Competencias o habilidades requeridas para el empleado del futuro

Competencias o habilidades requeridas para el empleado del futuro

En esta última entrega terminaremos de tratar el tema de referencia y hablaremos de las últimas cinco competencias.

Recordemos cuáles son estas 10 competencias:

  1. Resolución de problemas complejos
  2. Pensamiento crítico
  3. Creatividad
  4. Gestión de personas
  5. Coordinación con otras personas
  6. Inteligencia emocional
  7. Juicio y toma de decisiones
  8. Orientación al servicio
  9. Negociación
  10. Flexibilidad cognitiva

 

Inteligencia emocional

Es un concepto, que agrupa conocimientos y conductas útiles para apreciar y expresar de manera poderosa las emociones propias y las de otros. Esta competencia es clave en los tiempos que vivimos y para potenciarla es importante poder observarnos, a través de nuestras conductas y comportamientos, para entender como nos comportamos en los distintos sistemas sociales por los que nos movemos día a día (flia, trabajo, amigos, etc.).

Esta observación nos permitirá darnos cuenta de lo que nos pasó con lo que pasa afuera, sostenemos que la clave esta en cómo me vínculo con lo que pasa afuera nuestro y no echar la culpa en los fenómenos exteriores. La inteligencia emocional tiene que ver con migo y con cómo me relaciono con mi entorno, eligiendo una respuesta más poderosa a los estímulos externos.

 

Juicio y toma de decisiones

Un juicio es una opinión sobre un suceso, situación o persona. Todo el tiempo estamos emitiendo juicios y tienen su base en el observador particular que somos de esta realidad. Estas “opiniones” que emitimos nos condicionan para la toma de decisión, basados en como filtramos la realidad. Esto tiene que ver con nosotros y con nuestra manera de ver el mundo. Si desplazamos nuestro observador o lugares más poderosos, seremos capaces de tomar más y mejores decisiones en el futuro.

 

Orientación al servicio

El que no sirve, “no sirve”. Gran refrán que nos pone en relevancia la importancia de servir. Hablo de servir y no de servil, porque no es lo mismo. Servil es una actitud exagerada de humildad frente a una figura de autoridad para obtener algo a cambio. Servir, es poner todo lo que soy y lo que tengo al servicio de otra persona, sin esperar nada a cambio. Son focos totalmente diferentes. Todos hemos sido dotados de ciertos talentos, virtudes, dones o como le quiera llamar. Lo cierto es que este mundo espera de mi algo que solo yo puedo dar. En un mundo ideal, si todos pusiéramos nuestros talentos al servicio de los demás, nadie tendría que pedir nada ya que sin duda lo estaría recibiendo de alguien. Nos comprometamos a ser servicio y poner lo mejor de nosotros a disposición de los demás.

 

Negociación

Entendemos por negociación, el hecho de tratar un asunto para llegar a un acuerdo o solución. Desde nuestra mirada, entendemos que establecer “acuerdos” es clave cuando sostenemos puntos de vistas diferentes. Saber que somos observadores particulares de esta realidad y que mi punto de vista es tan válido como el de mi semejante. Pensar diferente no me hace mejor que nadie ni tampoco invalida la mirada de otros.

Dado que respetamos los diferentes puntos de vista, más allá de nuestras propias miradas, vemos la necesidad de coordinar acciones con otros que piensan diferente, llegar a “acuerdos” es una herramienta clave para destrabar situaciones y conquistar resultados, sin dejar personas heridas en el camino.

 

Flexibilidad cognitiva

Entender que el aprendizaje no es una etapa de nuestras vidas, sino un estilo de vida, nos permite relacionarnos desde otro lugar con el aprendizaje. En estos tiempo y más de cara al futuro, adquirir esta competencia, me refiero a la de aprendizaje, es una ventaja competitiva clave.

La flexibilidad cognitiva, ser refiere a tener en nuestra manera de ser, la capacidad para pensar diferente, para cuestionar nuestros saberes y dar lugar a nuevos, para reflexionar sobre nuestras creencias, sobre nuestros paradigmas. La flexibilidad nos permitirá adaptarnos más rápidamente a estos tiempos tan demandante y vertiginosos. Estar abiertos a nuevos aprendizajes y a otras miradas es sin dudas, una de las competencias vitales y más requeridas en el mundo en el que vivimos.

 

Como verán, todas estas son competencias blandas, que tienen que ver más con la “manera de ser” que con conocimientos técnicos o teóricos. Los animamos a echar manos a la obra en este sentido y a ponerse a trabajar con nosotros mismos. Invertir en nuestro desarrollo personal, no técnico, sino de manera de ser, será sin dudas una de las inversiones más rentable de nuestras vidas.-

 

           Néstor Lucero

 Coach Ontológico Profesional



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE