Analizan una extensión optativa de la edad jubilatoria y esto beneficiaría a quienes aún quieren seguir trabajando

Analizan una extensión optativa de la edad jubilatoria y esto beneficiaría a quienes aún quieren seguir trabajando

Gustavo Otaño, abogado especialista en materia previsional explicó en Radio República el impacto que tendría si se aprueba una extensión optativa de la edad jubilatoria. Dijo que casi el 90 por ciento de las mujeres buscan seguir trabajando aún cumplida la edad y los años de servicio.

Gustavo Otaño, abogado especialista en materia previsional en Radio República.

 

El Gobierno analiza una reforma previsional que busca extender en cinco años la edad obligatoria para jubilarse y que las personas accedan a un haber proporcional a sus años de aportes, complementario a la pensión universal, cuando no lleguen a los 30 obligatorios. Para elaborar esas propuestas, se basa en que anualmente unas 50.000 personas siguen trabajando y no se jubilan cuando cumplen la edad legal para retirarse, en la actualidad de 60 para las mujeres y 65 para los hombres.

 

Según datos del Ministerio de Trabajo, en 2016, el 20% de los hombres con jubilación ordinaria (excluida la moratoria previsional) tenía 67 años o más al momento de jubilarse. En el caso de las mujeres, un 17% tenía 70 años.

 

La reforma permitiría mejorar el haber jubilatorio por aportar cinco años más al sistema y cobrar una jubilación durante un plazo menor, un derecho que estaba vigente en la ley 18.037 y que derogó la ley 24.241.

“Creo que esto tendría efectos laborales más que previsionales. Se debería modificar la ley de trabajo que fija la edad jubilatoria de 65 años para el varón y 60 para la mujer. Cuando tiene antigüedad,  el patrón puede intimarlo a que se jubile. Tiene plazo de hasta un año, luego de eso cesa sin indemnización alguna. Esto dejaría de aplicarse o se extendería, quien quiera seguir trabajando podría hacerlo, la patronal no tendría el derecho de intimarlo a que se jubile”, explicó el especialista.

 

Asimismo sostuvo que siempre el empleador por lo general siempre quiere rescindir del empleado. “La patronal no quiere gente grande, es la realidad, las empresas buscan recambio de personal. Y es un criterio que se aplica bastante en organismos nacionales como ANSES y AFIP. Es la ley de contrato de trabajo, cuando llega la edad y los años de servicio se manda el telegrama”, añadió Otaño.

 

La extensión de la vida laboral tendría otro efecto demográfico: evitar sumar beneficiarios al PAMI, dado que los que demoren su retiro seguirían seguirían aportando y atendiéndose en las obras sociales sindicales o prepagas.

 

Por otra parte, muchos empleadores no pueden intimar a sus empleados a jubilarse si estos no cuentan con los 30 años de aportes necesarios para poder acceder a la jubilación, ya que deben seguir acumulando años de servicios. Según la Secretaría de Seguridad Social, tres cuartas partes de la población en edad de jubilarse tiene dificultades para acceder al beneficio previsional por esta causa.

 

 

Para ellos se propone crear un régimen proporcional a los años de aportes. La prestación proporcional de carácter contributivo que surja de los años de aportes realizados complementaría la pensión universal al adulto mayor (PUAM), creada el año pasado, que paga el 80% del haber mínimo.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE