Se reaviva la polémica en Entre Ríos con fuertes críticas a Macri y Etchevehere por promover radicación de pasteras en el país

El consenso general al que llegaron esta semana con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, para trabajar en conjunto con gobernadores de provincias forestales como Misiones, Corrientes y Entre Ríos y los integrantes de la Mesa de la Cadena Foresto-industrial -espacio que coordina la Sociedad Rural Argentina- generó las esperadas reacciones de sectores de la sociedad entrerriana que rechaza la instalación de estas fábricas en su territorio por considerar “industria contaminante”, lucha que sostiene la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú y referentes políticos desde el conflicto por la instalación de Botnia-UPM en Fray Bentos, Uruguay, hace 10 años atrás y que terminó en la Corte Internacional de la Haya.

La falta de competitividad en la cadena foresto-industrial impacta en múltiples sectores de esta actividad, perjudicando las economías regionales, afectando desde la producción forestal, viveros, cosecha forestal, aserraderos, fábricas de muebles, e incluye la paralización de inversiones en el sector de Celulosa y Papel, en relación al desarrollo logrado en los países vecinos como Brasil y Uruguay.

El presidente Mauricio Macri, después de muchos años, volvió a instalar en la agenda política al sector foresto-industrial al recibir el martes -en la Casa Rosada, en Buenos Aires- a representantes de la Mesa de la Cadena Foresto-Industrial (integrada por todos los eslabones de la cadena, incluido el sector gremial y empresario de celulosa y papel), encuentro que además contó con la presencia de los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Corrientes, Ricardo Colombi; y de Misiones, Hugo Passalacqua. Entre los temas centrales conversados, se incluyó la necesidad de generar el escenario propicio para el aprovechamiento de la superficie forestada disponible en el país, que ronda el 13, millones de hectáreas, de las cuales el 80% se localizan en la región de la Mesopotamia.

Los representantes de la Mesa sectorial presentaron un informe de situación y recomendaciones, entre las que puntualmente piden la derogación de leyes en las provincias de la región:

Entre Ríos: Derogación de la Ley 9.759, ley de la madera y de la ley 9.644, contraria a la industria de la celulosa.

Misiones: Derogación de la Ley 4.438, de insalubridad de la industria celulosa y el papel, y la eliminación del cobro de Ingresos Brutos a las exportaciones.

Corrientes: Establecer un marco regulatorio al artículo 61 de la constitución provincial, que de previsibilidad a esta actividad (consideran una traba la Ley de Tierras que prevé que los extranjeros no pueden comprar más de 10.000 hectáreas, cuando según el sector se precisan unas 200.000 para instalar una pastera).

“Entre 2000 y 2015, la superficie plantada en Latinoamérica aumentó un 55%. En ese período, en Brasil se expandió 49%; Chile, 57%; Uruguay, 69%; mientras que en la Argentina sólo creció 12%. Hoy Brasil es el principal exportador mundial de pulpa para papel. De 1990 a 2015, Brasil invirtió en el sector más de US$ 20 mil millones, Chile US$ 8 mil millones y Uruguay US$ 3 mil millones. Esto les permitió a Brasil exportar US$ 9 mil millones en 2016, pasando de representar el 4% de las exportaciones mundiales de pulpa de papel, al 20%; Chile, exportando cerca de $US 6 mil millones pasó del 2% a 9% y la R.O. del Uruguay, exportó US$ 1,2 mil millones de dólares, pasando del 0 al 3%. Mientras, en Argentina la última inversión “greenfield” en plantas de celulosa y papel fue en 1982 (Alto Paraná) y el sector tiene un alto déficit comercial”, expusieron en el informe del sector privado.

 

 

La otra mirada: el temor por la contaminación

 

En la semana, las críticas repercusiones en rechazo a esta industria fueron creciendo, y se hicieron eco en los medios locales de Gualeguaychú y Concordia.

Legisladores y ambientalistas expresaron su malestar al tomar conocimiento de que participaron el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y el dirigente rural entrerriano Luis Etchevehere, en la búsqueda de lograr apoyo para recuperar competitividad en toda la cadena foresto-industrial del país, incluida la producción de Celulosa y Papel.

Los concejales oficialistas del Frente para la Victoria (FpV) le contestaron en un duro comunicado, donde reafirman su rechazo a estas industrias por considerar luego del discurso que el presidente de la Sociedad Rural Argentina dio en la “Expo Sur Entrerriano 2017”, donde habló a favor de las pasteras.

“No podemos permitir que los lobbistas del poder sigan operando para hacer claudicar a los pueblos ribereños en su lucha por vivir en un ambiente sano y con dignidad. No podemos permitir que después de tantos años de lucha venga el Presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, a nuestra propia ciudad y en nuestra propia cara diga las barbaridades que dijo, presentando a la industria de las papeleras como una oportunidad derrochada por nuestro pueblo”, resaltaron en el comunicado publicado por Diario Junio, de Concordia.

“Además del asedio de la instalación de una tercera gran pastera en el Uruguay, hay quienes quieren instalar papeleras en la orilla argentina”, sostuvieron los concejales oficialistas. “Etchevehere parece desconocer la lucha ambiental que lleva adelante el pueblo entrerriano, y si no la desconoce, es un provocador. Sus dichos en la Expo Sur Entrerriano 2017 ofenden a nuestro pueblo y a su lucha. Para esta región, tanto ambiental como económicamente, esto es gravísimo. Y hay un agravante más, y es que ésta voluntad de instalar papeleras en la orilla argentina no solo atenta contra la vida, el ambiente, la salud y la economía de nuestros pueblos, sino que es un golpe a su coherencia, a su identidad y a su lucha por el derecho a vivir en un “ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras”, condenaron.

“Las papeleras contaminan sin importar en qué orilla de un río se encuentren ubicadas. No hay que ser un iluminado para saberlo. Pero para decirlo, entre otras cosas, hay que ser coherente, profundamente coherente”, concluyeron.

Agravios públicos, desde “ignorantes” hasta “corruptos”

 

Las declaraciones corresponden al ambientalista Martín Alazard, en una entrevista publicada por el diario El Día, que expone el nivel y todo tipo de críticas que despertó la decisión de Mauricio Macri de recibir, por primera vez, a integrantes de la Mesa de la Cadena Foresto-industrial para analizar medidas que aporten a mejorar la competitividad, atraer inversiones, generar empleo y promover el uso de la madera en la construcción. Los ambientalistas apoyarían la construcción de viviendas de madera, pero rechazan de plano la industria celulósica.

Los primeros en manifestar su rechazo fueron los concejales del Frente para la Victoria. Luego, los ambientalistas se sumaron a las críticas.

Sobre el encuentro, el gobernador Bordet dijo que “esta Mesa Forestal es para ponernos de acuerdo en acciones que tiendan a mejorar las condiciones de competitividad del sector forestoindustrial. Le manifesté al Presidente que Entre Ríos es una de las pocas provincias que tiene exento en Ingresos Brutos a toda la industria y por supuesto al sector foresto-industrial”.

Por su parte, el ambientalista Martín Alazard criticó duramente la posibilidad de impulsar la industria celulósica en Entre Ríos, incluso en Uruguay. Manifestó que “la construcción de viviendas de madera es un viejo reclamo de la Asamblea. Queremos que se utilice la madera para la construcción de viviendas porque es algo excelente, sobre todo por la gran cantidad de mano de obra que utiliza, pero no escapa a nuestro saber y entender que esta es la cortina de humo para venirse con la derogación Ley de la Madera en Entre Ríos y la instalación de nuevas pasteras”, advirtió.

Alazard denunció que hay “empresarios de alto nivel, muy amigos del poder, que están de la mano con el Presidente de la República; ya lo han dicho y lo hemos escuchado en otras oportunidades: son los que presionan y presionaron a través del Presidente e incluso al Gobernador de la Provincia” y agregó: “Hay legisladores que impulsaron la derogación de la Ley de la Madera para cambiarle el rumbo a lo que el pueblo de Gualeguaychú y Entre Ríos”, expresó contra la industria pastera.

Cuestionó la posibilidad de que avance la industria de pasteras: “Seamos claros: las industrias pasteras son consideradas una de las más contaminantes del mundo. Y si impulsan la creación de pasteras en nuestro territorio, o son ignorantes o son corruptos. No cabe otra expresión, lamentablemente”, cerró el ambientalista.

Por otra parte, también al diario El Día el viceintendente de Gualeguaychú , Jorge Maraday, expresó enfáticamente que: “Nos oponemos a todo tipo de instalación de pasteras. Nos llamó la atención la reunión por lo que vamos a tener una comunicación con Gobernación para aclarar algunos puntos” y agregó que “la zona norte de la provincia está de acuerdo con la foresto-industria”.

Respecto a la posible instalación de nuevas pasteras en la provincia, Maraday opinó: “No creo que Bordet se suicide políticamente con una medida así; vamos a hablar con el Gobierno, no creo que el Gobernador esté en la sintonía de crear una nueva pastera. Estoy convencido y sería una frustración muy grande”, expresó.

“Es nefasto”, dijo el concejal Sobredo

El concejal de Nuevo Encuentro, Andrés Sobredo, en el trascurso del programa ‘Por la Vida’, que se emite en Radio Máxima, dijo que lo sucedido en la reunión de la Mesa Foresto Industrial que convocó el presidente Mauricio Macri y de la que participó el gobernador Gustavo Bordet, “es una nueva cachetada a Gualeguaychú y a las organizaciones ambientales”. Calificó de “personaje nefasto” al presidente de la Sociedad Rural Argentina –que fue el impulsor del encuentro entre las autoridades y los forestales- y, ante la posibilidad de que en Entre Ríos se instalen pasteras, denunció “el silencio” de los senadores nacionales Alfredo De Angeli y Guastavino y de los legisladores provinciales Juan Bahillo, Leticia Angerosa y Nicolás Mattiauda, todos ellos de Gualeguaychú.

Sobredo señaló que “es una nueva cachetada a toda la ciudad de Gualeguaychú y a todas las organizaciones ambientales que vienen, desde hace mucho tiempo levantando la bandera no solo de la lucha contra Botnia sino también de otras luchas ambientales que se han ido replicando en el resto del país. Que personajes nefastos, como el presidente de la Sociedad Rural Argentina hable tan livianamente de un negocio millonario para Entre Ríos y que eso en teoría va a repercutir en la vida de Gualeguaychú o en el resto de la provincia, es cuanto menos incoherente”.

En tal sentido, Sobredo dijo que el titular de la Rural “al mismo tiempo que sostiene esto, el presidente de la Sociedad Rural habla del cambio climático y cómo las inundaciones perjudican al campo y a la agroindustria. Por un lado habla de una inversión industrial que va a afectar severamente al ambiente y por el otro pide subsidios al Estado por los perjuicios que generan las inundaciones a la actividad agro ganadera”.

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE