Productores y miembros de comunidades originarias de Misiones, Jujuy y Salta recibirán apoyo económico de Naciones Unidas

El Ministerio de Ambiente de la Nación, a través de un financiamiento internacional de las Naciones Unidas, estimula el uso sostenible de la biodiversidad ante el cambio climático. Llevan adelante un programa que beneficia a 800 productores y miembros de comunidades originarias que viven en áreas de la Selva Paranaense (Misiones), las Yungas (Jujuy) y la región del Chaco salteño. Destinarán 7 millones de dólares, en los 5 años que dure el proyecto para mejorar la calidad del producto natural no maderable de los emprendedores y estudiar el mercado.

 

Productos como goma brea, harina de Algarroba, licores, mermeladas y vinagre de frutas nativas de la selva paranaense, miel de meliponas y chilto en escabeche y almíbar forman parte del proyecto mencionado.

El mismo promueve también el desarrollo de mercados y mecanismos financieros para la sostenibilidad del uso de Productos Forestales No Madereros (PFNM); y el fortalecimiento del marco de gobernanza nacional y provincial para el manejo sustentable de esos productos, según informaron en un comunicado oficial.

 

Asimismo, la iniciativa busca “crear conocimiento para el uso sustentable de la biodiversidad, la aplicación de técnicas de manejo amigables con el bosque y el agregado de valor de los productos únicos que provee el bosque como sistema, que dan sostén al desarrollo social, cultural y económico de las familias que viven íntimamente ligadas a este entorno. En ese sentido, el proyecto realiza actividades de investigación, capacitación y desarrollo en sitios piloto en las tres ecorregiones junto a comunidades originarias y pequeños productores”.

 

El coordinador general del proyecto Uso Sostenible de la Biodiversidad, Nahuel Schenone, dijo que se trata de una iniciativa “ambiciosa y transversal, que no abarca solamente la perspectiva ambiental, sino que incorpora la dimensión humana de las comunidades”. A la vez, sostuvo que “el proyecto se vio fortalecido mediante el centenar de capacitaciones que se realizaron para más de 800 familias para que puedan comenzar individualmente sus emprendimientos”.

 

La iniciativa cuenta con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y es implementado por el Ministerio de Ambiente, a través de la Secretaría de Política Ambiental, Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en las provincias de Misiones, Salta y Jujuy.

Vinagres naturales de la Selva Paranaense

En Misiones, el Proyecto apunta a los vinagres naturales, proceso que comienza “recolectando la fruta de los montes, en las parcelas que tiene cada cooperativista”, contó la productora Nélida Richart.

“Es un vinagre natural que no tiene ningún conservante. Somos 12 productores en 200 hectáreas en las que cada socio tiene su parcela, y nos reunimos dos veces a la semana desde hace ocho meses en San Pedro, coordinando con una técnica del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)”, relató Richart.

“Con el encuentro que hicimos en Buenos Aires, se nos abre una puerta. La señora Dolly (Irigoyen) eligió nuestros vinagres para la presentación de los productos”, reivindicó la productora misionera.

Nahuel Schenone es el coordinador general del proyecto a través de los ministerios de Ambiente de Salta, Jujuy y Misiones sobre “tres áreas boscosas -Yungas, Chaco salteño y Selva Paranaenense-, que son bosques con la mayor diversidad de Argentina y los que tienen mayor amenaza”, relató a Télam.

“Trabaja el aspecto económico de la sustentabilidad, (porque) si no hay un ingreso genuino, no es sustentable que la comunidad se quede arraigada al bosque”, planteó Schenone.

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE