Trabajadores de Picada Libertad fueron al paro y amenazan con cortar la ruta 225

Trabajadores de Picada Libertad fueron al paro y amenazan con cortar la ruta 225

Los 33 empleados de planta permanente de la cooperativa ubicada en Leandro N Alem iniciaron la protesta en reclamo por incumplimientos salariales. Cuestionan a la patronal por haber destinado un aporte entregado por la Provincia al pago de deudas con la AFIP en vez de usarlos para pagar sueldos. Desde la conducción de la que fuera una de las mayores cooperativas agrícolas de la región, argumentaron el Gobierno remitió el dinero específicamente para cubrir una cuota de un convenio con Afip, cuyo incumplimiento hubiera determinado la quiebra de la entidad.

Operarios de la planta industrial de la Cooperativa Picada Libertad resolvieron en una asamblea realizada ayer, iniciar un paro por tiempo indeterminado, amenazan con cortar la ruta 225, que conecta Leandro N Alem con la ruta 103 y pasa por Caa Yarí y analizan posibles manifestaciones públicas. Reclaman el pago de tres quincenas atrasadas y el medio aguinaldo de junio.

Los trabajadores vienen advirtiendo desde hace varias semanas respecto a incumplimientos salariales, pero hasta ahora no habían planteado la posibilidad de realizar medidas de fuerza. Lo que generó el enojo de los trabajadores y motivó la asamblea de ayer, fue que la cooperativa recibió un aporte del Gobierno provincial y lo destinó a saldar deudas con la AFIP.

Desde la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) cuestionaron que la entidad haya priorizado el cumplimiento de sus deudas con el fisco, antes que el pago de sueldos atrasados. “Pagaron a la AFIP y dejaron con los bolsillos vacíos a los trabajadores que a esta altura no tienen ni para comer”, indicaron los referentes de la protesta.

El vicepresidente de Picada Libertad, Roberto Swier, reconoció la legitimidad del reclamo y advirtió que ya terminó la cosecha y no tienen recursos para hacer frente al pago de las diferentes obligaciones que tiene la empresa, entre ellas el pago de salarios.

Explicó además que el dinero que recibieron de la Provincia no podía haber sido destinado a otra cosa que el pago de deudas con la AFIP, ya que se trataba de un aporte que tenía ese fin específico. Recordó que la cooperativa firmó un convenio de refinanciación de deuda con el ente recaudador nacional para salir del concurso de acreedores que inició y evitar así la quiebra y que un incumplimiento en las cuotas implicaría la caída del convenio y con ello la quiebra.

Un gigante que intenta despertar

La cooperativa Picada Libertad llegó a ocupar un lugar entre los cinco mayores exportadores de té del país y fue el principal motor para la producción de aceite de tung. Actualmente solo elabora té por cuenta de empresas privadas, que luego lo exportan. A pesar de que todavía hay plantaciones y demanda garantizada en varios países, la cooperativa no pudo volver a elaborar aceite de tung porque ello requeriría una inversión en equipamiento que la entidad no está en condiciones de hacer.

Sucesivas malas administraciones y las vicisitudes del mercado internacional derivaron en una crisis, que ya lleva casi dos décadas, y que obligaron a los gobiernos provinciales a constantes salvatajes para evitar la desaparición de la entidad que llego a tener cinco mil socios y 400 empleados de planta permanente.

En la actualidad son 33 los trabajadores en planta permanente, número que asciende a 55 cuando se incorporan los temporarios que se requieren para el acopio de té. El secadero tiene capacidad para acopiar y procesar entre 15 mil y 18 mil toneladas de materia prima.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE