Leishmaniasis en Eldorado: “Hay un avance importante de la enfermedad”

Leishmaniasis en Eldorado: “Hay un avance importante de la enfermedad”

Lo afirmó la coordinadora del Centro de Zoonosis de Eldorado Diana Corti, quien señaló que ya son más de 30 los casos diagnosticados. El veterinario del lugar dijo que para combatir la enfermedad hay que erradicar el mosquito que lo transmite de la misma forma que se combate el dengue y además hay que utilizar collares repelentes en los perros u otra modalidad de repelencia.

En diálogo con Misiones On Line, Diana Corti manifestó que habían aparecido casos aislados en años anteriores, pero que el año pasado “explotó una seguidilla de casos, comenzaron en el kilómetro 10 y luego en el kilómetro 8, también en la zona céntrica y zona Oeste. Y ahora lamentablemente cada semana aparece un caso más” aseguró.

Corti manifestó su preocupación por esta situación y destacó que es necesario que la población tome conciencia de esto y tome los recaudos necesarios para evitar la propagación.

Al respecto, el veterinario Jorge Libutski, que también trabaja en el Centro de Zoonosis, explicó “la leishmaniasis es transmitida por la mosquita Lutzumya sp, que se combate como se hace con el dengue, con fumigación, limpieza, descacharrizacion y eliminación de reservorios de agua y basura en donde pueda proliferar la mosquita”.

Libutski dijo además “en los últimos 10 años la leishmaniasis avanzó mucho en la provincia, sobre todo en Posadas e Iguazú se conocían los casos, era cuestión de tiempo para que llegue a propagarse en Eldorado también y lamentablemente ya está en la ciudad. Así es que la única forma de erradicarlo ahora es luchando entre todos para matar el mosquito y cuidar nuestras mascotas que son parte de nuestras familias”.

Con respecto al cuidado de las mascotas sostuvo “hay que utilizar collares repelentes en los perros u otra modalidad de repelencia, lo importante es lograr que no le pique el mosquito. Porque si el perro tiene la enfermedad no hay ningún método efectivo todavía para curarlo, eso por un lado, y por otro lado hay riesgo de que contagie la enfermedad a las personas que viven en esa casa”.

Y resaltó “la sintomatología en las personas puede ser cutánea, con manifestación de ulceras en la piel por ejemplo, o puede ser una manifestación visceral en algún órgano interno, en la medicina humana hay cura para esto pero son caros los tratamientos. En todos los casos siempre es mejor prevenir que curar”.

Por otra parte señaló “en Eldorado tenemos muchos casos confirmados en la zona Este, los kilómetros 10, 9 y 8,  lo que no quiere decir que la zona Oeste se haya salvado la enfermedad. Al contrario, la gente de la zona Este lleva más a su mascota al veterinario, y hacen los análisis para ver qué tienen, en cambio la gente de escasos recursos no asiste al veterinario y convive con la mascota enferma sin saber lo que tiene y sin saber que puede contagiar a los seres humanos”.

 

Mosquito Lutzomyia

El período de vida de la Lutzomyia en la naturaleza varía de 40 a 50 días. ​Las hembras producen cientos de huevos al cabo de haber ingerido sangre. Los huevos son depositados en lugares oscuros y húmedos, como debajo de rocas o material biológico en descomposición.

Después de unos 30 a 60 días, se desarrollan pasando por una larva de tres estadios y de la pupa en adultos. Por lo general se mueven con el uso de dos alas cortas, pero vuelan sólo unas pocas centenas de metros (como lo haría un volador saltante) y solo pican en áreas descubiertas y sin ropa.

Su hábitat son las zonas forestales, aunque pueden adaptarse a ambientes modificados, incluyendo áreas peridomiciliares humanas. Este flebotomíneo es de hábitos alimentarios nocturnos, y su principal actividad se observa en la primera mitad de la noche. Sólo las hembras se alimentan de sangre, por eso es la mosquita la que pica a los perros.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE