Forestal del alma: Despidieron con emotivos reconocimientos a la conservacionista Pamela Daphne de Colcombet

El martes 15 de agosto falleció en Eldorado, a sus 90 años, la reconocida conservacionista y la noticia despertó agradecimientos y profundos reconocimientos desde el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la provincia, organizaciones ambientales como Fundación Vida Silvestre Argentina y Aves Argentinas, y desde un nuevo espacio como el movimiento Frente Ciudadano Ambiental Capuera, donde sus integrantes tienen la huella marcada en su corazón que les dejó Pamela Daphne Cooper de Colcombet.

Además, hubo profundas dedicatorias personales dedicadas en su memoria, como la entrevista compartida por el ingeniero forestal Hernán Patzer con ArgentinaForestal.com que fue realizada a Daphne en el último tiempo y en la que relata su historia. El profesional, ex presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones, titulará un futuro escrito en homenaje a su trayectoria como “Una forestal del alma”, ya que fue una mujer que en vida llevó adelante una lucha incansable por la conservación de la selva paranaense en la provincia.

 

Nació en Falmouth, Inglaterra, a los pocos años junto a sus padres inmigraron a Puerto Victoria, Misiones, en la primavera de 1932. “Su formación primaria la tuvo en Eldorado y la secundaria en Buenos Aires, muy probablemente -entre otras cosas- gracias a su padre Juan Luis M. J. Colcombet, Ingeniero en Papel y Celulosa, cuando realizó para la FAO un Estudio de Uso de Especies de la Selva Paranaense, por ejemplo, Pamela comenzó a mostrar un interés especial por la naturaleza que le brindaba la tierra colorada”.

 

Con varios años en la provincia y ya encargada de administrar la propiedad  “Robillar Cué”, consolidó su experiencia y desarrollo de conocimientos que le permitirían manejar la tierra en un equilibrio entre conservación y producción. “Esta propiedad actualmente cuenta con un esquema de manejo en el cual existen desde forestaciones, ganadería, bosque nativo con manejo y otras áreas de conservación; una propiedad entre las que podemos destacar el diseño e implementación de las primeras fajas ecológicas de monte nativo que subdividían a las plantaciones”, describió Patzer.
Desde el inicio de los 80 y pasado los 90, participó en el Capítulo Misiones de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), interactuando activamente en trabajos que se desempeñaron junto a esa institución ambiental; y como un gesto que nuevamente valida su amor por la selva misionera, se crea por Decreto N° 1531 en el año 1998, la Reserva Privada Aguaraí-mi con 3.050 hectáreas de selva nativa.
“Pamela siempre mantuvo un diálogo e intercambio de opinión y participación con muchas personas e instituciones privadas y públicas, especialmente de conservación e investigación. Una de sus grandes pasiones era la fauna nativa, y su casa en Eldorado se encontraba llena de fotos de muchos lugares, animalitos tallados en madera por comunidades originarias, folletos de actividades realizadas en Escuelas, material educativo e informativo intercambiado con Guardaparques”, relató el ingeniero.
Finalmente, valoró su destacable espíritu, inalterable, constante, su interés por opinar y participar, su capacidad y ganas de seguir aprendiendo, su ocupación en defender la fauna nativa, en conservar la vida.  “Pero por sobre todo, una muy buena persona a quien muchos todavía la quieren y aman. Una forestal del alma”, expresó el profesional.

 

 

Por su parte, también la ministra de Ecología de la provincia, Verónica Derna, transmitió su pesar y el de toda la institución por la noticia, “todos los trabajadores, en especial guardaparques, que tuvieron la oportunidad de compartir alguna experiencia con esta ambientalista, hacen llegar sus sentidas condolencias y respetos a toda la familia de esta enorme luchadora incansable y colaboradora permanente de esta cartera; quien supo dejar marcada a fuego su verdadero compromiso en la tarea de proteger la biodiversidad en la tierra colorada”, expresaron a través de la cuenta oficial del organismo en redes sociales.

“Su amplia trayectoria ha colocado a Pamela en lo más profundo del corazón de las personas que conocieron su tan destacada tarea a favor del cuidado del ambiente en la provincia de Misiones; gracias a su compromiso silencioso, firme y perseverante, Misiones cuenta con áreas naturales como el Parque provincial Piñalito y Parque provincial Esperanza, entre otras iniciativas por la cual luchó toda su vida. Fue mujer de fuerte personalidad, respetuosa, luchadora, honesta e íntegra, que supo ganarse el rol de custodia permanente del monte misionero. Su amplia reputación hizo que el propio Terry Moore conocido en la tierra colorada como el ingles de la selva, en el década del 90 comprara casi 4 mil hectáreas de selva paranaense y donara al propio Estado provincial para que sean declaradas luego como un área natural protegida, convirtiéndose en lo que es hoy el Parque Provincial Piñalito”, destacó la funcionaria. “Fue así que Pamela hizo todavía más y adquirió por su parte unas nueve hectáreas lindantes al Parque y las cedió para que se instale allí un puesto de Guardaparques del Ministerio de Ecología. Por eso y muchas otras valiosas acciones recibió el justo apelativo y será recordada como la “Reina de la Ecología” en Misiones”, la bautizaron desde el organismo provincial. 

 

Sierra Morena, un legado de lucha por la conservación

El Frente Ciudadano Ambiental Capuera lamentó profundamente la desaparición física de la conservacionista y amiga de lucha por la conservación. “Daphne reivindica su trabajo silencioso en defensa de la Selva Misionera, ponderando uno de sus mayores luchas: la conservación de Sierra Morena, la madre de todos los arroyos”, como supo describir.

El compromiso de esta mujer con la naturaleza y su entorno se plasmó a lo largo de toda su vida, mediante diferentes acciones, y tuvo quizás mayor notoriedad con su decidida participación, en la década del 90, en la creación del Parque Provincial Piñalito, a partir de lo cual más hectáreas de monte misionero quedaban bajo la máxima figura legal de protección.

 

Fue entonces, la “misionera” –de corazón- fue nexo entre el Gobierno de la provincia y Terry Moore, aquel hombre bautizado como “El Inglés de la Selva” que compró 3.764 hectáreas de selva y donó (en el año 1997) al Estado para que sean declaradas área protegidas, hoy Parque Provincial Piñalito, remarcaron al igual que el Ministerio.

 

“Su rol (antes, durante y después de la creación del Parque) fue de tal importancia que incluso la web oficial de The Conservation Land Trust -organización que desembolsó los fondos para adquirir esas tierras- le dedicó unas líneas: “La exitosa preservación de Piñalito se debe en gran medida al compromiso incansable de la conservacionista y vecina del parque Daphne Colcombet, y a Abel Gerber, el talentoso guardaparques, quien con un modesto presupuesto ha logrado por décadas mantener el parque bien protegido. Tanto Daphne como Abel merecen una tremenda gratitud por luchar batallas sin fin para preservar los bosques y su diversa vida silvestre”, señalaron en aquella oportunidad desde CLT.

 

La conservacionista era consultada como referente en la provincia y mantenía contacto con prestigiosos naturalistas, entre ellos Juan Carlos Chébez; además, apoyó emprendimientos que fortalecieron la unión entre la familia agraria y el monte, como la producción de dulces con frutos de plantas nativas de la mano de la Fundación para la Conservación de las Especies y el Medio Ambiente.

Con su conocimiento y con sus registros, aportó a la conservación de especies emblemáticas, como el Águila Harpía, y levantó como estandarte la conservación de Sierra Morena porque, entendía sabiamente, que “es la madre de todos los arroyos en Misiones”. También escribió un libro,  “Historias de la Fauna Silvestre de Misiones”, cuyo contenido está orientado a los niños, con el objetivo de poner en valor la conservación de la selva misionera y la experiencia de quienes la custodian, los guardaparques.

 

En un homenaje a su memoria, desde el movimiento ambiental Capuera se entiende que “los pasos en conservación de Pamela Colcombet deben ser imitados y profundizados, principalmente el referido a la defensa de Sierra Morena, localizada mayormente en el departamento de Iguazú (entre las cuencas de los arroyos Urugua-í y Aguaray Guazú); unas 7 mil hectáreas identificadas oficialmente ya en el año 2000 como una de las joyas de la preservación en Misiones y que aún hoy carecen de protección”, expusieron.

 

En este sentido, tomaron el compromiso de ocupar desde la organización la defensa por lograr garantías para su conservación, como también “las demás Sierras multiplicadoras de vertientes de agua, ya que no sólo es una hermosa e inteligente forma de homenajear a Pamela Colcombet, sino una necesidad que se impone ante el visible deterioro de los bienes naturales esenciales para la vida de todos los misioneros”, concluyeron.

 

Una senda a seguir…

Por su parte, el director general de la Fundación de Vida Silvestre Argentina, expresó su pesar por la pérdida física de la ambientalista, aunque “Daphne trasciende, en sus “discípulos”, en su legado, en ese espíritu inquieto y comprometido. Mucho aprendimos de ella, mucho tenemos porqué recordarla y mucho por lo cual agradecerle”, aseveró Manuel Jaramillo.

 

Desde la organización ambiental Aves Argentinas, Mario Gustavo Costa despidió a Daphne y la describió como “una luchadora infatigable, perseverante, que centró sus esfuerzos en la selva misionera y no cejó en ellos incluso en sus años muy avanzada edad (tenía 90 cuando nos dejó). Tengo el recuerdo preciso de mi primera charla con ella, allá por los  años 70, cuando con pasión describía el cambio de color de los arroyos de Misiones que sobrevolaba y, dolorida, nos contaba sobre el efecto del desmonte y la erosión enrojeciendo las aguas, antes cristalinas. Las áreas protegidas de la región le deben muchísimo a una mujer que bregó de modo permanente por su desarrollo y sostenimiento, pero en especial los parques provinciales Piñalito, Esperanza y Sierra Morena que la tuvieron como una madrina esmerada, ardorosa”, expresó.

 

Daphne transmitía su entusiasmo a todos aquellos que se interesaban por estudiar o colaborar para la preservación de ese patrimonio natural, siempre poniendo el hombro para sumar, para formar el dique contenedor en la desigual batalla por la conservación que la tuvo en primera línea.

“La noticia de su fallecimiento nos llegó en plena reunión de Comisión Directiva de Aves Argentinas / Asociación Ornitológica del Plata, entidad que se honró contándola como asociada, que de inmediato decidió comunicar el pesar de todos a sus familiares, seguros sin embargo que su espíritu seguirá rondando esos rincones privilegiados de “su selva”, sumándose a los de otros como Andrés Giai, Juan Carlos Chébez, Alberto Röth o Andrés Johnson. Ningún homenaje mejor que intentar seguir su senda”, invitaron en su memoria desde la organización.

 

Por Patricia Escobar 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE