Visitando la Feria Summer Funcy Food en New York City

La sommelier Karla Johan (*) comparte en su columna semanal su última experiencia en América del Norte, en la Summer Fancy Food Show 2017, con escala es una de las ciudades más atractivas del mundo. En pocos minutos, nos muestra en detalle Broadway con la 7ª Avenida, Madison Square Garden, The Garden, Manhattan, World Trade Center (WTC), Freedom Tower o Torre de la Libertad, la Estación Gran Central, entre otros puntos que nos hacen soñar con conocer la bellísima ciudad de New York.

 

Mi agenda en este nuevo viaje incluía visitar y recorrer la Feria “Summer Fancy Food 2017”, en New York City (NYC). En esta oportunidad viajé auspiciada por empresas hoteleras y de turismo de Puerto Iguazú, Misiones. Mi objetivo era promocionar las Cataratas del Iguazú, una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, a través de las degustaciones de mate.

Aproveché para visitar el stand de las marcas de yerba mate que estaban exponiendo en esta feria y enseñar al público a degustar nuestra infusión nacional. Mi foco estuvo puesto en ver las nuevas tendencias en infusiones, para aplicarlas luego a la yerba mate.

Al llegar a NYC, mi corazón comenzó a latir fuerte,  la sensación era que estaba en casa y que simplemente habían pasado un par de meses desde mi última visita. Me propuse primero visitar la Feria y luego dejarme unos días para recorrer la ciudad.

 

La Summer Fancy Food  es la feria número uno de América en el sector de alimentos elaborados y con valor agregado.  La reciente edición tuvo un promedio 47.000 visitantes,  provenientes de tiendas de departamentos, supermercados, restaurantes y otros negocios relacionados con los alimentos y bebidas de calidad. Estos visitantes encontraron miles de expositores que mostraron 100.000 productos de alta gama,  los cuales se podían degustar constantemente, permitiendo que la gente pueda elegirlos. Los negocios florecen en Fancy Food Shows, en un entorno único de tomadores de decisiones.

Luego de finalizadas las tres jornadas de feria,  me dispuse a recorrer la ciudad. El lugar para iniciar una visita en New York es sin dudas la zona de Times Square, que es la típica postal e imagen de esta ciudad que nunca duerme. Entre pantallas gigantes llenas de publicidades y luces,  los turistas caminan rápido para llegar a tiempo a una obra de teatro.

 

 

 

En el cruce de las calles Broadway con la 7ª Avenida, se agolpan los bares, restaurantes, teatros, y museos. Cerca de ahí, está el famoso Madison Square Garden, conocido como The Garden, es el estadio deportivo más conocido de Nueva York.  Se lo utiliza para conciertos y eventos deportivos.

Luego pueden visitar el punto cero de la ciudad, donde nació New York, conocida como Lower Manhattan.  Aquí se encuentra el distrito financiero y los distintos órganos del Gobierno, así como la zona del World Trade Center (WTC) que fue el complejo donde se encontraban las Torres Gemelas hasta los ataques del 11 de septiembre del 2001. Desde su apertura en el año 1973 hasta el momento que fueron derribadas, representaron el poder económico de América.

Hoy podemos observar en el lugar por un lado el World Trade Center, con un único edificio también conocido como Freedom Tower o Torre de la Libertad.  Tiene 105 plantas y una altura de 417 metros, con una antena que asciende a 541 metros.  Si se tiene en cuenta su antena es el segundo edificio más alto del mundo detrás del Burj Khalifa, en Dubai.

Por otro lado, en la zona se construyó el 9/11 Memorial Plaza, es un parque construido en memoria de las víctimas fallecidas durante el atentado.  Son dos estanques de agua y 400 árboles plantados alrededor, que hacen del lugar un espacio de paz.  También pueden visitar el museo dedicado al atentado del 11-S.

Muy cerca de ahí se encuentra la zona de “Wall Street”, que es la calle principal del distrito financiero de New York.  Uno de los edificios más conocidos es “New York Stock Exchange” (La Bolsa), con un estilo clásico construido en el siglo XX y por otro lado con un estilo neogótico el “Federal Hall” construido a finales del siglo XVIII.

No pueden dejar de sacarse una foto con el famoso Toro de Wall Street, que representa la fuerza y el poder económico de esta nación.

 

 

Desde el muelle de Battery Park pueden subir sin costo al ferry que los llevará hasta el monumento más emblemático de New York “Estatua de la Libertad” que se encuentra situado en Liberty Island (la isla de la Libertad). Este símbolo americano fue un regalo del gobierno francés, diseñado por Alexandre Gustave Eiffel, para conmemorar los 100 años de la independencia de Estados Unidos.  Tiene 46 metros de altura (93 si se tiene en cuenta la base) y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984.

 

Al regresar pueden visitar los barrios Chinatown  barrio Chino  y el Little Italy pequeña Italia, uno pegado al otro, barrios que se formaron por inmigrantes de estos países y que hoy son un clásico para el turista que visita esta ciudad. Buena gastronomía y comercios donde se pueden negociar los precios “regateo”.

Muy cerca de ahí se encuentran dos barrios en creciente desarrollo el Soho y Nolita.  Barrios elegidos por los artistas y diseñadores independientes para mostrar sus obras y las últimas tendencias al mundo.

 

 

Otra zona para recorrer es Midtown Manhattan esta zona abarca desde la calle 14 hasta la 59 (extremo sur del Central Park).  Recomiendo comenzar por el barrio de Meatpacking District, situado en la parte oeste de Manhattan. En otros tiempos, esta era una zona bastante venida a menos en Nueva York, pero gracias a inversiones e iniciativas como el Chelsea Market situado en la 9th Avenue con la 15th street, en la actualidad disfruta de una nueva juventud. Aquí pueden encontrar desde especias de la India para cocinar, variedades de té, utensilios de cocina, librería especializada en libros gastronómicos, vinoteca, y una gran variedad de restaurantes con propuestas gastronómicas de diferentes países y para todos los presupuestos.

 

A partir de la calle 33 se encuentran con los rascacielos de New York, y el más célebre el Empire State Bulding. Ha sido el edificio más alto del mundo entre los años 1931 y 1972. Se encuentra en la 5ta Avenida entre las calles 33 y 34. Desde su terraza se puede tener las mejores vistas de Manhattan.

También recomiendo  tomar una copa en la terraza del Bar 230 sobre la 5ta Avenida, que te permite tener una postal maravillosa, con este edificio de fondo.

A una cuadra de ahí esta el clásico edificio Flatiron que finalizó su construcción en el año 1902. Recibió su nombre oficial de George A. Fuller, fundador de la empresa constructora que financió la obra y que había fallecido en 1900.

A media cuadra de ahí, está el famoso local comercial Eataly , entrar en este lugar es como hacer un viaje gastronómico por Itlalia, tienen varios restaurantes (pizzas, pastas, tapas, etc) en el medio de un almacén que tiene tanta variedad de productos que no sabes por dónde empezar. Para los fanáticos gastronómicos como yo, nada mejor que perder medio día acá y llevarnos algunas cositas en la valija.

Otra visita imperdible en New York es la Grand Central Station , Gran Estación Central de trenes de esta ciudad. Fue inaugurada en febrero de 1913, y reformada en 1998. La estación actual fue construida sobre los cimientos de la antigua Grand Central Terminal, que había sido inaugurada en 1871. Unas cien mil personas utilizan esta estación por día, pero un gran porcentaje son los turistas que entran a sacarse una foto en el Hall Central conocido como Vanderbilt Hall, con 1.100 metros cuadrados, con decoración en sus techos y en sus pilares.

Si quieren comer algo de paso, tienen en el subsuelo las opciones gastronómicas, desde el Oyster Bar con una selección de ostras de diferentes partes del mundo, acompañado con una copa de vino blanco o bien comer el mejor pastrami de NY (yo me quedo con el Katz´s), entre las opciones clásicas pueden encontrar pizzas, pastas y hamburguesas.

 

 

Muy cerca de ahí está la Biblioteca Pública de New York, que es la más grande de Estados Unidos y una de las más grandes del mundo. Se puede visitar la sala de prensa, donde encontrarás diarios de todas partes del mundo, o ejemplares viejos para consultarlos. También se guardan joyas como algunos manuscritos de Shakespeare, una carta de Cristóbal Colón y un borrador de la Declaración de Independencia de EE.UU. (que hay que hacer fila para poder verlo).

Pueden visitar en la calle Lexington y 42 Street el tercer edificio más alto de la ciudad con 319 metros de altura el Chrysler Building, que fue construido por el magnate del automóvil Walter Percy Chrysler quien quiso demostrar la grandeza de su compañía al mundo.

Otro edificio clásico Rockefeller Center, utilizado como escenario de películas y que cada año en invierno se convierte en la pista de patinaje sobre hielo más famosa. Pueden optar por subir, y también ver la ciudad desde las alturas, aquí van a tener la vista del Empire State Bulding.  A una cuadra de ahí, pueden visitar la Catedral de San Patricio, de estilo neogótico.

Para el resto de los días, recomiendo dejar un espacio en la agenda para visitar los museos más famosos con prestigio internacional.  Pueden comenzar por el MoMA Museum of Modern Art – Museo de Arte Moderno de New York, inaugurado en 1929.  Con obras diferentes, atrevidas y únicas.

Luego recomiendo el Metropolitan Museum of Art – Museo Metropolitano de Arte. Es el segundo museo más visitado del mundo detrás del Museo Louvre de París. Posee obras de Monet, Renoir, Van Gogh, Rembrandt, Goya, Velázquez, entre otros. Simplemente imperdible.

Otra opción, y especialmente si van con niños a pasear (o quieren sacar el niño interior que llevamos dentro), deben visitar el Museo de Historia Natural. Fundado en 1869, ha encabezado el ranking de los mejores museos de ciencias del mundo. Hace un repaso sobre la historia de la tierra y del hombre. La famosa película “Una Noche en el Museo”, fue filmada haciendo referencia a este museo.

Siguiendo con la cultura, tienen el Solomon R. Guggenheim Museum, inaugurado en 1959. Es el  primer museo creado por esta fundación.

Ya que están en la zona de los museos, déjense un tiempo para caminar o alquilar una bicicleta para recorrer el famoso pulmón de la ciudad el Central Park of New York.

Para despedirse de la ciudad, una buena idea es cruzar en metro hasta Brooklyn, y desde ahí volver a Manhattan cruzando a pie o en bicicleta el famoso puente de Brooklyn Bridge , una sensación hermosa, que vale la pena vivirla.  Viendo las luces de la noche de Manhattan, me voy despidiendo de la Gran Manzana.

 

 

New York  See you soon!

 

(*)  www.karlajohan.com.ar



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE