Mendoza: Conmoción por dos niñas violadas y embarazadas

Mendoza: Conmoción por dos niñas violadas y embarazadas

Uno de los casos es de La Favorita, donde una menor de 10 años habría sido víctima de su tío de 23 años. El otro es de Tupungato e involucra a una nena de 13 años, que confesó las vejaciones que le hizo su padrastro.

Dos casos de abusos sexuales a menores que quedaron embarazadas conmovieron a la provincia. En uno, una nena de 10 años fue violada y espera un bebé que ya tiene ocho meses de gestación. Se conoció ayer, pero fue denunciado a las autoridades el miércoles. La menor involucrada es el del barrio Néstor Kirchner, un centro poblacional humilde, situado al sur del barrio La Favorita.
En el otro, una niña de 13 años también fue violada y está cursando su sexto mes de embarazo. El hecho trascendió en la prensa ayer, pero la menor confesó las vejaciones la semana pasada. La víctima es de Tupungato, precisamente de la localidad Cordón del Plata. En ambos casos, los agresores apuntados pertenecen al entorno familiar.

En La Favorita

Si bien las dos causas están bajo secreto de sumario, pudo conocerse a través de distintas averiguaciones, que la menor de 10 años llegó al médico por un fuerte dolor abdominal. Como es vecina de la zona, asistió al Centro de Salud Nº300 Dr. Arturo Oñativia, ubicado en el Acceso 2 del barrio La Favorita, el miércoles por la mañana.
Al ser asistida en el sanatorio, la especialista de turno no tardó en descubrir que lo que le pasaba no tenía nada que ver con el estómago u otra complicación intestinal: está embarazada de 32 semanas y por su edad, es evidente que se trata de un abuso sexual. Por tal motivo, la doctora que la atendió se dirigió a la comisaría y declaró lo que sabía a los uniformados.
La fiscal Cecilia Bignert tomó la causa y habló con la víctima, quien señaló a su tío de 23 años como el autor de los abusos. A las pocas horas se ordenó la detención del joven, que vivía en la misma casa, lo que es un agravante para su situación. Por el momento, continuará tras las rejas hasta que se realice una prueba de ADN y se compruebe si es o no el padre del bebé.
Quedó imputado por abuso sexual agravado por el vínculo y por convivencia. “Los elementos de sospecha que me habilitan a hacer la imputación existen porque coincide la fecha de concepción con la fecha en que el imputado llegó a la casa de la familia”, dijo la fiscal. “Falta un elemento fundamental que es la declaración en sede judicial de la menor”, agregó.
Vecinos de la zona indicaron que este joven sospechado realiza viajes periódicos y cuando llegaba a la provincia se quedaba en la casa de la víctima. La familia habita una vivienda muy precaria y son oriundos de Bolivia. Ninguno quedó exento de la investigación. “En principio los padres no sabían, pero nos falta la declaración de la nena y eso servirá para saber si hay más personas involucradas”.
Y es que, como dieron a conocer en sus declaraciones, dicen que no habían notado que la pequeña estaba embarazada porque, además de ser una situación completamente inesperada, que los tomó por sorpresa, la menor posee una contextura física robusta que hace confundir su estado. La Justicia será quien determine si hubo complicidades y se intentó ocultar lo que pasaba.
En la casa de la nena, además de sus padres, viven dos hermanos, uno mayor y el otro menor, y un tío materno de quien no hay sospechas hasta el momento.
“Es una situación muy delicada, muy grave porque ella en ningún momento tomó conciencia de estar embarazada. Ante los ojos de cualquier persona es problemático y hay que hacerle un abordaje psicológico”, sostuvo el procurador, Alejandro Gullé, en radio Nihuil.
La niña fue traslada al hospital Notti para ser atendida y recibir todos los estudios que requiere. Quedará internada, aunque su estado de salud es favorable. El procurador explicó que por su condición de embarazo no se la puede someter a una cámara Gesell, pero “se le puede recibir la declaración con todas las garantías y cuidados del caso”. Señaló que es importante el abordaje psicológico, ya que será madre en poco tiempo y es una situación muy traumática para ella.

En Tupungato

El caso de las menor de 13 años que fue denunciado la semana pasada, pero trascendió ayer, tuvo por novedad el ingreso de la niña al hospital Scaravelli ayer a las 14.15. Fue trasladada desde el hospital General Las Heras en una ambulancia. Para resguardarla no ingresó por la guardia, sino que directamente a una sala donde la atendieron una obstetra y una pediatra.
Está bien de salud, a pesar de que es considerado un embarazo de alto riesgo. Según detallaron fuentes policiales, el feto tiene seis meses de gestación. Durante su internación, la menor le admitió a su madre que había sido violada en reiteradas ocasiones por su padrastro. Este dato fue aportado por la Justicia y se logró la detención del hombre.
El sospechoso fue imputado por abuso sexual agravado y fue trasladado ayer a la penitenciaría provincial, mientras avanza la pesquisa. Los investigadores adelantaron que será clave el cotejo de ADN. De todas formas, los informes del Cuerpo Médico Forense confirmaron que la víctima fue vejada. También se dio intervención al Órgano Administrativo Local.
Tanto la víctima como los familiares, son descendientes de comunidades bolivianas. Cordón del Plata es una de las zonas de Tupungato de mayor población boliviana, abocada en su mayoría al trabajo rural, ya que es un territorio en su totalidad cultivado. No es la primera vez que se conocen casos de abusos en el distrito.

Otro abuso en Maipú

En el tercer caso que trascendió ayer de abuso de menores en Mendoza, una adolescente quedó internada en horas de la mañana tras realizar una denuncia en Maipú. Cerca de las 9, la propia víctima, de 15 años, se acercó hasta la Comisaría 10, frente a la plaza departamental. Las autoridades le tomaron la primera declaración y ordenaron que quedara internada en el hospital Paroissien.
Si bien hay pocos datos respecto del caso, trascendió que la acusación de la menor señala a un familiar como el atacante sexual. La causa está caratulada como abuso sexual con acceso carnal.
A diferencia de los casos que también se conocieron ayer en el hospital Notti y en Tupungato, la menor de 15 años no quedó embarazada producto del vejamen. El fiscal departamental Gabriel Blanco espera los primeros informes médicos para confirmar el abuso sexual y avanzar a paso a firme en el expediente.


Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE