Masisa inició proceso de desinversión de activos industriales en Argentina y aprobó la venta del complejo industrial de Concordia

 

Tras analizar diversas opciones que surgieron para la compañía chilena en el marco del proceso de búsqueda de un socio -anunciado a fines de 2016- Masisa tomó la decisión de focalizar su actividad comercial en sus negocios forestales y de mayor valor agregado en la Región Andina, Centroamérica, Estados Unidos, Canadá y otros mercados de exportación, manteniendo su capacidad productiva para abastecer a la región desde Chile y Venezuela, publicó Lignum.

 

Consecuente con esta determinación, el directorio aprobó la venta de su negocio industrial en Argentina, de su filial Masisa Argentina SA,  y la desinversión de sus activos industriales en México y Brasil, tras lo cual espera recaudar una suma total superior a los US$ 500 millones, detalla un comunicado de la compañía.

 

El directorio de la compañía consideró que esta decisión –que implica el cierre del proceso de búsqueda de socio- representa la estrategia más atractiva para los accionistas de la compañía, puesto que ella permite una importante captura de valor, mejorar la rentabilidad a largo plazo, reducir las necesidades de inversión futuras y bajar significativamente el nivel de endeudamiento, reduciendo el indicador de Deuda Financiera Neta a Ebitda desde 4,2 veces a un rango entre 2 y 2,5 veces.

 

Alcances de la decisión

 

En el caso de Argentina, se firmó un contrato para la venta del negocio industrial de Masisa Argentina (Concordia, Entre Ríos) a la empresa austriaca EGGER por un valor de US$155 millones, la que se espera se materialice dentro de los próximos tres meses.

Junto a lo anterior, están en marcha procesos en México y Brasil, y en ambos casos ya se han recibido ofertas, las que están en etapa de evaluación.

Cabe destacar que la compañía mantendrá sus bosques en Chile, Argentina y Venezuela, avaluados en más de US$560 millones, y que han sido una fuente de estabilidad productiva y financiera para Masisa.

Una vez concluidas estas transacciones, se estima que la compañía mejorará la rentabilidad de su negocio, apoyada por un ahorro de más de US$35 millones en gastos financieros y una reducción de aproximadamente US$15 millones de gastos corporativos anuales relacionados a la nueva estructura de negocios.

Masisa está siendo asesorada en estos procesos por el consorcio conformado por el banco de inversión colombiano Inverlink y UBS Investment Bank.

Con esta decisión, la compañía volcará sus esfuerzos en acelerar su estrategia comercial y maximizar su rentabilidad a través de lo que han sido sus fortalezas y ventajas competitivas, como son la innovación y diseño, expandir las alternativas de valor agregado en productos y servicios, impulsar nuevas soluciones integrales y desarrollar los canales de venta a través de nuevas tecnologías.

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE