Panaderos apuestan a sostener los precios para evitar una mayor caída de la demanda

Panaderos apuestan a sostener los precios para evitar una mayor caída de la demanda

El titular de Centro de Industriales Panaderos de Posadas, Omar Acosta, indicó que el nivel de demanda en comercios del ramo se mantiene este año entre 20 y 30 por ciento por debajo del registrado en años anteriores. Atribuyó esto a dos factores: la persistencia de altas temperaturas incluso durante el invierno y a la crisis que afecta a casi todos los rubros. Ante este panorama, indicó que los socios de la entidad que conduce optaron por sostener los precios del pan para evitar que la caída en ventas sea más pronunciada, aunque ello implique reducir casi a cero el margen de rentabilidad en ese producto.

Acosta, quien además de conducir el Centro de Panaderos es propietario de cadena de panaderías Tahona, indicó que hay preocupación en el rubro por los bajos niveles de venta que se registran actualmente, especialmente porque los meses de invierno son habitualmente los de mayores ventas en todo el año. El empresario atribuyó la caída en las ventas a un invierno que resultó particularmente cálido y a cierta “falta de dinero en la calle”.

“En este negocio hay un factor estacional fuerte, tenemos todos los veranos una merma de 20 a 30 por ciento que siempre se recupera en marzo, pero este año eso no ocurrió”, indicó.

Aseguró que el panorama tiene muy preocupados a los empresarios del rubro, “si estamos apretados en invierno, cuando venga el verano vamos a estar peor”, anticipó. Explicó que para sostener en lo posible las ventas, los socios de la cámara se comprometieron a no aumentar el precio del pan aún a pesar de que hubo incrementos en costos de insumos y salarios.

Señaló que una estrategia que están utilizando algunas panaderías es sostener el precio del pan para no alejar a los clientes y buscar rentabilidad con otros productos de mayor valor agregado, como facturas, tortas o masas. Advirtió empero que la efectividad de esa estrategia es limitada porque a falta de dinero, el consumidor se inclina por los productos más baratos en detrimentos de los de mayor valor.

El empresario que está próximo a cumplir 28 años en el rubro con su marca Tahona, explicó que al igual que en otros procesos de crisis, optó por agrandar el negocio e incorporar innovación como mecanismo para sostener las ventas. Entre las acciones que adoptó en ese sentido se cuentan la incorporación de una línea de pastas frescas que se comercializa en todos sus locales y la ampliación de la variedad de comidas preparadas y postres. Indicó que incluso analiza abrir un nuevo local para “tomar oxígeno” financiero.

“Ante las crisis que me tocó enfrentar, siempre opté por no achicarme, porque eso pone presión sobre los empleados, genera un bajón en la gente que trabaja en la empresa, siempre busco agrandar, generar más actividad, aunque con eso te complicás un poco más la vida”, dijo.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE