Nuevamente, la Nación recorta fondos y destinaría a la Ley de Bosques Nativos apenas 556 millones de pesos

El Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2018 enviado al Congreso asigna para la gestión de la Ley 26.331 apenas 550 millones de pesos para la protección de todos los bosques de la Argentina, apenas el 6.5% de lo estipulado por la Ley de Bosques, confirmaron desde la Fundación Vida Silvestre Argentina, entidad ambiental que reaccionó con preocupación ante la noticia.

En los últimos días, el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, presentó ante el Congreso el “Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2018”. En el artículo 16 del mismo se asignan 556 millones de pesos al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, en virtud de lo establecido por Ley N° 26.331. Sin embargo, el monto estipulado corresponde apenas al 6.5% de lo que debiera asignarse a la protección de nuestros bosques si se cumpliera la ley.

“La Ley Nº 26.331 (la comúnmente conocida como Ley de Bosques) es clara. En su artículo 31 estipula que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos estará integrado por las partidas presupuestarias que no podrán ser inferiores al 0.3% del presupuesto nacional. Ese 0.3% para 2018 debiera ser de 8.700 millones de pesos, una cifra muy superior a los 560 millones estipulados en este proyecto”, reclaman desde la organización ambiental en un comunicado oficial.

El Fondo también debiera recibir el 2% del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

 

Cumplir con la ley

“Lo único que estamos pidiendo es que se cumpla la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Sin el adecuado estímulo financiero previsto por la Ley de Bosques las provincias se ven imposibilitadas de fortalecer, de manera apropiada, su capacidad de fiscalización, control y vigilancia. Por otro lado, los propietarios de áreas con bosques nativos no reciben estímulos para desarrollar el uso sustentable o compensaciones por las áreas que deben destinarse exclusivamente a la conservación. Mientras el gobierno de turno desoye el pedido de la sociedad, la deforestación continúa, se pierden bosques, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable” explicó Manuel Jaramillo, director general de Fundación Vida Silvestre Argentina.

A partir de la difusión de esta información, desde la Fundación mostraron su preocupación frente a la reiteración de una situación que se genera cada año desde la sanción de la Ley de Bosques. Los más de 50 millones de hectáreas de bosques nativos, declaradas por la sumatoria de las provincias argentinas en sus leyes de ordenamiento territorial no pueden cuidarse con un presupuesto de 556 millones de pesos al año. En definitiva estamos pensando que 10 pesos alcanzan para cuidar una hectárea de bosque un año completo.

Desde su implementación, la Ley de Bosques nunca pudo contar con su presupuesto completo, y recibió menos del 10% del presupuesto que les correspondería.

“Entre 2010 y 2017 los bosques recibieron 2.481 millones de pesos en vez de los 27.440 millones que le correspondía. Apenas el 9% de lo estipulado por la ley. El proyecto de Presupuesto 2018 continúa con esta tendencia asignando apenas el 6.58 de los 8.700 millones de pesos que le correspondería. Mientras se discute el Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el ejercicio 2018, es fundamental que el reclamo por nuestros bosques sea escuchado y que éstos puedan contar por primera vez con el presupuesto que la ley estipula. La ventaja de este proyecto de ley es que en su artículo 53 crea el Fondo Fiduciario para la protección ambiental de los bosques nativos que debería contribuir a la agilidad de implementación de los escasos fondos asignados”, expresó Jaramillo.

Zonas rojas

Además de la necesidad presupuestaria, desde Vida Silvestre sostienen que se debe lograr que se incrementen y respeten las zonas rojas donde la tala de los bosques nativos restantes está estrictamente prohibida, para cumplir la meta internacional de proteger el 17% de nuestros bosques que son fuente de biodiversidad y servicios ecosistémicos.

Los bosques concentran más de la mitad de la biodiversidad terrestre del planeta. Al mismo tiempo, funcionan como reservorio de dióxido de carbono (uno de los principales gases que causan el efecto invernadero), al punto tal que, cerca de un 20% de las emisiones globales de estos gases, provienen de la deforestación y la degradación de bosques. A su vez, aportan a las poblaciones cercanas fuentes de proteínas, plantas medicinales, materiales para la construcción y combustible en forma directa. Y, en forma indirecta, contribuyen a la conservación de las fuentes de agua, la prevención de inundaciones y protección para los suelos.

“El Gobierno Nacional tiene la responsabilidad de implementar la Ley de Bosques y asignar el total del fondo legalmente previsto, dando así una clara señal a la sociedad argentina de la importancia que debe tener como política de Estado la conservación y uso sustentable de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos para el bienestar de las generaciones presentes y futuras”, concluyó Jaramillo.

 

PE

CP

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE