes.

Acompañado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich y la primera candidata a diputada Graciela Ocaña, el Presidente fue recibido por el intendente local, el macrista Nicolás Ducoté que busca reforzar su campaña para dar vuelta el resultado de las PASO, donde cayó ante la lista de Unidad Ciudadana.

“Nos tomamos el mismo colectivo e hicimos el mismo recorrido, desde Villa Luján hasta Derqui. Pero esta vez, como había prometido el Presidente hace un año, el viaje no fue por calles de tierra, sino asfaltadas”, destacó Ducoté, en diálogo con Clarín.

El año pasado, en su vuelta de la Asamblea General de la ONU, Macri había elegido Pilar para anunciar el Plan de Mejora del Conurbano y la renovación integral de los corredores del transporte público.

Fue en un acto a puertas cerradas que le valió críticas ya que luego surgieron fotos que mostraban una escena aparentemente armada: el colectivo estacionado en un descampado, con autos de la custodia presidencial a su alrededor.

Y, también, hubo quienes apuntaron que los pasajeros que posaron para la foto junto a Macri arriba del colectivo eran “extras”.

Hoy, según confió Ducoté, varios de esos vecinos volvieron a subirse al colectivo. “El sábado, durante el último timbreo, les avisamos que iba a venir el Presidente otra vez, para que se sumaran”, aclaró Ducoté. El viaje esta mañana duró “media hora”: tomaron el colectivo desde la puerta de un jardín de infantes, en el que el Presidente se reunió previamente con los docentes y chicos; y fueron hasta el barrio Santa Ana. Al colectivo lo siguió de cerca la custodia del Presidente.

“Este es un lugar que el Estado tenía muy abandonado. Por eso, la vez pasada, los vecinos le decían a Mauricio que no creían que iba a hacer estas obras. Y hoy le dijeron que se está avanzando más de lo que se hizo en décadas. Este Gobierno cumple”, insistió Ducoté.

Aunque no fue incluida en la agenda oficial, fue la primera actividad del día de Macri. Y no la última. Con ritmo de campaña, luego el mandatario siguió camino rumbo a San Miguel, tierra gobernada por el vidalista Jaime Méndez, delfín del ministro de Gobierno provincial -y ex massista- Joaquín de la Torre.

Allí inauguraron el primer tramo de las obras de la ruta 8. “Nos quisieron engañar de que esto iba a ser así siempre. Pero los argentinos no somos parte del problema sino de la solución”, sostuvo Macri en su discurso. Y resaltó que “esto es un cambio definitivo para más de 250 mil personas que usan este corredor permanentemente, que era intransitable por falta de mantenimiento, de espacio, de veredas y de iluminación”.

En tanto, Vidal precisó que “son más de treinta las rutas que hoy tienen obras en la provincia de Buenos Aires, miles de kilómetros que se hacen realidad y más de seis mil cuadras asfaltadas que alimentan la esperanza de que esta vez en serio, esta vez avanzamos de verdad”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE