Racing consiguió un valioso empate en Brasil y se ilusiona

Racing consiguió un valioso empate en Brasil y se ilusiona

Por la ida de los octavos de final, igualó 1-1 ante Corinthians. Enrique Triverio metió el gol de la Academia. El miércoles, la revancha en Avellaneda.

De menor a mayor. Del ahogo del primer tiempo a la autoridad del final. Del sometimiento a la convicción. Racing terminó con una sonrisa en Brasil. Por la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana, empató 1-1 frente al duro Corinthians y vuelve a Argentina con un resultado positivo de cara a la revancha del próximo miércoles en el Cilindro. Enrique Triverio metió el gol de la Academia.

El objetivo más importante del semestre para Racing se encontraba frente a una vara alta. Un desafío de los grandes, en San Pablo y frente al siempre duro Corinthians, único líder del Brasileirao, por la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Para visitar ese duro escenario, Diego Cocca apostó por la fórmula que más éxito le dio en los últimos tiempos: los cinco defensores, con Alexis Soto y Augusto Solari yendo y viniendo por las bandas para cerrarse atrás.

Así aguantó bien los primeros minutos en el coqueto Arena Corinthians. Pero la pelota le duraba pocos segundos. Porque cuando pivoteaba Lisandro López nunca le llegaba el auxilio de los mediocampistas. Ni Zaracho ni el Pulpo González agarraban la manija.

Hasta que a los 29 minutos la Academia no pudo resistir más. Marciel se proyectó a pura velocidad por izquierda, se metió al medio, alcanzó a puntearla y Maycon, que recibió en la puerta del área, definió de primera contra el palo.

En la segunda parte, Racing se animó un poco más. Por la desventaja en el resultado y porque Corinthians, que no cedía en el ataque, dejaba huecos en el fondo. Y se hizo un partido más abierto.

Así tuvo sus chances Enrique Triverio, con un giro en el área que rechazó el arquero Cássio, y luego con un cabezazo débil.

Cuando mejor estaba la Academia, Cocca tuvo que hacer un cambio obligado: el arquero Juan Musso volvió a lesionarse (ya había sufrido un desgarro en la etapa final del primer semestre y ahora se trataría de la misma lesión en la pierna derecha) y lo reemplazó Gastón Gómez.

El pibe tuvo una primera atajada fenomenal ante un cabezazo a colocar de Maycon que buscaba el ángulo superior izquierdo.

Corinthians se movía al ritmo de Angel Romero. El paraguayo, hermano de Oscar, el ex mediocampista de la Academia, se tiró por izquierda y gambeteó a todos los defensores que se le cruzaban. Dejó en ridículo a Barbieri y le ganó cada mano a mano a Vittor, que tuvo una noche fatal.

Pero Racing no se resignó y tuvo su premio. Cuando parecía que el 0-1 no caía tan mal, llegó el gol tan esperado. A los 28 minutos y de la mano de sus delanteros: Lisandro encaró de izquierda al medio y sacó el remate potente que alcanzó a rechazar Cássio. Pero el rebote le quedó servido a Triverio, que la empujó a la red y salió a festejar el 1-1 para felicidad de los hinchas que llegaron a San Pablo y los que lo siguieron por TV desde Argentina.

Un empate con goles ante Corinthians y en Brasil. Con lo duro que había sido el partido y con las chances de gol que había tenido el local. Nada mal, Academia.

Fue un premio al cambio de mentalidad que demostró en la segunda parte: salió a buscarlo, se animó más y pisó el área rival. Así terminó aferrado a un punto valioso. Marcando presencia. Demostrando que el pasaje a cuartos puede ser rubricado la semana próxima en el Cilindro.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE