ITAIPÚ es la primera hidroeléctrica en incorporarse a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la UNESCO

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), con el Programa El Hombre y la Biosfera (MAB, por sus siglas en inglés) añadió recientemente 23 nuevas reservas a la Red Mundial, de las cuales 5 están ubicadas en América Latina y dos de estas son transfronterizas, informó el sitio especializado Latin Clima.

 

Las reservas de la biosfera son lugares que comprenden ecosistemas terrestres, marinos o costeros donde, en concertación con la población local, se realizan prácticas que concilian la conservación de la biodiversidad, el desarrollo económico y el uso sustentable de los recursos naturales.

 

Entre las nuevas áreas, integraron a la Reserva de Biosfera Itaipú, situada al este de la República del Paraguay, con una superficie superior al millón de hectáreas. Abarca la zona boscosa subtropical del Bosque Atlántico del Alto Paraná. Es uno de los ecosistemas más importantes para la conservación de la diversidad biológica a nivel mundial, debido al elevado número y la gran riqueza de sus especies endémicas, así como a su cubierta vegetal primigenia.

En el área preservan poblaciones de grandes predadores –arpías, jaguares y pumas– y de grandes herbívoros como el tapir. La población permanente de la reserva se cifra en unos 450.000 habitantes.

De esta forma,  ITAIPÚ Binacional se convierte en la primera central hidroeléctrica en incorporarse a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.

 

La ITAIPÚ se encuentra alineada a los Objetivos del Desarrollo Sostenible, patrocinados por la ONU. En tal sentido, la represa y su entorno llenaron los requisitos para ser una de las nuevas áreas del Programa MaB de la UNESCO, para formar parte de la Red de Reserva de la Biosfera Mundial. “Con la inclusión en esa red, la usina podrá participar y beneficiarse del intercambio de investigaciones de otras reservas, repartidas por el mundo, y también fortalecer su papel político e institucional en la región”, indicaron directivos de la compañía.

 

Paraguay ya integraba la red mundial con las reservas del Bosque Mbaracayú y El Chaco, respectivamente. El director general paraguayo de la ITAIPÚ Binacional, James Spalding, acompañado del director general brasileño, Luiz Fernando Vianna, y del director de coordinación ejecutivo, Pedro Domaniczky, expresaron al Consejo su agradecimiento por la decisión “ya que esto se convierte en una herramienta más para promover el desarrollo sostenible en la región”, indicó.

“Para nosotros, formar parte de la Red Mundial de Reservas de Biosfera es muy importante, porque es un reconocimiento a décadas de esfuerzo de la ITAIPÚ, en todo lo que se viene haciendo, en lo relacionado a la responsabilidad socio-ambiental”, afirmó Spalding, desde París, Francia.

 

Agregó que, más allá de toda la energía limpia y renovable que produce la ITAIPÚ, al ser la primera fuente del mundo en generación de energía limpia y renovable, también existe el gran compromiso hacia los aspectos ambientales. “El formar parte de esa Red, de poder contribuir así a las comunidades locales, tanto del lado brasileño como del lado paraguayo, para colaborar en mejorar las condiciones y el bienestar de la población es una prioridad”, acotó.

 

La reserva de biosfera y el desarrollo sostenible

 

Las reservas de biosfera son lugares de aprendizaje del desarrollo sostenible en los que se concilia la conservación de la biodiversidad con el uso sostenible de los recursos naturales. Cada año, el Consejo Internacional de Coordinación del Programa, compuesto por representantes de 24 estados miembros de la UNESCO, se reúne para ampliar la Red a partir de las candidaturas recibidas. La categoría de Reserva de la Biosfera respeta y fortalece la identidad cultural de los pueblos y comunidades locales.

 

El Programa sobre el Hombre y la Biosfera, creado por la UNESCO a principios de los años 1970, es un programa científico intergubernamental cuyo objetivo es mejorar las relaciones entre los habitantes del planeta y su medio ambiente natural. La Red Mundial de Reservas del programa comprende en la actualidad 669 reservas repartidas en 120 países.

 

 

 

En la Argentina, en la provincia de Misiones, fue la Reserva de Biósfera Yabotí reconocida internacionalmente en 1995 por el programa “El Hombre y la Biosfera” de la UNESCO. El área abarca unas 253 mil hectáreas pertenecientes a los ecosistemas de la Pluviselva Subtropical y comprende Áreas Naturales Protegidas preexistentes, en los departamentos de Guaraní y San Pedro. Se encuentra ubicada en la Zona Norte de la provincia, sobre el Río Uruguay, separada del Parque do Turbo en Brasil, una de las zonas núcleo de la Reserva de Biosfera de la Mata Atlántica del país brasileño.

 

Con esta declaración internacional se apuntaba a promover en Yabotí un desarrollo económico y humano sostenible; alentando actividades encaminadas a la conservación y el desarrollo sostenible apoyadas en bases científicas correctas y el respeto a la diversidad cultural. Para mantener la categoría y dicho estatus durante 10 años, se establece un marco estatuario que rige para ser parte de la Red Mundial de Reservas de Biosferas de la UNESCO, donde se deben aplicar disposiciones organizativas que faciliten la integración y participación de un gama adecuada de sectores -entre autoridades públicas, comunidades locales e intereses privados- en la concepción y ejecución de las funciones de la Reserva.

 

Por otra parte, hay tres premisas claves a la hora de recibir por la UNESCO la categorización internacional de “Reserva de Biosfera”. En primer lugar, la función de conservación del bloque más extenso de selva misionera continua, de 253 mil hectáreas, en las cuales se deben realizar intensas actividades para la fiscalización y control de la biodiversidad.

 

En segundo lugar, la función de apoyo a la investigación se realiza por medio de una unidad que coordina las diferentes actividades de investigación. Y en tercer lugar, la función de desarrollo sustentable se realiza aprovechando selectivamente el material forestal, y mediante la promoción turística.

 

Las nuevas reservas de biosfera de América Latina 

Se trata de las Reservas de Biosfera: San Marcos de Colón, en Honduras; Itaipú, en Paraguay; Savegre, en Costa Rica y las transfronterizas Bosques de Paz, en Ecuador y Perú; y de La Selle y Jaragua-Bahoruco-Enriquillo, entre Haití y República Dominicana. La UNESCO también anunció la extensión de la Reserva de Biosfera de Manu en Perú.

 

Nuevas reservas de la biosfera en la región:

  • Reserva de Biosfera Transfronteriza de Bosques de Paz (Ecuador y Perú) – Situado al sudoeste del Ecuador y al nordeste del Perú, este sitio tiene una superficie total de 1.616.988 hectáreas. Abarca territorios de los contrafuertes de los Andes Occidentales cuya altura puede alcanzar hasta 3.000 metros, lo que hace que la reserva posea una diversidad biológica con un elevado índice de endemismo. El sitio cuenta con bosques secos estacionales del Ecuador y el Perú que forman el núcleo de uno de los lugares del mundo más importantes para la diversidad biológica: la región endémica de Tumbes. Esta región alberga 59 especies endémicas, entre las que hay 14 en peligro de extinción. La población de la reserva se cifra en unos 617.000 habitantes que viven esencialmente de la ganadería y el turismo.

 

  • Reserva de Biosfera de San Marcos de Colón (Honduras) – Este sitio de 57.810 hectáreas de superficie se halla a unos kilómetros de la frontera con Nicaragua. Su altura varía entre 500 y 1.700 metros. Alberga una importante diversidad biológica y varias especies endémicas de animales. En el perímetro de la reserva hay 18 pueblos en los que viven 26.350 personas. Las principales actividades productivas de la reserva son: la horticultura, la fruticultura, la floricultura, la caficultura, la ganadería y la producción lechera. La región es reputada por sus productos de guarnicionería (cinturones, botas, arreos para cabalgaduras, etc.).

 

  • Reserva de Biosfera Transfronteriza de La Selle y Jaragua-Bahoruco-Enriquillo (Haití y República Dominicana) – Esta reserva agrupa el sitio de La Selle, situado en Haití, y el de Jaragua-Bahoruco-Enriquillo, situado en la República Dominicana, que fueron declarados reservas de biosfera en 2012 y 2002, respectivamente. Ambas reservas poseen corredores ecológicos separados por la frontera política y administrativa existente entre los dos países. Su agrupación facilitará una mejor gestión del medio ambiente.

 

  • ·        Reserva de Biosfera de Savegre (Costa Rica) – Situada en la costa del Pacífico Central, a unos 190 km de San José, la capital del país, esta reserva posee una gran biodiversidad ya que alberga el 20% de la flora, el 54% de los mamíferos y el 59% de las aves de Costa Rica. La población del sitio se cifra en unos 50.000 habitantes, que se dedican principalmente a la agricultura y la ganadería. Los cultivos agrarios son importantes en las zonas de gran altura y comprenden sobre todo plantaciones de manzanos, granados y aguacates. En los últimos años el turismo ecológico ha cobrado auge y se ha convertido en una fuente de desarrollo socioeconómico de la región.

 

  • Reserva de Biosfera de Manu (Perú) – Declarada reserva de biósfera en 1977, este sitio se extiende por los departamentos de Cusco y Madre de Dios. Su territorio alberga una gran variedad de ecosistemas, desde praderas montañosas hasta bosques montañosos y bosques tropicales húmedos. Además, esta reserva engloba prácticamente la totalidad de los ecosistemas y de la fauna y flora de la Amazonía peruana. Con esta nueva extensión la superficie del sitio aumenta, pasando de 1.881.200 a 2.438.956 hectáreas.

 

 

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE