El misterio de la nena atrapada: “Frida” no figura en los registros y ningún familiar la reclama

El misterio de la nena atrapada: “Frida” no figura en los registros y ningún familiar la reclama

El caso de la niña Frida, la pequeña supuestamente viva que se encuentra bajo una montaña de escombros de la escuela privada Rébsamen, al sureste de la capital mexicana, se torna cada vez más confuso, mientras que todavía los rescatistas no logran sacarla de lugar donde se encuentra.

Lo más extraño es que los padres de la niña no han aparecido para reclamarla y ni siquiera se sabe si su nombre es correcto, pues en las últimas horas han comenzado a ser llamada por los medios “Frida Sofía”.

Ayer inclusive circularon toda clase de versiones, entre ellas que había otros tres adolescentes resguardados bajo una pesada mesa de mármol o de acero, y dos personas más, no se sabe si adultos o niños en la escuela, donde se han contabilizado hasta ahora 27 muertos, entre ellos 23 niños.

Lo cierto es que dos personas fueron sacadas entre los escombros al caer la noche mientras en algún momento circuló el rumor de que Frida ya había sido extraída.

Cientos de rescatistas siguen laborando en el sitio en busca de víctimas, pero cunde el escepticismo sobre si Frida aparecerá en algún momento.

Los rescatistas han empleado toda clase de recursos para mantener con vida a la presunta niña y no perder la comunicación lograda desde ayer, pero empieza a haber mucha incredulidad sobre si realmente es una niña o si de verdad existe esta persona o sólo estaría siendo confundida con otra.

“Hija, ¨Me escuchas?”, preguntaban anoche los miembros del numeroso equipo de salvamento a la a niña sepultada bajo toneladas de escombros en el colegio, ubicado en la zona de clase media conocida como Coapa.

Los rescatistas debieron exigir silencio a todos los presentes, incluidos los cientos de personas que se arremolinaban a las afueras del cerco tendido a varias calles a la redonda, para poder escuchar la vocecita de la niña.

Durante repetidas ocasiones, desde temprano, ANSA pudo constatar cómo se hicieron “pausas de silencio” para poder afinar el oído de los encargados de la difícil operación de búsqueda, que se complicaba a cada momento a medida que los avezados paramédicos se aproximaban a Frida.

En el espacio de rescate, donde se hallaban las canchas del colegio, en la municipalidad Tlalpan, un marino que lideraba el rescate, trataba de alentar a la niña para dar una “prueba de vida”.

“Alguien está ahí? pega tres veces, pega tres veces, hija! ¨Me escuchas?!”, gritó mientras todo el mundo se plegaba a la orden de guardar un absoluto silencio.

Con ayuda de un “escáner térmico”, se pudo detectar que la niña se hallaba en buenas condiciones.

Para llegar hasta la niña hubo que excavar removiendo un amasijo de varillas, concreto y piedras.

Anoche, un nuevo sismo con epicentro en Oaxaca hizo detonar la alarma a mitad del rescate, y en cierto momento se difundió que estaba a punto de caer una planta adyacente sobre la zona de rescate que está severamente inclinada, por lo que se lanzaron llamados para conseguir barras de acero para apuntalarlo.

No obstante, la niña Frida sigue siendo el gran misterio del terremoto del pasado martes y el mismo ministro de Educación Pública, Aurelio Nuño, admitió a la televisión que podría tratarse de “una confusión”.

El caso de la niña Frida, la pequeña supuestamente viva que se encuentra bajo una montaña de escombros de la escuela privada Rébsamen, al sureste de la capital mexicana, se torna cada vez más confuso, mientras que todavía los rescatistas no logran sacarla de lugar donde se encuentra.
Lo más extraño es que los padres de la niña no han aparecido para reclamarla y ni siquiera se sabe si su nombre es correcto, pues en las últimas horas han comenzado a ser llamada por los medios “Frida Sofía”.

Ayer inclusive circularon toda clase de versiones, entre ellas que había otros tres adolescentes resguardados bajo una pesada mesa de mármol o de acero, y dos personas más, no se sabe si adultos o niños en la escuela, donde se han contabilizado hasta ahora 27 muertos, entre ellos 23 niños.

Lo cierto es que dos personas fueron sacadas entre los escombros al caer la noche mientras en algún momento circuló el rumor de que Frida ya había sido extraída.

Cientos de rescatistas siguen laborando en el sitio en busca de víctimas, pero cunde el escepticismo sobre si Frida aparecerá en algún momento.

Los rescatistas han empleado toda clase de recursos para mantener con vida a la presunta niña y no perder la comunicación lograda desde ayer, pero empieza a haber mucha incredulidad sobre si realmente es una niña o si de verdad existe esta persona o sólo estaría siendo confundida con otra.

“Hija, ¨Me escuchas?”, preguntaban anoche los miembros del numeroso equipo de salvamento a la a niña sepultada bajo toneladas de escombros en el colegio, ubicado en la zona de clase media conocida como Coapa.

Los rescatistas debieron exigir silencio a todos los presentes, incluidos los cientos de personas que se arremolinaban a las afueras del cerco tendido a varias calles a la redonda, para poder escuchar la vocecita de la niña.

Durante repetidas ocasiones, desde temprano, ANSA pudo constatar cómo se hicieron “pausas de silencio” para poder afinar el oído de los encargados de la difícil operación de búsqueda, que se complicaba a cada momento a medida que los avezados paramédicos se aproximaban a Frida.

En el espacio de rescate, donde se hallaban las canchas del colegio, en la municipalidad Tlalpan, un marino que lideraba el rescate, trataba de alentar a la niña para dar una “prueba de vida”.

“Alguien está ahí? pega tres veces, pega tres veces, hija! ¨Me escuchas?!”, gritó mientras todo el mundo se plegaba a la orden de guardar un absoluto silencio.

Con ayuda de un “escáner térmico”, se pudo detectar que la niña se hallaba en buenas condiciones.

Para llegar hasta la niña hubo que excavar removiendo un amasijo de varillas, concreto y piedras.

Anoche, un nuevo sismo con epicentro en Oaxaca hizo detonar la alarma a mitad del rescate, y en cierto momento se difundió que estaba a punto de caer una planta adyacente sobre la zona de rescate que está severamente inclinada, por lo que se lanzaron llamados para conseguir barras de acero para apuntalarlo.

No obstante, la niña Frida sigue siendo el gran misterio del terremoto del pasado martes y el mismo ministro de Educación Pública, Aurelio Nuño, admitió a la televisión que podría tratarse de “una confusión”.   (Ámbito)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE