Nutrición: ¿Es cierto que la grasa se transforma en musculo?

Nutrición: ¿Es cierto que la grasa se transforma en musculo?

Muchos son los mitos que circulan en torno al desarrollo de masa muscular y pérdida de grasa corporal. Más de una vez hemos escuchado decir que la grasa tiene la cualidad de convertirse en músculo y viceversa. Este concepto es totalmente erróneo, pues ambos son diferentes tejidos que no tienen la capacidad de transformarse uno en otro.

Es cierto que el músculo se obtiene a partir de un entrenamiento correcto y adecuado para generar la hipertrofia deseada. En este proceso la grasa no es la materia prima a través de la que obtenemos un desarrollo muscular, sino que se genera a partir de un estímulo que incita a las fibras a crecer y para ello es necesario proteínas, el principal componente del músculo además del agua.

Los músculos de nuestro cuerpo están formados en un 75% por proteínas que obtenemos a partir de la alimentación y son los que intervienen directamente en la creación de nuevas fibras musculares y con ellas en el crecimiento de los mismos. La función de éstos es la de sujetar los huesos y permitir que nos movamos, nos mantengamos en pie, realicemos todas las actividades cotidianas. Por otro lado, tenemos a las grasas que suelen ser entre un 15% o un 30% de nuestro peso corporal (en una persona de peso saludable), dependiendo del sexo y de la constitución física de cada individuo. Las funciones de las grasas son varias, por ejemplo, través de ella se metabolizan algunas vitaminas liposolubles, forman parte de las células, intervienen en la síntesis de hormonas y forma parte de la mayoría de los órganos de nuestro cuerpo.

Las grasas y los músculos son dos elementos de nuestro organismo diferentes, la única relación que tienen es que las grasas son una importante fuente de energía de nuestro cuerpo, necesaria para realizar el ejercicio físico que ayuda a aumentar la masa muscular. Es por esto por lo que mucha gente asocia músculo con grasa y la transformación de esta en músculo a través del ejercicio.

Esto no es así en absoluto ya que el músculo se crea siempre y cuando llevemos a cabo una alimentación correcta y el organismo reciba las proteínas que necesita para crecer. La grasa lo único que hace es quemarse para obtener energía. Sí es cierto que con la práctica de ejercicio los niveles de nuestra grasa corporal disminuyen y aumenta la masa muscular, pero no sucede que una se transforme en la otra. Si, por el contrario, dejamos de realizar actividad física, nuestro metabolismo comenzará a funcionar más lento y la quema de calorías será menor, lo que contribuirá a una acumulación mayor de grasa y disminución de masa muscular.

Lo importante de realizar ejercicio físico regular y aumentar el porcentaje de masa muscular es que ésta es metabólicamente más activa que la grasa, es decir, gasta más energía en nuestro organismo, acelerando el metabolismo.

Lic. Romina Krauss

M.P. n° 147



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE