Visitando Mendoza, la octava capital mundial del vino

La sommelier Karla Johan (*) presentó su publicación “El Libro de la Yerba Mate” en la ciudad de Mendoza,  y comparte en su columna semanal la identidad del lugar, durante sus días enológicos y gastronómicos en la zona de viñedos y bodegas como Monteviejo, La Azul, Piedra Infinita (Zuccardi), Viña Cobos , Casarena, entre otras.

 

El objetivo de este viaje era presentar mi publicación sobre “El Libro de la Yerba Mate”  en la ciudad de Mendoza capital. En esta oportunidad me acompañaba como sponsor la marca Playadito, de la Cooperativa Colonia Liebig, Corrientes. El objetivo fue promocionar la marca a través de la cata en la presentación de mi libro, que se llevaría a cabo en la librería Antü, en Barraca Mall.

Luego de un día intenso de filmaciones y notas era el momento de disfrutar de unos días enológicos y gastronómicos en Mendoza.

Mendoza fue declarada como la octava capital del mundo del vino, la decisión fue tomada por la Red Global del Vino de la ciudad francesa de Burdeos, que tiene como objetivo establecer relaciones entre sus miembros, no sólo en temas vitivinícolas, sino también en lo referente a cultura, turismo, educación, investigación y mercadotecnia. El organismo nació en 1998 por iniciativa de la Cámara de Comercio e Industria de Burdeos.

 

 

En este viaje, mi agenda estaba centrada en visitar la Bodega Monteviejo en Valle de Uco y al prestigioso enólogo argentino Marcelo Pelleriti (el primer argentino en lograr 100 puntos Parker). La más alta distinción para el vino que la lleva a cabo Robert M. Parker, quien es considerado uno de los críticos de vino más influyentes del mundo, el precio que alcanzan los vinos suele incrementarse según la puntuación de este crítico. Pelleriti, obtuvo 100 puntos Parker con el vino Château La Violette 2010, un Merlot elaborado en Pomerol, Francia.

Monteviejo es una de las bodegas que tiene el proyecto francés Clos de los Siete al pie de la Cordillera de los Andes, en el corazón de Valle de Uco.  El predio comprende 850 hectáreas a una altitud entre los 1000 y 1200 msnm en Vista Flores, Tunuyán, a 120 km al sur de la ciudad de Mendoza. Sus tierras con pendientes orientadas hacia el Norte y el Este tienen la mejor exposición al sol dentro del hemisferio Sur.

La historia de Clos de los Siete se encuentra estrechamente ligada al enólogo Michel Rolland, asesor desde hace varios años de prestigiosas bodegas en todo el mundo.  El impulso de Michel Rolland hizo posible reunir al grupo de partenaires franceses, familias ya ligadas al vino cuyos nombres son inseparables de los Grand Crus más renombrados en el plano internacional.

 

Al llegar a Monteviejo, primero acompañé a Marcelo a una sesión fotográfica sobre la música, su segunda pasión. Ya es un clásico en la zona y en Argentina, el famoso festival Wine Rock Monteviejo.

Luego almorzamos en el restaurante de la bodega, que hoy cuenta con un menú renovado, a cargo de la prestigiosa chef mendocina Nadia Harón, para que el turista que visita la bodega, pueda disfrutar de un menú armonizado con vinos, especialmente seleccionados.

Luego de hacer el check in en  el Hotel Fuente Mayor Resort y Casino,  donde me hospedaba, gentileza de la bodega Monteviejo, ya estaba lista para disfrutar de un asado junto al equipo de la bodega, elaborado por el propio Marcelo.  Así cerramos un día maravilloso, con una sobremesa con música y vinos.  Disfrutar de la pasión que este enólogo argentino pone por sus amores “el vino y la música” es un privilegio para una Sommelier como yo.

Al día siguiente seguí mi recorrido por Valle de Uco de la mano de un gran enólogo Fabricio Orlando (ex enólogo de la bodega Rutini y Pulenta Estate), desde hace cinco años tiene su propio proyecto FOW Fabricio Orlando Winemaker: “quise volver a mis raíces, e instalarme con mi familia en San Rafael, la ciudad que me vio crecer”, me contaba Fabricio.

Primero visitamos la bodega La Azul, donde Fabricio elabora su famoso Efusivo Sauvignon Blanc. Almorzamos en el restaurante que tiene esta bodega, y el lugar elegido fue la terraza, con vista a la montaña y a los viñedos que te invita a relajarte y disfrutar de un momento culinario. El menú es de 3 pasos (entrada, plato principal y postre)  lo acompañamos con los vinos de FOW, donde se destacó el Discontinuo Pinot Noir, un hallazgo para mí.  Vale la pena dejarse un momento en la agenda para almorzar en esta bodega.

 

 

Luego seguimos el recorrido para conocer el proyecto Casa de Uco Vineyards & Wine Resort, donde Fabricio se encuentra vinificando algunos de sus vinos tintos. Este proyecto está situado sobre una finca de 320 hectáreas, está integrada por un desarrollo de viñedos privados, un conjunto de lotes destinados a villas privadas entre viñas, una bodega y un Wine Resort exclusivo que invita a descansar o cenar entorno de la Cordillera de los Andes.  Después de catar algunos vinos desde las barricas, nos dispusimos con Fabricio a tomar un Gin Tonic con el famoso Gin Principe de Los Apóstoles, del prestigioso Tato Giovannoni, simplemente otro día único entre viñedos.

Mi tercer día comenzó bien temprano para visitar el emprendimiento más novedoso de la zona,  la flamante bodega Piedra Infinita de Familia Zuccardi, ubicada en Paraje Altamira.  Sebastián  Zuccardi, tercera generación, describen la filosofía de la familia con sus propias palabras “no buscamos vinos perfectos, sino aquellos que expresen el lugar, la región”.

El edificio de esta bodega tiene una infraestructura que se mimetiza con la geografía del lugar,  logrando una armonía con el medio ambiente. A raíz de este diseño, fueron reconocidos con el Premio Oro a la mejor Arquitectura y Paisajismo a nivel mundial otorgado por la red global Great Wine Capitals.

 

 

Después de recorrer los viñedos, y las instalaciones de la bodega, me dispuse a catar un importante número de muestras de vinos de las últimas cosechas, y algunas perlitas.

Al finalizar este recorrido, en el restaurante de la bodega me esperaban el chef ejecutivo Matías Aldaroso, que se encargó de explicarme y mostrarme su propuesta gastronómica.  La misma consiste en un menú de cuatro platos: amuse bouche; ensalada de zapallo de Tunuyán al horno de barro, ricota de cabra, vinagreta de granada; zucchinis babys orgánicos y aceite de oliva, acompañado del espumoso ALMA 4. Entrada: huevo de campo poche sobre brioche, trucha curada y polvo de olivas negras, acompañado de Zuccardi Q Chardonnay 2015. Plato principal: chuletón a las brasas con papas rotas crocantes y hojas verdes orgánicas, acompañado del vino Zuccardi Aluvional Paraje Altamira 2013. Para finalizar, el postre: crema catalana, manzanas impregnadas en limón con su granita y teja de praliné, acompañado por el vino Malamado Solería, el primer fortificado de Argentina criado en barricas expuestas al sol. Fue una fiesta para los sentidos! Recomendado!

Una vez finalizado mi almuerzo, me reuní con un amigo y enólogo Bernardo Bossi Bonilla, que también está en un proyecto personal  “El Gordo Bernardo” vinos elaborados en la zona de Valle de Uco, con una impronta personal, volcando toda su experiencia obtenida en bodegas reconocidas.

 

Esa noche tenía una invitación especial de los propietarios del famoso Hotel Cavas Wine Lodge,  Cecilia Díaz Chuit y Martín Rigal, que hace unos años dejaron Buenos Aries para cumplir el sueño de tener un proyecto propio, con mucho esfuerzo y dedicación emprendieron este desafío. Hoy por hoy, este lujoso hotel es el primero en su estilo en América del Sur. Con la característica única de sus habitaciones  ubicadas en el medio de los viñedos, con vistas maravillosas a la montaña y a los viñedos. No pueden dejar de hacer el esfuerzo, y poner el despertador unos minutos antes del amanecer y subir a la terraza propia de la habitación,  para ver como se asoma el sol en la cordillera.  (el hotel te deja un recordatorio a la noches del horario del amanecer).

El hotel tiene 18 habitaciones boutiques, y esta solo a treinta minutos de la capital de Mendoza. Ideal para desconectarte de la ciudad, y vivir una experiencia única.  Tiene servicio se Spa, con masajes y tratamientos a base de productos elaborados con vino. Después de un buen masaje, puede cenar en el restaurante o realizar una cata de vinos junto al Sommelier del Hotel.

Antes de ir a dormir, recomiendo solicitar en la recepción que enciendan el fuego en la terraza de tu habitación, y junto a una copa de vino disfrutar de una noche estrellada mendocina.

 

 

Al día siguiente visité muy temprano la bodega Viña Cobos que elabora vinos que expresan naturalmente el terruño del que provienen. Paul Hobbs, socio fundador y enólogo de Viña Cobos, trabaja desde 1988 en la exploración de los distintos terroirs de Mendoza. Después de una cata intensa en Viña Cobos, era el momento de visitar la bodega Casarena,  que está estrenando enólogo, Mariano Quiroga, un mendocino que estuvo muchos años en Cafayate Salta, y ahora vuelve a su provincia para hacerse cargo de los vinos de esta flamante bodega.  Junto a Mariano degustamos algunos vinos de tanques y barricas, para luego hacer la degustación de todas las líneas.  Al finalizar me esperaba un almuerzo de 4 pasos armonizados con vinos, en el restaurante de la bodega.

Al salir de Casarena era momento de reunirme con Hernán Pimentel, propietario de la bodega Caelum en Agrelo, Lujan de Cuyo.  Hernán me estaba esperando para degustar su excelente Cabernet Sauvignon de la línea Caelum Reserva y por supuesto los famosos pistachos de la finca. Entre charla y charla, el atardecer se ponía en la cordillera, y me permitía conectarme con la naturaleza.

 

Espero pronto volver a Mendoza, una provincia que te invita a quedarte!

 

 

 

 

(*) Sommelier

www.karlajohan.com.ar/blog

 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE